DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jerez

El Ayuntamiento reta a la Junta y sigue adelante con las obras de plaza Esteve

  • El gobierno local sostiene que la reurbanización prevista no necesita del permiso de la Delegación Provincial de Cultura

  • Acusa al organismo autonómico de querer paralizar la obra por "intereses políticos"

Operarios trabajando en la mañana de este martes en la plaza Esteve. Operarios trabajando en la mañana de este martes en la plaza Esteve.

Operarios trabajando en la mañana de este martes en la plaza Esteve. / Pascual

El Ayuntamiento jerezano no va a modificar un ápice sus planes en las obras de la calle Corredera y plaza Esteve, a pesar de que la Junta de Andalucía le ha advertido de que la sancionará si no le pide autorización previa para ejecutarla.

El gobierno local entiende que cuenta con todas “las bendiciones técnicas y jurídicas” para ejecutar la reurbanización de este enclave, que aún no se ha iniciado ya que los trabajos que se están acometiendo ahora son unas mejoras en la red de abastecimiento y saneamiento de la zona que van por cuenta de Aquajerez, la empresa que gestiona el ciclo integral del agua.

La Delegación Territorial de Fomento y Cultura del organismo autonómico le remitió semanas atrás un requerimiento al Ayuntamiento advirtiéndole de que le sancionará por una infracción grave si no pide autorización para la reurbanización de este enclave histórico. En este sentido, considera que el pavimento actual de este eje del centro histórico es un “bien inmueble” que va a ser “demolido” al ser sustituido por asfalto, una medida que requiere del beneplácito autonómico.

En cambio, el gobierno local se defiende alegando que se hace una errónea e interpretación tanto del proyecto como de la normativa de patrimonio. Para ello, aseguró que se prevé responder a esta advertencia con el "mismo argumento técnico" que ya le trasmitió en una comunicación realizada en enero. “Tenemos todos los informes que entendemos que nos habilita para desarrollar las obras. El fundamento jurídico lo tienen, pero lo que no quieren es comprenderlo”, afirmó el delegado de Urbanismo, José Antonio Díaz.

Para corroborar estas afirmaciones, la alcaldesa, Mamen Sánchez, acusó a la Junta de “pretender confundir” con el “vocabulario” haciendo un curioso razonamiento. Negó que un adoquín pueda ser considerado bien inmueble, sino que es un “bien mueble” ya que puede “llevarse a otro sitio”. Además, negó que el pavimento vaya a destruirse sino que será reutilizado en otras zonas del centro de la ciudad —concretamente para las obras previstas en la calle Carmen—.

“La Junta parte de un planteamiento equivocado porque a estas alturas sigue sin diferenciar un bien inmueble de un bien mueble; y el Ayuntamiento solo tiene que pedir autorización solo si es un bien inmueble, que no es el caso. Nuestra actuación la avala la Ley de Patrimonio y el diccionario”, afirmó Sánchez.

Mientras, el delegado de Urbanismo fue más allá y cargó contra la Junta atribuyéndole estar movida por “intereses políticos” para tratar de paralizar la obra. “Estamos ante un nuevo caso de acoso y derribo de la Junta con Jerez. Sus proyectos no lo ejecutan, como el centro del motor, el Museo del Flamenco o el itinerario del Guadalete, y no nos deja ejecutar nuestras inversiones. Ni come ni nos deja comer”, sentenció Díaz. Por ello, el edil retó a la Junta a “demostrar” sus afirmaciones sobre las obras mientras que defendió la gestión realizada desde el Ayuntamiento: “Estamos haciendo lo correcto y los informes jurídicos que lo avalan”.

La obra contempla la reurbanización de las calles Corredera, Santa María y Cerrón, además de la plaza Esteve. Para ello, se retirará el adoquinado existente, muy deteriorado a lo largo de este recorrido, y será sustituido por asfalto. La obra tiene un presupuesto de algo más de 414.000 euros que serán financiadas en gran medida por fondos europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios