Jerez

'Doña Francisquita' en Jerez, la "onda expansiva" de la cultura

Parte de elenco de 'Doña Francisquita', tras la rueda de prensa.

Parte de elenco de 'Doña Francisquita', tras la rueda de prensa. / Manuel Aranda (Jerez)

Hace 100 años, en 1923, no sólo nació Lola Flores, por eso del centenario que tanto está celebrando este Ayuntamiento, sino que pasaron otras muchísimas cosas para orgullo de este país. Hablamos, por ejemplo del estreno de la zarzuela 'Doña Francisquita', basada en la comedia La discreta enamorada de Félix Lope de Vega, con música del maestro Amadeo Vives, que se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid el 17 de octubre hace un siglo. 

Un título que el Villamarta estrenó en septiembre de 2006 y que se ha representado en otros escenarios nacionales. Este 2023 volverá a subir a las tablas del teatro jerezano, los días 27 y 29 de enero, de la mano del director de escena Francisco López y la dirección musical de Carlos Aragón.

La propuesta ha sido presentada este martes en el teatro por parte del elenco, acto en el que la directora del Villamarta, Isamay Benavente, ha recordado que 'Doña Francisquita' es una producción "que nos ha dado muchas alegrías, y las seguirá dando. Creemos mucho en la zarzuela, que reivindicamos como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Desde este teatro abordamos este género al mismo nivel que cualquier otro título lírico, como la ópera".

El delegado de Cultura, Francisco Camas, ensalzó la labor que desarrolla el Teatro Villamarta, y dijo sentirse "alegre y lleno de entusiasmo" por que el coliseo ofrezca de nuevo este título. 

Francisco López subrayó que 'Doña Francisquita' es "un canto a la vida, a la alegría de vivir, que cuenta la energía positiva del ser humano". Una obra que transcurre en un momento tan dionisiaco como son  los carnavales. "Un título que, a pesar de haberse estrenado hace 100 años y que la obra en la que se basa tenga 400, aborda temas que están de actualidad, como el deseo de la mujer de alcanzar lo que quiere, en este caso, el amor". Todo ello redunda “en el retrato de una sociedad permisiva, alegre y dispuesta a entender” ciertas actitudes, al margen de los clichés de un Madrid de principios del siglo XIX.

López recordó la apuesta del Villamarta por los artistas jóvenes españoles y latinoamericanos, "así como la inversión y el respaldo por la cultura española que nos hace felices". El director de escena confió en que el Ayuntamiento siga apoyando económicamente la programación del Villamarta, "y esperamos que cada vez", espaldarazo al que también deseó que se una la Junta de Andalucía, "y que el público acuda cada vez más a los teatros, por favor. Todo esto es importante para que podamos seguir". López defendió que lo que el Villamarta ofrece "no es entretenimiento, es cultura. Es lo que hemos sido, lo que somos y seremos en el futuro”. Declaró su alegría por trabajar con un equipo como el de esta 'Doña Francisquita', "títulos por los que hay que seguir apostando". 

Carlos Aragón se siente en casa cada vez que vuelve al Villamarta, donde debutó "no hace tantos años. No soy tan mayor", dijo entre bromas. También ensalzó la labor del Villamarta como foco de la cultura y de artistas que luego recorren el mundo. "Estoy feliz de hacer 'Doña Francisquita', de una partitura llena de matices, colores y contrastes, entre lo culto y lo que se escuchaba en la calle y en los cafés cantantes. Es la punta de lanza del repertorio lírico español. Una paleta orquestal riquísima". 

Javier Latorre, responsable de la coreografía, se mostró "feliz" por su labor. Y también apuntó el carácter de actualidad de la obra, a pesar de los años. "Mi trabajo ha sido poner la guinda a esta tarta". 

La soprano Rocío Pérez, que debuta en el Villamarta y en el papel de 'Doña Francisquita, confesó estar "contenta, porque además estoy muy ligada a esta tierra, donde por fin actúo". La cantante, que también se estrena en la zarzuela clásica, reconoció que en un principio "tenía prejuicios, pero a medida que iba estudiando la obra, más me enamoraba de ella. Creo que, como a nosotros, al público también le va a dar grandes momentos de felicidad". 

Leonardo Sánchez, en el papel de Fernando Soles, agradeció la confianza del Villamarta, "donde me siento en casa, como su estuviera en familia, a la que tengo a miles de kilómetros de aquí". Respecto a su personaje, dijo que está "lleno de contrastes por su juventud" y recordó que en cuanto a la actualidad de la obra, "no hay nada más vigente que el amor". 

La mezzosoprano Cristina del Barrio (Aurora) también debuta en el Villamarta, "donde me tratan con tanto cariño y que me está aportando mucho aprendizaje. Mi papel abordar una melodía llena de belleza" y reivindicó también el valor de la zarzuela, "algo que va en nuestra genética y que debemos abrazar. Creo que 'Doña Francisquita' hace crecer el espíritu, lo enriquece, es como la onda expansiva de la cultura". 

Manuel de Diego (Cardona) definió 'Doña Francisquita' como una de las "vacas sagradas del reportorio lírico español. Estoy muy alegre por poder interpretarlo de nuevo". 

En el reparto artístico también figuran Palmira Ferrer (en el rol del Doña Francisca), Enrique Martínez-Castignani (Don Matías), César San Martín (Lorenzo) y Lucía Millán (Irene la de Pinto). La Orquesta Filarmónica de Málaga estará dirigida desde el foso por el maestro Carlos Aragón y, como suele ser habitual, también participa el Coro del Teatro Villamarta. Javier Latorre es autor de las coreografías que interpreta un ballet de ocho miembros, mientras que Jesús Ruiz firma el diseño de la escenografía y el vestuario.

Doña Francisquita, estrenada en el Apolo de Madrid el 17 de octubre de 1923, parte de un castizo libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, basado en La discreta enamorada de Lope de Vega. Sobre el escenario se narran situaciones de amor y enredo articuladas desde una visión optimista donde el ímpetu de los jóvenes se impone a las exigencias de los viejos.

El argumento se inicia con Fernando y Cardona, dos estudiantes que acuden a la boda de su amigo Vicente con el fin de reponer fuerzas y saciar su hambre. Fernando cree estar enamorado de Aurora, la Beltrana, una madrileña de rompe y rasga que coquetea con los hombres, pero sin comprometerse con ninguno. Doña Francisquita, hija de Doña Francisca, está enamorada secretamente de Fernando, y pretende que éste se fije en ella. Sin embargo, es Don Matías, padre de Fernando, quien pide la mano de Francisquita. Ella acepta y urde un plan para conquistar a Fernando.

Francisquita genera una serie de situaciones equívocas y enredos para conseguir que Fernando se dé cuenta de que está enamorado de ella.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios