DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jerez

Catastrófica desvergüenza internacional

ASÍ cabe calificar el hecho de que no se integre en los planes educativos el dominio de la palabra hablada como asignatura capital; si no en la escuela, sí al menos en la  Universidad. Usted ha salido de las aulas con su Licenciatura en Empresariales, en Derecho, en Medicina, en Economía…, pero analfabeto radical en “la otra carrera necesaria”. Le han dejado a usted inválido de por vida. Porque sin dominar la palabra, uno no puede rentabilizar lo acumulado en muchos años de formación; por lo tanto, se empobrece, y empobrece a quienes le escuchan.

No me cuente usted historias para no dormir, de que en EE.UU., en Francia, en Inglaterra, etc., los escolares realizan exposiciones en público desde su etapa escolar; lo que resulta tan adecuado y plausible, como insuficiente pues no llevan al individuo a su máxima seguridad personal. Por eso uno recibe en sus cursos a ciudadanos de los países, que sufren miedo o terror escénico. Ya se preocupa el sistema de advertir que el miedo escénico es natural, inevitable e incluso conveniente. Tan morrocotudo embuste, que se sigue difundiendo en Universidades y Escuelas de negocio de todo el mundo, sólo revela una crasa incompetencia e ignorancia.

La verdad desnuda es que el miedo escénico dimana de una educación bienintencionada, pero desequilibrada y castrante; que no sólo resulta evitable, sino que se precisa alcanzar el placer escénico ante todo tipo de público; y que su presencia genera “discursos vampiros” en la mente del emisor, incompatibles con el “discurso principal”. Y tales sorprendentes afirmaciones las formula quien padeció, durante décadas, un terror escénico patológico, sin esperanza alguna de superarlo, pues también escuchó y leyó las sandeces recogidas más arriba.

Por eso sé muy bien lo que digo, y comprometo en ello mi palabra de honor. Pero pasemos al mundo de la empresa, pues en ‘Voces empresariales’ nos encontramos: ser empresario presupone actuar como un líder; y un líder ha de contar con una personalidad imbatible al margen del grosor de su cuenta corriente, del tamaño de su empresa, de su fama, y del éxito o fracaso de sus negocios. Un líder ha de basar su seguridad en la interiorización y vivencia de unas elementales consideraciones, y en la puesta en práctica de unas sencillas ‘Reglas de Oro’ de la comunicación oral que  ofrecerá la Confederación de Empresarios de la provincia de Cádiz en el curso ‘Cómo hablar siempre con eficacia’, que se desarrollará la próxima semana.

Se trata de una experiencia única en el mundo, y primera en Cádiz, que no conviene desaprovechar: Dos tardes, intensas, amenas y apasionantes para llevarse “la otra carrera necesaria”, de aplicación inmediata, y de éxito seguro y comprobable: La mejor  inversión en transformación personal, y en capacitación empresarial. Conviene advertir que sólo de una personalidad imbatible procede una palabra que entusiasma, convence y vende. Por que siempre será cierto que “quien domina la palabra, aventaja a los demás”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios