Marco de Jerez

Bodegas Fundador también ha comenzado esta madrugada su recolección nocturna

  • Las viñas Pago de Marcharnudo, Cerro Viejo y Santa Bárbara serán las primeras en vendimiarse

Una imagen de la vendimia de Bodegas Fundador del pasado año.

Una imagen de la vendimia de Bodegas Fundador del pasado año. / Miguel Ángel González

A medianoche de ayer, Bodegas Fundador también comenzó la recolección de sus más de 300 hectáreas de viñas en el singular Pago de Macharnudo, Cerro Viejo y Santa Bárbara. Esta entidad bodeguera prevé que esta vendimia de 2021 concluya el 18 de este mismo mes, y estimándose una recogida total de unos 2,0 millones de kilogramos de uva.

Bodegas Fundador, en su objetivo de lograr la máxima calidad de sus vinos de Jerez y el incremento del rendimiento de su vendimia, ha apostado por poner en marcha la recolección nocturna en la inmensa mayoría de sus emblemáticas viñas.

Un año más, apuesta por la vendimia nocturna para la totalidad de sus viñedos por múltiples razones entre ellas la mejora de la calidad de los mostos obtenidos: la oscilación térmica entre el día y la noche en el Marco de Jerez puede rondar los 25ºC, de tal forma que una recolección nocturna supone que las uvas se obtengan mucho más frescas y, con ello, la actividad de ciertas enzimas responsables de la degradación del hollejo se ve reducida.

Por la noche la uva llega al lagar mucho más íntegra, reduciéndose el mosteo y su consiguiente fermentación espontánea indeseable, así como la oxidación del caldo que mermaría la calidad organoléptica del mismo.

Además, al vendimiar a baja temperatura, se logra preservar todos los matices aromáticos afrutados, en contrapartida a la pérdida de aromas que supone la molturación a elevadas temperaturas.

Vinculado a la temperatura, los rendimientos de las máquinas cosechadoras son mucho mayores de noche que durante el día, motivado por el menor estrés térmico al que están sometidos.

La obtención de mostos con temperatura reducida durante todo el proceso permite tener un control térmico en todas las fases por las que el líquido va pasando, especialmente durante la flotación y la fermentación. Este hecho, además supone un ahorro energético pues los sistemas de refrigeración necesarios para el control de la temperatura tienen que realizar un menor esfuerzo para mantener los rangos térmicos de las diversas etapas.

Antonio Florido, director de Enología de Bodegas Fundador reconoce que “recolectar la uva en el momento adecuado y en las mejores condiciones, es un elemento clave para asegurar la obtención de los mejores mostos y, con ello, garantizar la máxima calidad de nuestros vinos de Jerez, nuestros vinos de Harveys y Garvey”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios