Festival de Jerez

La pureza de lo moderno

No hay nada que satisfaga más a un enamorado del flamenco que ver cómo el camino de su historia sigue alargándose para que sus transeúntes rieguen el terreno. Porque aunque constantemente se recuerde que "en esto todo está inventado", la personalidad de cada intérprete envuelve de magia la tradición, innovando en el cómo, que finalmente repercute en el qué.

Y este lebrijano demuestra que la juventud no está reñida con el conocimiento, empero, sí cuestiona el mito de que "cualquier tiempo pasado fue mejor". Quizás lo fue, pero en su voz, las bulerías de su tierra recogen todos los matices gitanos de sus antecesores, y eso, a estas alturas, es de agradecer.

José Valencia, que su apellido ya habla por sí solo, estrenó su trabajo 'Directo' en el Festival de Jerez con las guitarras de Juan Requena y Manuel Parrilla. La Bodega los Apóstoles de González Byass nos permitieron ver, a no ser que te tocara una columna de por medio, a un gran cantaor que domina la escena y se entrega sin compasión. Interactúa con el público y pide un "buchito de vino", señal de alegría. Se quita la chaqueta y se abre la camisa para seguir apostando por el éxito que, finalmente, es conseguido.

Un público cuantioso disfrutó de su estilo cantaor que retorna a la tradición oral de su pueblo. Y en este 'Directo' nos dejamos llevar para viajar por los cantes de pregón, toná, fandango, bulerías y seguiriya, que conforman la primera intervención del artista. Desde un primer momento, las palmas de Juan Diego y Manuel Valencia, y Manuel de Cantarote desempeñaron un gran papel ya que seguir el compás no era nada fácil.

Innovó en la forma interpretativa de la granaína sin alejarnos de su esencia. 'A la mujer de la vía', como consta en el disco, contó con el acompañamiento, al alimón, de los guitarristas. Mientras el público degustaba una copa de jerez- aquí se permite tapear y beber mientras la actuación se desarrolla- paladeaba al mismo tiempo el sabor de las bulerías por soleá, 'Paso por tu puerta', que Parrilla se encargó de engrandecer. Juan Requena hizo lo propio en el caso del taranto y los posteriores abandolaos titulados 'Te encuentro penando'. El manejo de la tonalidad y modulación de voz es notable en el cante por bulerías que realiza a mitad de la actuación, con gran aceptación. Se reflejó 'En la memoria', tangos que recuerdan a grandes figuras del cante como Pastora Pavón 'Niña de los Peines'.

Dentro de este 'Directo', grabado en la Bienal de Sevilla en 2014, incluye el cantaor una liviana de especial encanto y que sirve de testamento para futuras generaciones. Parrilla, enorme. Por alegrías se desinhibió por completo y el público lo agradecía. Así como en las finales bulerías, muy lebrijanas, muy flamencas y muy gitanas. Con ese sonsonete tan señero que caracteriza a esa cuna de cante. En ese momento terminamos de comprobar que la pureza también puede ser moderna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios