Jerez

El Ampa del CEIP Montealegre denuncia la falta de monitores

  • Veintidós alumnos se encuentran desatendidos desde el día 2 debido a la falta de horas

Algunos de los padres y madres afectados se reunieron el viernes con Laura Álvarez. Algunos de los padres y madres afectados se reunieron el viernes con Laura Álvarez.

Algunos de los padres y madres afectados se reunieron el viernes con Laura Álvarez.

La falta de monitores de necesidades educativas especiales ha puesto al límite a 22 familias del CEIP Montealegre. La situación se remonta a finales del pasado mes de octubre cuando una de las monitoras contratadas en el colegio solicitó a la administración la reducción de jornada.

La solicitud fue aceptada días después, de ahí que desde el pasado 2 de noviembre el centro tiene tres horas y media diarias menos en este ámbito con respecto a las que había comenzado el curso.

Hay que recordar que el CEIP Montealegre tiene un total de 26 niños con necesidades educativas especiales. De ellos, tres forman parte de su aula específica, que funciona desde el curso 2009/10, por lo que tienen a un monitor concreto a su cargo. Al margen de ellos, existe un pequeño con fibrodisplasia osificante progresiva, que también necesita de atenciones constantes.

Junto a ellos, el centro acoge a 22 alumnos/as más con determinadas necesidades que van desde al autismo a la diabetes, y que hasta ahora tenían a una monitora a su cargo. Desde el Ampa del centro han pedido a la delegación territorial de Cádiz, a través de la dirección del centro, una inminente solución a la situación "porque los niños están desatendidos y no podemos seguir así", asegura su presidenta Mercedes Clavijo.

De momento, todas las respuestas han sido negativas, por lo que desde el pasado día 2 el centro está funcionando con deficiencias importantes, con respecto a este asunto.

Este déficit de horas, tal y como publicó este medio la pasada semana, es la nota común en muchos centros educativos de la ciudad. La mayoría tiene relación con los monitores de necesidades educativas especiales, aunque también existen carencias en monitores administrativos e incluso de comedor o de transporte. Desde la Flampa, a través de su presidenta Geli Sánchez, se ha criticado que "se trate a los alumnos como números no como personas, porque lo de este caso es alarmante, se está jugando no sólo con las salud de los propios alumnos sino con la vida diaria de las familias. Luego hablarán de que no hay recortes".

El Ampa y los padres y madres afectados trasladaron el asunto el pasado viernes a la delegada municipal Laura Álvarez, que se ha comprometido a intentar solucionar el asunto. Entre tanto, ya se preparan futuras protestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios