Elena García Armada | Científica que dará nombre al instituto de la zona de La Granja "Esto es como un pequeño Premio Nobel"

  • "Mi manera de corresponder a este honor va a ser implicarme con el centro. Me gustaría ayudar a despertar vocaciones científicas en los niños y las niñas del instituto y voy a hacer lo que esté en mi mano para ello"

Elena García Armada dará nombre al nuevo instituto de La Granja.

Elena García Armada dará nombre al nuevo instituto de La Granja.

El nuevo instituto de la zona de La Granja y San José Obrero llevará el nombre de Elena García Armada (Valladolid, 1971) y la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) está encantada: "Dar nombre a un centro educativo es de los mayores reconocimientos que se le puede hacer a una persona porque habla de dejar una huella en los más jóvenes que perdurará en el tiempo. Estoy profundamente agradecida a los niños y niñas del instituto, sus familias y al claustro de profesores, la dirección y a los impulsores del proyecto por este honor tan grande. Es, además, un listón más de exigencia académica y profesional para seguir estando a la altura de semejante reconocimiento". 

Ingeniera industrial, doctora en Robótica, investigadora del Centro de Automática y Robótica (CAR) del CSIC y cofundadora de la empresa Marsi Bionics, Elena García es conocida por crear ATLAS, el primer exoesqueleto pediátrico del mundo, diseñado para que niños aquejados por graves problemas de movilidad puedan levantarse de su silla de ruedas y caminar.

Considerada uno de los 10 científicos más brillantes de nuestro país y con numerosos premios y galardones por su actividad científica e innovadora -en 2018 recibió la Medalla de Oro de Madrid-, el del instituto jerezano es un nuevo y distinto reconocimiento para García Armada: "A lo largo de mi carrera profesional he tenido la suerte de haber sido bien valorada en diversas ocasiones pero nunca me podría haber esperado un reconocimiento tan importante. Además, con un jurado tan exigente como son los alumnos. Esto es como un pequeño Premio Nobel". Quizá propuestas como la del instituto jerezano ayuden a visibilizar más el papel de la mujer científica. Elena García así lo espera: "Por norma general hay pocas instituciones educativas dedicadas a científicos y menos aún con nombre de mujer. Y eso, aunque parezca menor, influye porque traslada un mensaje de quiénes son referentes, qué es lo importante, quién contribuye a la sociedad. Que esa mirada se traslade también a las mujeres y a la ciencia es un paso importantísimo. Y, en ese sentido, la propuesta del instituto espero que sirva de ejemplo y de inspiración para que otras instituciones también apuesten por visibilizar el papel de las mujeres en la sociedad".

Sin duda, la científica va a ser un referente para los alumnos y puede influir en su desarrollo: "Mi intención es ayudar a ello. Mi manera de corresponder a este honor va a ser implicarme con el centro. Quiero colaborar con los profesores y con los alumnos. Me gustaría poder ayudar a despertar vocaciones científicas en los niños y las niñas del instituto y voy a hacer lo que esté en mi mano para ello. Y, por supuesto, a disposición de la dirección del centro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios