Fin de año

Clausuran un cotillón en la calle Carne durante la Nochevieja

  • La fiesta se estaba celebrando en un local que no tiene autorización para este tipo de fiestas

  • La sala fue desalojada sobre las tres de la mañana cuando en ella había unos 370 jóvenes 

Local de la calle Carne que fue desalojada por un cotillón ilegal. Local de la calle Carne que fue desalojada por un cotillón ilegal.

Local de la calle Carne que fue desalojada por un cotillón ilegal. / Miguel Ángel González

La Policía Local procedió la pasada Nochevieja a la clausura de una fiesta de Fin de Año que se estaba celebrando en un local de la céntrica calle Carne. En el momento de la intervención había unos 370 jóvenes, según estimaciones policiales. 

Según relatan algunos afectados, inicialmente estaba previsto que este cotillón se celebrara en una sala situada en las inmediaciones de la plaza Melgarejo pero, un día antes, los organizadores comunicaron a los que ya había comprado las entradas su traslado a la calle Carne alegando que el local previsto inicialmente estaba en obras.

Sin embargo, iniciada la fiesta, los agentes accedieron al local en torno a las tres de la madrugada y procedieron al desalojo de las instalaciones. En este sentido, comprobaron que, aunque el local cuenta con licencia de apertura, la autorización no se ajustaba a las condiciones establecidas para que albergue fiestas de este tipo. 

Asimismo, se le ha abierto acta de inspección ya que se detectó que había menores a los que se les había vendido y estaban consumiendo bebidas alcohólicas. 

Los asistentes, según explican algunos testigos, pagaron entre 30 y 40 euros en función del momento en el que adquirieron su entrada —el cotillón se promocionó por redes sociales—. Según cuentan algunos afectados, los promotores se han comprometido a devolver el dinero a la mayor brevedad posible y que, incluso, ya ha empezado a ponerse en contacto con algunos de ellos para proceder al reintegro.  

Precisamente, con motivo de las fiestas de cotillón, el Ayuntamiento emite un bando donde se recuerda la normativa que regula este tipo de celebraciones. De este modo, todos los cotillones deben contar con autorización municipal expresa, salvo que estos locales ya tengan la correspondiente autorización de apertura para salas de fiesta, discoteca y establecimientos hoteleros.

Ahora bien, si el organizador de la fiesta es distinto al del titular del local, el promotor debe solicitar la autorización municipal aportando una serie de documentación, entre ellas el seguro de responsabilidad civil. El plazo para solicitar la preceptiva autorización concluyó el pasado 5 de diciembre.

En este espacio, durante el mes de diciembre se han celebrado diversas zambombas organizadas por hermandades, entidades y particulares y se promociona también como salón de celebraciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios