Jerez

El CIS de Jerez controla ya a 110 reclusos con pulsera telemática

  • El sistema permite que el interno no tenga que acudir al centro a dormir así como saber si éste pernocta en el lugar y la hora establecidos con anterioridad

Mientras llega la ansiada ampliación, el Centro de Inserción Social de Jerez (CIS) ubicado en la antigua carretera nacional IV sigue albergando muchísimos más reclusos que aquellos para los que realmente tiene capacidad. El CIS -el centro de régimen abierto para la población reclusa que se encuentra cercana a la fecha de su puesta en libertad- tiene por principal objetivo erigirse en un punto intermedio entre la prisión y la libertad absoluta, de forma que su estancia en el centro se convierta en un paso previo al disfrute de los derechos ciudadanos en su más alta expresión.

En la actualidad, el CIS de Jerez disfruta de una situación que puede ser calificada, cuando menos, de inusual, como es el hecho de estar por debajo del 100 por 100 de ocupación, algo que no ha caracterizado precisamente a este centro dependiente de Instituciones Penitenciarias desde su creación. Estos buenos datos de ocupación se deben a que se está dando salida a numerosos reclusos del tipo "86 punto 4", tal y como se les conoce en el argot de los funcionarios de prisiones. El artículo 86.4 permite que estos reclusos se vean dispensados de la obligación de dormir todos y cada uno de los días en el Centro de Inserción Social tras disfrutar del día en plena libertad. "En estos momentos tenemos algunas plazas libres, pero durarán pocos días" apuntaba ayer el subdirector del CIS de Jerez, el conocido experto en materia penitenciaria Carlos Garófano. Según apuntaba el subdirector, "la lista de espera de Puerto II nos viene a cubrir las plazas de que disponemos en la actualidad".

Con datos fiables en la mano, a día de ayer el Centro de Inserción Social de Jerez disponía de un total de 92 ingresados (obligados a pernoctar allí) en las 102 plazas que puede atender, si bien cabe ser destacado que el próximo lunes llegarán seis internos más que empezarán a 'degustar' la libertad entre las afueras de la ciudad y sus desempeños profesionales. "La totalidad de las plazas que restan tras estas incorporaciones se cubrirán a lo largo de la semana que viene".

Como ya ha quedado reseñado, en el intenso trabajo que se desempeña en el CIS de Jerez se encuentra el control de los ya referidos reclusos del tipo '86.4'. En la actualidad, la 'prisión' abierta de Jerez controla a unas 110 personas que son seguidas por este sistema. Todos ellos son reclusos que han abandonado la prisión, que desarrollan sus vidas fuera de la cárcel , que trabajan (requisito indispensable) y que se ven exento de la obligación de retornar al CIS para dormir. Para ello disponen de una pulsera telemática que permite a Instituciones Penitenciarias conocer a la perfección si la persona en cuestión duerme en el lugar y hora convenidos. En muchas ocasiones, incluso las fuerzas del orden suelen hacerse un lío con las pulseras telemáticas, que no son contra lo que pudiera parecer una especie de GPS que controla al recluso en todo momento. Carlos Garófano apunta que "se trata de un sistema que te permite saber dónde pasa la noche y a qué hora llega al lugar. No se trata ni mucho menos que tengas un control de calle, que es lo que aporta el GPS".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios