Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo Morir en el puesto de trabajo

  • La familia del jerezano Marcos Morales, trabajador que falleció el pasado 30 de diciembre en la azucarera, reclama medios para acabar con la siniestralidad laboral

Concentración en la azucarera tras el fallecimiento de Marcos Morales. Concentración en la azucarera tras el fallecimiento de Marcos Morales.

Concentración en la azucarera tras el fallecimiento de Marcos Morales. / Vanesa Lobo

Marcos Morales falleció el pasado 30 de diciembre atrapado en una cinta móvil de la azucarera. Su familia inició tras el terrible suceso una recogida de firmas contra la reforma laboral, exigiendo "máxima seguridad en materia de salud laboral, así como incrementar el número de inspecciones de trabajo por parte de las administraciones públicas para el control de las medidas a tomar en cada puesto de trabajo que garanticen el trabajo seguro".

Hoy, 28 de abril, se celebra el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, y Noelia Gallardo Rebollo, pareja de Morales, subraya que "la reflexión es más relevante si cabe". "Tenemos que denunciar la injusta situación y realidad a la que día a día seguimos enfrentándonos, la siniestralidad laboral. Es un día para concienciar y sensibilizar a la población de una realidad que se mantiene oculta, como es la pérdida de personas que encuentran la muerte mientras se ganan la vida", denuncia Gallardo Rebollo.

"La siniestralidad, la falta de salud y de medios en el trabajo es una realidad latente que debe ser tratada en las agendas políticas. Detrás de cada accidente hay una tragedia familiar que no puede caer en el olvido, ni formar parte de una estadística sin más. Exigimos los medios necesarios para que la situación de todos los trabajadores mejore", remarca la pareja de Marcos Morales. 

La Asociación de Víctimas de Accidentes y Enfermedades Laborales de Andalucía (Avaela) subraya que "creemos que el problema de la siniestralidad laboral nunca más debería archivarse. Cuando vuelva la normalidad post-pandemia que nos aguarda, debemos hacer un esfuerzo colectivo, como sociedad del siglo XXI que somos, para que la salud en el trabajo sea una prioridad política, económica, empresarial, social". Avaela añade que "simplemente porque es inhumano salir de casa a trabajar..., y no volver nunca más. Algo perfectamente evitable con medios técnicos, jurídicos y económicos que ya existen en nuestro país. Y por supuesto también en Andalucía".

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha decidido que el lema para este 28 de abril sea 'La Seguridad y Salud en el Trabajo, detengamos la Pandemia'. "Y es que estos días todos los recursos, esfuerzos e iniciativas están en función de sacar al virus de nuestras vidas", declaran desde la Asociación. 

"Es innegable que quien se dedica a la sanidad debe asumir este tipo de riesgos en su jornada laboral. Pero, ¿es ético que nuestro sistema sanitario lance a sus profesionales a combatir el Covid-19 en unas condiciones de protección personal tan precarias? ¿Es digno que un país avanzado como el nuestro permita durante tanto tiempo ya, la tremenda escasez de equipos de protección individual (EPI's) en sus hospitales y centros de salud?", se preguntan desde Avaela. 

Desde el colectivo añaden que "también podemos decir lo mismo de otros colectivos en situación de riesgo: fuerzas y cuerpos de seguridad, repartos a domicilio, personal de supermercado... Obviamente, en el contexto actual hay muchas dificultades para conseguir la equipación suficiente, pero no justifica en modo alguno la extrema precariedad en que se encuentran estos trabajadores".

Desde Avaela recuerdan que durante 2019 se registraron más de 635.000 accidentes con baja laboral en España, "y cada día, 2 personas murieron en su puesto de trabajo (695)". Los datos en Andalucía dibujan también la tragedia, puesto que según este colectivo, el año pasado la comunidad sufrió "casi 110.000 accidentes y 121 muertes: 1 cada 3 días, 10 entierros cada mes. Fuimos la comunidad autónoma donde más muertes laborales ocurrieron. Y esto, desgraciadamente, se está convirtiendo en una macabra costumbre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios