Barrios desfavorecidos de Jerez

200 medidas para intentar sacar de la exclusión a familias de las zonas Sur, Oeste y Picadueñas

  • Dotado en esta primera anualidad con 1,7 millones de euros, el plan permitirá la próxima contratación de 44 profesionales

  • Su desarrollo durante los próximos cuatro años alcanzará a una población de 51.500 personas que residen en estos barrios

Foto aérea de la zona Sur, una de las que se verá beneficiada con este plan Foto aérea de la zona Sur, una de las que se verá beneficiada con este plan

Foto aérea de la zona Sur, una de las que se verá beneficiada con este plan / Manuel Aranda

Comentarios 2

El Ayuntamiento dispone ya del plan local con el que se intervendrá en las zonas Sur, Oeste y Picadueñas, a través de 203 medidas para la inserción sociolaboral, que alcanzarán prácticamente a una cuarta parte de la población de Jerez, 51.500 personas que residen en estas zonas de la ciudad.

La elaboración del plan ha sido el primer paso dentro de la Estrategia Regional en Barrios Desfavorecidos de la Junta, por la que Jerez recibirá una subvención total en los próximos cuatro años, hasta 2022, de 7,9 millones de euros, sufragados al 80% por el Fondo Social Europeo y al 20% por la Junta.

En esta primera anualidad de 2019, el plan está dotado con 1,7 millones de euros, que permitirán la contratación de 44 profesionales (dos abogados, diez sicólogos, 18 trabajadores sociales, 12 educadores y 2 integradores sociales) para la elaboración de itinerarios personalizados de inserción laboral y el asesoramiento y atención a la población.

La alcaldesa Mamen Sánchez señaló la mañana de este viernes, durante la presentación del plan, que "por primera vez se ha hecho en la ciudad un diagnóstico de la situación de nuestras zonas desfavorecidas, aunque es verdad que ha habido actuaciones en la zona Sur a través de programas comunitarios". Agregó que el diagnóstico y las medidas de solución que se van a aplicar a lo largo de los próximos cuatro años hubieran sido imposibles sin la implicación junto con el Ayuntamiento de un gran número de entidades y colectivos, alrededor de un centenar entre asociaciones vecinales, de mujeres, el distrito sanitario, direcciones de los colegios, Ampas y entidades sociales. "A todo ese tejido social hay que darle las gracias por sus aportaciones y propuestas".

Tras la elaboración del plan, la segunda fase comienza con una oferta genérica de empleo, cuyas bases estarán aprobadas en breve por la junta de gobierno local, con el fin de contratar a los 44 profesionales que, junto con el equipo de Acción Social del Ayuntamiento y equipos de otras áreas, serán los que trabajen con la población de esos barrios. 

"El objetivo fundamental es que una vez conocido el diagnóstico, implantar las 203 medidas recogidas en el plan local para que a esas personas, familias en riesgo de exclusión se les facilite una inserción sociolaboral, personas desempleadas, sin recursos, que tienen que depender de las ayudas de los servicios sociales. Sobre esas familias se va a intervenir para dar una solución a esa situación de riesgo de exclusión en la que viven y que se puedan incorporar a la dinámica social y laboral", explicó la alcaldesa.

Sánchez manifestó, no obstante, que la labor durante estos próximos cuatro años "es de todos y tienen que dejarse ayudar, porque si esas personas no quieren, la intervención de todo el equipo del plan para zonas desfavorecidas va a ser difícil. Estamos convencidos de que si se dejan ayudar su situación va a cambiar a lo largo de estos años".

La teniente de alcaldesa de Acción Social, Carmen Collado, recordó que dentro de esta Estrategia Regional en Barrios Desfavorecidos de la Junta, está próxima a salir una convocatoria de subvenciones destinadas a entidades sociales para que lleven a cabo las medidas de este plan que desde el Ayuntamiento y las personas que se contratarán no se pueden abordar directamente. "Es un plan para trabajar con los barrios, con todas las personas que viven allí, desde las familias, los centros educativos, centros de salud, incluso empresas. Es un plan integral en el que deben ser objeto y sujeto todas las personas que residen en estas zonas", subrayó.

La directora del servicio de Acción Social y responsable técnica del plan, Nuria Núñez, insistió en que en Jerez no ha existido nunca un plan de estas características. "Si se había trabajado en el tema de transformación social en actuaciones muy puntuales, pero no con un plan como éste". Matizó también que con este plan "no se va a dar empleo", sino que "vamos a permitir a las personas su empleabilidad, que tengan habilidades para que puedan acceder al mercado laboral, sumadas a las habilidades sociales para salir de la exclusión social". Insistió también en que se va a trabajar no sólo con las personas, sino con las familias.

La coordinadora del plan, Ana Domínguez, afirmó que aunque hay muchas dificultades en los barrios objeto de la intervención, "además de lo que falta, la zona tiene muchas potencialidades, empezando por la población, a la que hay que dar un empujoncito para que puedan salir adelante, pero también quiero poner en valor el compromiso que tienen con esa zona tanto el Ayuntamiento como las asociaciones y entidades que trabajan allí. Partimos de lo que ya existe, que no es poco".

Cuatro ejes estratégicos

El plan gira en torno a cuatro ejes estratégicos, el primero en el ámbito del desarrollo económico. Reúne en este aspecto medidas como itinerarios de inserción laboral y acompañamiento a la población en su desarrollo, iniciativas comunitarias de comercio local, plan de comercio local y orientación para el autoempleo.

El segundo eje son políticas públicas para el bienestar y la cohesión social. Habrá en este sentido actuaciones referentes a mediación escolar, refuerzo educativo y prevención del absentismo; formación en valores y mejora de las habilidades sociales; prevención de drogodependencias; impulso de la salud sexual; fomento del deporte, salud; asesoramiento en la gestión de contratos de viviendas protegidas y mediación e intermediación en los procesos de desahucios.

Un tercer eje se centra en la mejora de la convivencia y el hábitat e incluye actuaciones relacionadas con mantenimiento de parques urbanos, de la red de transporte público; campañas de sensibilización y educación cívica; mediación en la resolución de conflictos en las viviendas protegidas; mejora de la red de alumbrado público o dinamización vecinal en los barrios.

Por último, en el eje de innovación en la intervención social se pondrán en marcha, con la experiencia que ya se tiene en la zona Sur, actuaciones como buenas prácticas profesionales, trabajo en red, facilitadores comunitarios y programa de información y atenciones vecinales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios