Jerez

Comerciantes sobre la paralización de las obras en Corredera-Esteve: “Va a ser la ruina”

  • Los trabajos en el eje Corredera-Cerrón prosiguen, pero los empresarios temen que se paralice tras la orden de la Junta de Andalucía

Imagen tomada desde el interior de uno de los negocios afectados por las obras. Imagen tomada desde el interior de uno de los negocios afectados por las obras.

Imagen tomada desde el interior de uno de los negocios afectados por las obras. / Vanesa Lobo

“La puntilla”. Así definen comerciantes del centro afectados por las obras del eje Corredera-Cerrón la posible paralización de los trabajos. Este lunes se conoció que la Junta de Andalucía había ordenado la paralización inmediata de las obras, tensando aún más la cuerda en el pulso que mantiene con el Ayuntamiento para el mantenimiento o retirada del adoquinado de este enclave de la ciudad. La delegación territorial de Cultura y Patrimonio Histórico resuelve ordenar la paralización de las obras al hilo del acta de inspección incoada el pasado miércoles por sus técnicos sobre las obras que se ejecutan en la zona.

El Ayuntamiento ha decidido seguir con los trabajos, al menos este martes los operarios seguían en la zona con normalidad. Ante este nuevo escenario, ¿cómo están los comerciantes? “No se pueden poner más trabas a estos negocios. Entiendo que las obras había que hacerlas, pero ¿era el momento tras dos meses de confinamiento? Y si ahora las paran... En todo este proceso ha faltado empatía hacia al comercio y coordinación. No existimos. El que pueda, que sobreviva”, declara Charo, de la tienda ‘Ala’s’.

“No me parece bien que tras dos meses encerrados, volvamos a la actividad con unas obras que nos cortan todo y ahora además dicen que las paran. Está la cosa muy mala. Estamos pagando las consecuencias de diferencias políticas, de gustos inmobiliarios o del motivo que sea, pero esto afecta, al menos a mi negocio, en un 70% de la ventas”, denuncia Antonio Rodríguez, de ‘Joyería San Francisco’.

Lola Rosado, de ‘Lola R. Fragancias’, critica que estuvo este martes sin que los clientes pudieran acceder a su negocio por las vallas hasta las doce y media aproximadamente, cuando le abrieron un pasillo. “Después de todo lo que hemos pasado por el Covid, volvemos y no tenemos autobuses y sí obras en nuestras puertas. Hay días que por aquí no pasa nadie, cuando eso en otros barrios no se ve. Están aniquilando el centro y la verdad es que ya no sé qué pensar si paralizan las obras, va a ser la ruina”.

Desde Acoje subrayan que “en el plazo que estaba previsto de ejecución y terminación, a finales de septiembre debe estar todo libre para que los peatones puedan pasar con tranquilidad, los vehículos puedan acceder a los aparcamientos y así reestablecer la actividad normal de la calle. Hagan la obra como lo hagan, los responsables de la obra son los expertos, los plazos se tienen que cumplir y la calle y la zona adyacente, la movilidad, accesibilidad y limpieza..., todo debe estar reestablecido para la fecha prevista”.

“Ni los comercios ni los ciudadanos pueden tener estas barreras de accesibilidad y de movilidad. Bastante pérdidas de clientes tenemos ya por otras causas como para que este tipo de barreras nos perjudiquen aún más”, remarca la presidenta de Acoje, Nela García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios