Sucesos

La Policía Nacional desokupa una casa dos veces este fin de semana

  • Jóvenes la fuerzan en la Barriada España ante la preocupación vecinal por “aumento de los robos”

Los jóvenes okupas con sus pertenencias abandonan la vivienda. Los jóvenes okupas con sus pertenencias abandonan la vivienda.

Los jóvenes okupas con sus pertenencias abandonan la vivienda.

En tres ocasiones (viernes, sábado y domingo) ha tenido que intervenir la Policía Nacional para expulsar a los okupantes de una casa abandonada en la Barriada España. Se trata de una casa señorial de 400 metros cuadrados “la cual se encuentra absolutamente destrozada tras haberle sido sustraídas cañerías, cableado e incluso lámparas”.

Según informaron las referidas fuentes vecinales “dicha casa fue propiedad de una empresa llamada Explotaciones San Dionisio y que la misma llegó a contar hasta con sistema de alarma hasta hace poco”. Los agentes del orden debieron acudir el viernes a esta vivienda, que da a la avenida de la Paz, y sacaron del inmueble a tres jóvenes magrebíes. Volvieron a atender las demandas del vecindario al día siguiente, el sábado, momento en el que sacaron de la vivienda a siete jóvenes (entre ellos una chica de nacionalidad española). Los agentes procedieron entonces a precintar la vivienda, si bien el precinto duró poco. El domingo los policías volvieron al lugar al detectar que había sido roto.

Imagen captada ayer de la casa precintada. Imagen captada ayer de la casa precintada.

Imagen captada ayer de la casa precintada. / Vanesa Lobo

Según la versión vecinal, pese al precinto los jóvenes continuaron entrando en la vivienda si bien lo hicieron escalando hasta el primer piso. Aseguran que de esta formas llegan a las azoteas y van pasando de una a otra. En dichas azoteas se han padecido robos. “A mí, por ejemplo, señaló una vecina a este medio, me robaron una televisión”.

La referida vivienda se ha convertido “en un verdadero problema de seguridad pues ha sufrido muchos robos en su interior,. Además de que se ha convertido en un lugar donde se consumen drogas de forma habitual. Además de los robos en la zona una vecina señala que “es habitual ver pisadas de pies descalzos en las azoteas así como que ha un vecino se le metieron el patio y le dejaron allí restos de heroína”.

Otra de las grandes preocupaciones vecinales radica en que “dicha vivienda se encuentra en la ruta que siguen a diario muchos niños para llegar a su- colegio La Salle-Buen Pastor, y por miedo a los que les pueda pasar pedimos a quien pueda que les acompañe ese tramo que pasa ante la casa en cuestión”.

Mientras tanto el vecindario lamenta “la imagen de dejadez que ofrece la zona” así como los gastos que deben afrontar “en forma de rejas y colocación de sistemas de alarmas porque la sensación de inseguridad que tenemos es muy grande. Tanto es así que las fuerzas del orden están ante la referida casa cada dos por tres”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios