Jerez

Más de un año cortada al tráfico

  • Desde hace trece meses no se puede circular por la calle Argüelles como consecuencia del peligro de derrumbe de una finca que hace esquina con la calle Juana Jugán

Imagen de las vallas que cortan el acceso en coche a la calle. Imagen de las vallas que cortan el acceso en coche a la calle.

Imagen de las vallas que cortan el acceso en coche a la calle.

Comentarios 2

Trece meses lleva ya cortada al tráfico la calle Argüelles como consecuencia del peligro de derrumbe de una finca con cuatro viviendas de pocos metros cuadrados y dos locales que hace esquina con la mencionada calle Argüelles y con Juana Jugán. La finca tuvo que ser acotada con unas vallas por parte de Infraestructuras por peligro de derrumbe. Los vecinos no se explican la “lentitud” con la que, según denuncian, Urbanismo está llevando este asunto -la finca presenta peligro de derrumbe desde mayo de 2018- y recuerdan que a pocos metros de la zona acotada hay un colegio, el Padre Torre Silva, más conocido como Oratorio Festivo, y que por delante de las paredes de la finca pasan andando muchos niños a diario.

Los techos de esas viviendas se derrumbaron en mayo de 2018 y se abrió una grieta en la fachada, circunstancia que llevó a un matrimonio, cuya vivienda colinda con la que sufrió el derrumbe de los techos y que son propietarios también de un garaje en la parte de la finca vallada que no presenta problemas de derrumbe (en la calle Argüelles), a denunciar la situación en el Ayuntamiento.

Técnicos de Urbanismo acudieron a la finca para analizar la gravedad de la situación y comprobaron que se había producido un derrumbe parcial del forjado de la planta baja, a la vez que confirmaron la existencia de otras muchas deficiencias en el inmueble, entre ellas la posibilidad de un derrumbe de sus muros hacia el exterior ya que, como queda dicho, se observa una grieta importante en la fachada. Por estos motivos se procedió como actuación de emergencia al vallado de la zona afectada, tanto por la calle Argüelles como por la calle Juana Jugán. De hecho, en esta última calle se tuvo que poner una señal de prohibición de aparcamiento frente a la casa porque la valla impide la circulación de vehículos si enfrente hay coches aparcados.

El Ayuntamiento, a través de Urbanismo, dictó una orden de ejecución tras la visita de inspección realizada a la finca y como es habitual en este tipo de procedimientos disciplinarios, esta orden de ejecución tenía que ser trasladada a los propietarios al objeto de que adoptasen las medidas preventivas necesarias para poder reabrir la calle con garantías de seguridad.

Los propietarios tenían que ser instados bien a realizar obras de arreglo de las viviendas (algo que prácticamente se descarta porque es una finca muy antigua y sería muy costosa la obra), bien a apuntalarla o bien a derribarla para evitar un derrumbe inesperado.

Además, el Ayuntamiento adoptó la medida de desalojar del inmueble a un matrimonio de personas de avanzada edad que seguía residiendo en la vivienda, a los que se les buscó acomodo en una residencia de ancianos. Se tomó esta decisión temporal a la espera del cumplimiento de la orden de ejecución de las medidas con carácter de urgencia, entre las que se contempla el apuntalamiento de la zona común del patio, por donde el matrimonio de avanzada edad tenía que pasar para acceder a su vivienda. Sin embargo, transcurrido ya más de un año en la finca, según denuncian los vecinos, no se ha actuado y el peligro de derrumbe sobre la vía pública es cada vez mayor, a medida que crece la grieta de la fachada.

Ante la inacción de algunos de los propietarios y la dificultad para localizar a otros, el Ayuntamiento tomó en febrero la decisión de hacerse cargo del apuntalamiento del inmueble con carácter subsidiario, es decir, pasando luego la factura a los propietarios para que abonasen el coste de la obra. Pero esta medida también lleva consigo una notificación previa a todos lo propietarios, y dos de ellos están en paradero desconocido, por lo que ya advirtió el Ayuntamiento que el apuntalamiento podría prolongarse en el tiempo, tal y como está sucediendo.

Además, desde un punto de vista técnico la obra es complicada, ya que hay que tener un estudio previo del estado en el que se encuentra la estructura que aún permanece en pie, y hay que tener también una autorización de entrada a los domicilios por parte de un juez. Una vez se obtenga esta autorización, comenzarán los estudios necesarios para la redacción del correspondiente proyecto de obras de consolidación.

Lo cierto es que la calle Argüelles lleva ya más de un año cortada al tráfico en su intersección con la calle Juana Jugán. Los vecinos tienen que entrar con sus coches marcha atrás y en contramano por la otra entrada de la calle, aunque en algunos casos están optando ya por bajarse del coche, quitar las vallas y acceder para poder aparcar en Argüelles.

Además, los vecinos alertan de que muchas veces las vallas aparecen tiradas en el suelo, posiblemente por acciones de gamberrismo, y son los propios vecinos los que, casi a diario, tienen que volver a colocarlas para evitar el peligro que supone caminar por esas aceras.

El Ayuntamiento dio ayer la siguiente versión de cómo está la situación: “Desde Urbanismo se continúa trabajando en dar una solución definitiva al estado de esa calle; ante el incumplimiento de las medidas preventivas que se ordenaron a los propietarios en la correspondiente orden de ejecución, se decretó la ejecución subsidiaria para las obras de consolidación necesarias, proceso en el cual se encuentra actualmente este expediente”.

A ello añade que “la tramitación está siendo compleja debido a la imposibilidad de localizar a algunos propietarios, razón por la cual se está trabajando en el trámite de la publicación de edictos”.

“A la vez -continúa la versión municipal-, se están dando los pasos necesarios para la redacción del proyecto de obras de consolidación, y para ello, se va a solicitar una autorización de entrada a domicilio al juzgado -al estar algunos propietarios en paradero desconocido- que permita acceder a la finca para llevar a cabo diversos estudios previos necesarios para la redacción del proyecto que se ejecutará de forma subsidiaria”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios