Indignación en Cáritas

Cáritas denuncia un recorte del 30% en la ayuda procedente del IRPF

  • Malestar en la institución por el reparto de la asignación que se ha hecho desde la Junta

  • Domouso lamenta que se perjudica "a los que no tienen voz y no van a movilizarse"

Francisco Domouso, en el centro, durante la presentación de la última campaña Personas Sin Hogar de Cáritas. Francisco Domouso, en el centro, durante la presentación de la última campaña Personas Sin Hogar de Cáritas.

Francisco Domouso, en el centro, durante la presentación de la última campaña Personas Sin Hogar de Cáritas. / MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ

Las Cáritas de Andalucía han visto reducida en más de un millón de euros la ayuda recibida de la asignación tributaria del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, correspondientes al 0,7% del IRPF para fines de interés social.

En el caso de las Cáritas Diocesana de Jerez, su director, Francisco Domouso, señala que el recorte ha sido drástico: un 30%, que afecta principalmente al programa de atención urgente de necesidades básicas y al de personas sin hogar. "Lo que más duele es que se van a ver perjudicadas personas que no tienen voz, que nunca van a movilizarse, porque es un dinero destinado no al mantenimiento de una estructura sino a programas para las personas más necesitadas".

Domouso escenifica la indignación que existe en la organización por una situación que atribuye a la gestión que la Junta está realizando desde que en 2017 asumió la competencia de la asignación y el reparto de ese 0,7% del IRPF, y que hasta ese momento llevaba a cabo el Ministerio de Sanidad.

Las diez Cáritas andaluzas dedican actualmente 40 millones de euros anuales para el ejercicio de su acción social. Hasta 2017, los fondos públicos recibidos por la asignación del IRPF para fines sociales suponían unos cinco millones de euros. Según la organización, la reducción ahora de estos fondos obliga a la entidad a realizar un sobresfuerzo por mantener los servicios prestados desde hace muchos años que, en la mayoría de los casos, suplen la falta de recursos públicos.

Domouso, que es también secretario general de Cáritas Regional de Andalucía, afirma que "el temor que teníamos por la descentralización del IRPF se ha materializado. Han acabado con el fin para el que fue creado y han realizado un reparto para todo menos para los que no se ven ni quizás voten".

Crítico también con la falta de apoyo desde el Ayuntamiento de Jerez, aún cuando se cubren necesidades a las que los servicios sociales no llegan, Domouso explica que además de reducirse la asignación para fines sociales, el reparto de la Junta no ha seguido la línea, como se venía haciendo, de apoyar proyectos consolidados, con continuidad y con unos resultados verificables, sino que ha repartido los fondos entre un número mayor de entidades, "sin atender a la importancia o relevancia de su acción, la trayectoria de muchos años de los proyectos y el importante número de personas atendidas".

Entiende que la Junta ha desvirtuado la finalidad del 0,7% del IRPF, valiéndose de esta asignación para repartir ayudas entre entidades que anteriormente recibían subvenciones de los presupuestos propios de la Administración autonómica.

A nivel regional el recorte experimentado en los programas de Cáritas destinados a personas sin hogar ha sido de cerca de 500.000 euros, pasando de 1.146.461 euros a 779.930,22. Pero la reducción ha afectado también a los proyectos de empleo (260.000 euros), de atención a mayores (283.505 euros) y los dedicados al acompañamiento de personas migrantes (150.000 euros).

A estos recortes se suman, según la denuncia de Cáritas, el importante descenso de financiación procedente de las últimas convocatorias de subvenciones propias de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales para programas destinados a colectivos en situación de exclusión social.

En tales subvenciones, las Cáritas andaluzas han pasado de recibir algo más de 1,3 millones de euros en 2014 a recibir, para los mismos fines, poco más de 480.000 euros en 2018. La entidad no descarta que se vea obligada a cerrar por ello algunos recursos "imprescindibles en la atención a los más desfavorecidos".

Cáritas lamenta que a pesar de que la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales celebró varias reuniones con la Mesa del Tercer Sector, finalmente "ha hecho caso omiso de los criterios expuestos por las entidades representadas” y ante la llegada de unos nuevos responsables públicos a esta Consejería, confía en que se abra “una etapa de interlocución real y leal con las entidades sociales y un apoyo efectivo a los proyectos que se llevan a cabo reconociendo nuestro papel en la lucha contra la pobreza y a favor de la igualdad”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios