Turismo

Una firma mallorquina promueve el hotel de cinco estrellas en el Arroyo

  • Urbanismo ya tramita la licencia pedida por Tasaciones y Valoraciones Internacionales para rehabilitar un inmueble junto a la Catedral

El número 13 de la plaza del Arroyo, donde se proyecta un nuevo hotel de cinco estrellas. El número 13 de la plaza del Arroyo, donde se proyecta un nuevo hotel de cinco estrellas.

El número 13 de la plaza del Arroyo, donde se proyecta un nuevo hotel de cinco estrellas. / Vanesa Lobo

Una sociedad domiciliada en Palma de Mallorca, cuyo nombre es Tasaciones y Valoraciones Internacionales SL, es la promotora del hotel de cinco estrellas que se pretende abrir en un edificio situado junto a la Catedral de Jerez, en la plaza del Arroyo. Una vez que el proyecto recibió el visto bueno de la comisión local de patrimonio histórico, ya ha solicitado la licencia de obras para poder reformar este inmueble donde pretende abrir el cuarto hotel de cinco estrellas de la ciudad.

La mercantil, creada a finales de los ochenta y cuyo objeto social es, además de las tasaciones y valoraciones de inmuebles (de ahí su denominación), la compraventa, explotación y arrendamiento de edificios. Eso sí, entre ellas no aparece reflejado la de gestión de establecimientos hoteleros. La sociedad, según se recogen en los registros oficiales, cuenta con unos activos inmobiliarios valorados en casi 700.000 euros. El administrador único de Tasaciones y Valoraciones Internacionales SL es Juan Antonio Sitjar Casares.

La propuesta que realiza esta empresa va encaminada a rehabilitar el número 13 de la plaza del Arroyo, el edificio situado junto al reducto del primer templo diocesano y pegado a la Casa del Deán. La Delegación de Urbanismo ya tramita la licencia para la reforma de una casa burguesa de tres plantas que fue edificada en el siglo XIX y que tiene una superficie de unos 429 metros cuadrados. Según el proyecto presentado, se prevé que el futuro hotel tenga 10 habitaciones y una piscina en la azotea.

El inmueble está incluido en el catálogo de elementos del conjunto histórico del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) bajo la categoría de “interés genérico”. Esta calificación es la que corresponde a aquellos edificios que tienen un carácter singular o que, por razones históricas o artísticas, se hace necesaria la conservación de sus determinaciones arquitectónicas originales, aunque es compatible que se realicen cambios de uso. La ficha del catálogo histórico correspondiente a este inmueble establece que la intervención debe ir encaminada a mantener la apariencia exterior del edificio y los elementos comunes como las escaleras principales y los patios.

Este es uno de los cuatro proyectos hoteleros que actualmente se tramitan en la ciudad. El año pasado, el Ayuntamiento concedió licencia para la reforma de varios edificios históricos que se pretenden destinar también a alojamientos turísticos. Dos de ellos están promovidos por una entidad bancaria en las calles Lancería y Larga que reformarán sus antiguas oficinas para albergar sendos hoteles. Una vez abiertos, ambos establecimientos, que serán de cuatro estrellas, sumarán 82 habitaciones. También el año pasado se dio autorización para un establecimiento de dos estrellas en la calle Guarnidos. Además, abrió sus puertas el hotel Tío Pepe, promovido por la firma bodeguera González Byass.

Según las estadísticas oficiales, la ciudad cuenta en la actualidad con 3.890 plazas repartidas entre 64 establecimientos hoteleros. No obstante, la situación del sector es especialmente preocupante a día de hoy debido a la evolución de la pandemia del coronavirus. Muchos de ellos llevan cerrados desde hace meses debido a la falta de clientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios