Jerez

Alarma por la caída de un rayo en el edificio El Congreso

  • Provocó un incendio y la evacuación de más de 50 personas la noche del lunes

La caída de un rayo y un posterior incendio provocaron una gran alarma entre los vecinos del edificio El Congreso, en la esquina de las calles Doctor Rafael Ruiz-Mateos y San Marino (en las cercanías de Carrefour norte) sobre las 20:55 horas del pasado lunes. El sistema de emergencias 112 recibió varias llamadas de socorro.

Una mujer, Conchi Monje, que paseaba por la calle, fue quien se apercibió del fuego: "Ví salir las llamas, como de una azotea, y empecé a gritar a todo el mundo. Enseguida se llenó la calle de gente porque todos los vecinos se echaron a la calle sin saber muy bien qué pasaba".

Conchi indicó a este medio que "pasé un susto terrible. Fue todo de momento. Creo que fue un rayo -los bomberos lo confirmaron posteriormente- y luego se escuchó un ruido tremendo, como un estampido. Cayó por allí -señalando a la azotea-. Vinieron los bomberos y la Policía. Desalojaron todo de prisa". La mujer agrega que la suerte le pilló en la calle porque se disponía a visitar a unos amigos que viven en las cercanías. El edificio, aparentemente, no presenta daños visibles exteriores.

La ciudadana agrega que "los bomberos vinieron enseguida. Tuvieron que sofocar el fuego. Pero nadie ha visto nada. Empecé a gritarles que hay fuego, fuego. Nadie había visto nada pero la azotea estaba llena de llamas. Todo fue muy rápido". Conchi agrega que vecinos de otros bloques no afectados se autoevacuaron también porque "el susto fue muy grande. Tremendo".

Los bomberos desplazaron cinco vehículos y diez efectivos ante las llamadas de socorro que apuntaban que el suceso se había registrado en un edificio mayor de cinco plantas (hay bajos de dos pisos de altura) y habitado. Explicaron que el rayo impactó en una tubería de gas en la azotea del edificio. Además de los desperfectos en el muro, la potencia del rayo provocó un escape de gas que alcanzó a una vivienda de la primera planta, lo que generó un incendio en el lavavajillas. El fuego posterior afectó a parte del mobiliario de la cocina. El resto de los daños fueron consecuencia del humo. No hubo que lamentar daños personales.

El gabinete de prensa de los bomberos agregó que, cuando los efectivo llegaron, comprobaron que no había nadie en el interior de la vivienda. Tras forzar la puerta y equipados con ERAs (Equipos de Respiración Autónoma), procedieron a la inmediata extinción del incendio, localizado en la cocina de la casa -en el lavavajillas-. Al mismo tiempo, y con la ayuda de una autoescala automática, parte de la dotación del 085 accedió a la azotea para inspeccionar la tubería, con el fin de evitar el riesgo de explosión. Otro grupo de bomberos subió a la segunda planta y procedió a cortar el suministro de gas. Posteriormente, y como medida de seguridad, la dotación instó a todos los vecinos a realizar una revisión en sus viviendas, lo que finalmente descarta cualquier peligro.

Una vez sofocado el incendio en la primera planta los bomberos comenzaron las labores de ventilación e inspección de la zona. Hasta el lugar de los hechos se desplazó un total de 10 bomberos del CBPC con una autobomba urbana pesada (U-40), una autobomba rural pesada (R-32), una Autoescala Automática (E-19), un vehículo de rescate (G-13) y un apoyo logístico. Los bomberos emplearon 100 litros de agua, 7 Equipos de Respiración Autónoma (ERAs) y 4 mangueras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios