Noche de Reyes

Cabalgata de ilusión y de locura

  • La Noche de Reyes vive una tarde intensa con una espectacular cabalgata repleta de guiños al presente y al futuro

  • Unas 23 toneladas de caramelos volaron por los aires de las calles de Jerez

Comentarios 2

Fue la ceremonia de la Ilusión, la del breve pero intenso reinado de los Magos de Oriente. Fue la noche más corta del año (por mucho que el calendario diga lo contrario, pues fija dicha efeméride entre el 21 y el 22 de diciembre). La Cabalgata de Reyes se plantó en la avenida Alvaro Domecq a las cuatro y media de la tarde. La amplitud de la calzada y la comodidad que reporta a quienes la contemplan hacen que esta vía sea, a cada año que pasa, más demandada por los jerezanos.

Espectacular, lo que se dice espectacular, ciertamente la Cabalgata de Reyes de 2019 lo fue. Y es que fue un verdadero derroche de medios, de figurantes y de carrozas. No se puede olvidar que la de Jerez es la cabalgata más grande de la provincia de Cádiz y una de las más destacadas de toda Andalucía. No en vano dobla en carrozas a la de la ciudad gaditana y aglutinó entre sus filas a unos 800 figurantes.

Los monarcas de Oriente, Melchor ‘Gandón’, Gaspar ‘Huguet’ y Baltasar ‘Moreno’ pudieron contemplar la forma en la que Jerez (y buena parte de las poblaciones limítrofes) se vuelcan con la antesala de la Noche de la Ilusión. Lo dicho, no hay noche más corta. Para los pequeños y los mayores.

Hubo, como no podía ser de otra forma, alguno que otro que pese a la nula amenaza meteorológica salió a la calle con el paraguas, sin otro fin que acaparar cuanto caramelo le sobrevolara la cabeza. Una lástima. En ocasiones los niños dan lecciones a los mayores y a buena ciencia que es cierto.

La Cabalgata de Jerez tuvo quince carrozas, desde las que volaron por los aire 23 toneladas de caramelos. Buena parte del éxito de la Cabalgata es el esfuerzo anónimo que desarrollan los más de 800 figurantes, de distintos colectivos de la ciudad, que bailan, saltan y animan a las personas que contemplan el desfile.

Éste fue iniciado por un grupo de tuaregs a caballo que antecedieron a la primera carroza de la comitiva. Fue la carroza patrocinada por Leroy Merlin, desde la cual unas llamas de luz y tela (muy acertadas sin duda) declararon abierto el prólogo festivo de la Noche de Reyes. Cornetas y tambores, como no podía ser de otra forma, fueron imponiendo ese ritmo marcial que tanto gusta en Jerez. Las calles, atestadas de personas, gustaron de la música de pachanga que ofrecieron las charangas. Una carroza de angelitos, pidiendo la tan necesaria “paz en la tierra”, vinieron por delante una troupe de ‘Pepa Pigs’ dispuestas para la ocasión ante la tercera carroza, que fue la del castillo de los duendes Los sones del villancico ‘Su carita divina’ sonaron tras la misma y antes de que los ángeles y la Estrella de Oriente, en la cuarta carroza, anunciaran que sus Majestades de Oriente se iban acercando.

Fue éste el momento en el que lo postmoderno y lo espacial se dieron la mano con gigantescas figuras que llenaron la calle, de lado a lado, sin que faltaran además naves espaciales y hasta un transbordador espacial de la NASA. Fueron los espectáculos ‘Mutación bacteoriológica 4.0’, en el que no faltarán gigantescas bacterias terrestres hinchables, Galáctica 4.0’ y ‘Space’ en torno al espacio y a la referida nave nodriza.

Por delante estuvo la carroza del Gran Visir, Rafael Mateos, animado al máximo, bailando en lo más alto de la carroza y repartiendo regalos a diestro y siniestro.

Tras él vino la primera ofrenda, la del oro, el mismo que después ofrecería en forma de alegría Melchor ‘Gandón’ precedido de figurantes disfrazados. Hasta de ‘Super Mario’ los hubo.

Fue la empresa jerezana Tubesan la que patrocinó la novena carroza, aquella en la que las cigüeñas se reunían en una especie de arca. Tras ésta llegó la carroza del incienso, donde los pajes del Rey Gaspar se esforzaron en ir calentando la llegada de su Majestad. “Ven, ven, ven, En Navidades vente pa’Jerez” sonó mientras su majestad se acercaba a la Rotonda de los Casinos, uno de los epicentros históricos de la Cabalgata de Reyes.

La carroza número 12 fue la que anunciaba a los pequeños que en la Noche de Reyes hay que irse pronto a la cama a menos que se corra el riesgo de que los Reyes pasen de largo. Fue en este momento donde se produjo un pequeño corte en el cortejo, de unos 200 metros, que fue rápidamente subsanado. La carroza de la mirra anunció a propios y extraños que llegaba el Rey Baltasar ‘Moreno’. No cabe duda que su ‘morena’ Majestad hizo un gran esfuerzo. Demostró su buena forma física lanzando balones a una distancia considerable, lo que agredieron aquellos que no pudieron hacerse un hueco en las primeras filas.

El cortejo se cerró con la carroza de los ‘Minions’ . Fue entonces cuando muchos padres decidieron que era hora de retornar al hogar y esperar que el sueño venciera a los pequeños para que todos los sueños dejaran de serlo y por la mañana se convirtieran en realidades de amor.

Cabe destacar que los efectos luminotécnicos de las carrozas fueron instalados por la empresa jerezana ‘Más que sonido’, así como que la animación de la Cabalgata contó con seis pasacalles de Brotons, que fue también la encargada del vestuario de las cortes reales. El maquillaje corrió al cargo de Patricia Mota Maquillaje SFX y del Centro de Formación Fusión. También merecen especial mención los pasacalles, que desarrollaron durante todo el recorrido la Charanga Musical ‘Negra con Puntillo’, Charanga Musical ‘Los Duendes’, Pasacalle de Música Africana, Orquesta Agripino, Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Clemencia, Agrupación Musical San Juan y la Bandas de Cornetas y tambores Alfonso X El Sabio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios