Hostelería

Urbanismo paraliza las obras del antiguo 'Adeli'

  • La licencia de obras menores no es suficiente para la amplia reforma que se lleva a cabo en el local

Aspecto que presentaba este jueves el local del antiguo 'Adeli' cerrado completamente. Aspecto que presentaba este jueves el local del antiguo 'Adeli' cerrado completamente.

Aspecto que presentaba este jueves el local del antiguo 'Adeli' cerrado completamente. / Vanesa Lobo

La delegación municipal de Urbanismo ha paralizado las obras de reacondicionamiento del antiguo 'Bar Adeli'. El local, ubicado en pleno centro de Jerez, en la calle Consistorio, realizaba una serie de trabajos en el interior con una licencia de obras menores. Los inspectores de Urbanismo, al pasar por la zona, se percataron de que se trataba de algo mucho más importante que unas obras menores sino de una reforma en toda regla. Es especialmente reseñable que el local en cuestión, cerrado desde hace cinco años, se ubica a escasos metros de la sede central del Ayuntamiento de Jerez y, prácticamente, a espaldas de la delegación de Urbanismo en el edificio Los Arcos de la cercana plaza del Arenal.

Según el delegado municipal de Urbanismo, José Antonio Díaz, la inspección de este servicio público detectó que en el local “no se estaban llevando a cabo tan sólo labores de cambio de solería, azulejos y labores de pintura, sino un trabajo mucho más amplio”. Por esta razón se levantó un acta a la cual hay que añadir la otra que elevaron agentes de la Policía Local de Jerez después de que vieran coches aparcados en el entorno de la calle Latorre (confluyente con la calle Consistorio) y además comprobaran que la licencia que se les mostró no iba en consonancia con los trabajos allí desarrollados”.

“Se ha tratado de una serie de obras realizadas en el mismísimo salón de esa casa llamada Jerez. Y lógicamente hemos comprobado que no había permisos para ello”. La burocracia ha entrado, pues, de lleno en la apertura de este nuevo negocio que iba a devolver la vida al local del antiguo 'Adeli'. De un lado los emprendedores han debido presentar un proyecto que en estos momentos está siendo estudiado por la delegación de Urbanismo, al igual que el denominado PEM (Plan de Ejecución Material). Al estar en el lugar que ocupó una de las entradas de la antigua muralla Patrimonio también debe ser informado.

De otro lado, el delegado, José Antonio Díaz, destacó a este medio que “cuando un negocio está seis meses cerrado la apertura se pierde”, por lo que hay que solicitar una nueva. En este caso el local del antiguo 'Bar Adeli', que una vez remozado se llamará 'Panda' y se especializará en vino, cócteles y copas, ya lleva cinco años cerrado por lo que desde un punto de vista de disciplina urbanística se considera como un local vacío, cerrado y sin actividad alguna.

Los hechos narrados están lógicamente sancionados económicamente. Según las fuentes consultadas la sanción mínima es de 600 euros. Evidentemente, lo más probable es que la apertura del negocio se retrase, pese al deseo de sus inversores de abrirlo cuanto antes.

Por su parte, el portavoz de los socios inversores de 'Panda', Jesús Pérez, destacó a este medio que “todos los requisitos ya están debidamente entregados y tan sólo esperamos que los trámites se agilicen todo lo posible para poder abrir lo antes posible”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios