Bodegas

Arranca la vendimia más temprana, complicada y cara del jerez

  • La corta de la uva palomino se adelanta más de una semana en una campaña marcada por el alto coste de la viña

Recolección de la uva, anoche en el Pago Macharnudo de Fundador. Recolección de la uva, anoche en el Pago Macharnudo de Fundador.

Recolección de la uva, anoche en el Pago Macharnudo de Fundador. / Miguel Ángel González

Temprana, difícil y cara. Bodegas Fundador y Grupo Estévez dieron la madrugada de este miércoles el pistoletazo de salida a una vendimia del jerez anticipada con el inicio de la corta de la uva palomino con la que se elaboran los vinos jerezanos en el también jerezano pago de Macharnudo, lo que no deja de ser una rareza más en un año atípico, ya que, tradicionalmente, el arranque de campaña correspondía Gibalbín.

En este último pago, también de interior y enmarcado en la campiña de Jerez, hace ya días que concluyó la corta de las varietales de uva blanca empleadas en los vinos de la Tierra de Cádiz, caso de la chardonnay y la sauvignon blanc, cuya recolección se adelantó a mediados de julio tanto en el Marco como en el resto de la provincia, donde la de la variedad gwürztraminer de Cortijo de Jara en Torremelgarejo reza como la primera vendimia que se realiza en España.

El turno ahora es para la palomino del jerez, cuya evolución hasta la fecha presenta una gran disparidad y no ya por su proximidad a la costa, donde se localizan los pagos que entran más tarde en campaña, sino incluso dentro de las mismas viñas, afirman desde la empresa Vara y Pulgar, especializada en el asesoramiento del viñedo.

Fundador y Estévez anticipan el inicio de campaña con la uva aún en estado muy dispar

De hecho, pese a que en un principio se barajó la posibilidad de un adelanto mayor –en el sector se habló incluso de iniciar la corta en julio– tras la brotación extratemprana de la vid, las condiciones meteorológicas antes de la entrada de la última ola de calor han frenado el desarrollo de la uva, que en muchas parcelas no alcanza aún los 10,5 grados baumé exigidos para su recolección. Con todo, la vendimia arranca con más de una semana de antelación respecto a las últimas campañas y con un mes respecto a lo habitual en la zona antes del cambio de siglo.

Los operadores del Marco de Jerez coinciden sin excepción en señalar las grandes dificultades que han caracterizado la presente campaña, marcada por la abundancia de las lluvias en primavera –hasta entonces el año arrastraba sequía– y las temperaturas elevadas, es decir, humedad y calor, que constituyen un caldo de cultivo para la proliferación de enfermedades.

Los viticultores se han tenido que emplear a fondo para mantener a raya las plagas de oidio y mildiu, primero, y las de la polilla del racimo –muy agresiva en su tercera generación en estos días presente en las viñas– y el mosquito verde, después, amén de las malas hierbas, lo que ha disparado los costes de la viña, que precisamente no está sobrada de rentabilidad.

Su esfuerzo y saber hacer han permitido sacar adelante una cosecha con buena calidad en una de las campañas más caras que se recuerdan.

Fundador madruga

Precisamente, Bodegas Fundador alude al objetivo de lograr la máxima calidad de sus vinos de Jerez y el incremento del rendimiento de su vendimia con su apuesta por la puesta en marcha de la recolección nocturna en la inmensa mayoría de sus emblemáticas viñas de Macharnudo, iniciada en la madrugada de este miércoles, y en las que prevén recolectar del orden de 2,5 millones de kilos.

La firma bodeguera jerezana recuerda en un comunicado que la principal ventaja de la vendimia nocturna, en aras de la mejora de la calidad de los mostos, es la fuerte oscilación térmica entre el día y la noche, que en el Marco ronda los 25ºC. De esta forma, señala, con la recolección nocturna se obtienen uvas mucho más frescas y se reduce la actividad de ciertas enzimas responsables de la degradación del hollejo.

Los beneficios se extienden a todo el proceso de molturación, flotación y fermentación de los mostos obtenidos a menor temperatura, fases que se realizan bajo control térmico, lo que supone además un ahorro energético.

Según Antonio Florido, director de Enología de Fundador, “recolectar la uva en el momento adecuado y en las mejores condiciones es un elemento clave para asegurar la obtención de los mejores mostos y, con ello, garantizar la máxima calidad de nuestros vinos de Jerez, nuestros vinos de Harveys”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios