LORENZO AMOR ACEDO | PRESIDENTE DE ATA Y VICEPRESIDENTE DE LA CEOE “Familias y empresas aprendimos de la crisis, pero la Administración no”

  • Asegura que la estabilidad política y una menor carga impositiva son las bases para el crecimiento económico

  • “La economía andaluza nos ha sorprendido a lo largo de 2019”

Lorenzo Amor, presidente de ATA, también es vicepresidente de la CEOE desde hace casi un año. Lorenzo Amor, presidente de ATA, también es vicepresidente de la CEOE desde hace casi un año.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, también es vicepresidente de la CEOE desde hace casi un año. / Vanesa Lobo

Lorenzo Amor es el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), uno de los mayores colectivos empresariales de España. También, desde hace ya casi un año, es uno de los vicepresidentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Asegura que las perspectivas de la economía andaluza son muy buenas para este año nuevo. Observa la economía y el mercado laboral desde primera fila y reconoce que en el ámbito económico hay cosas que ni a él, ni a nadie, le cuadran.

- Dicen que las mujeres autónomas vienen pegando fuerte...

- Llevamos ya cuatro años en los que las mujeres están superando a los hombres como autónomos. El emprendimiento tiene en la actualidad rostro de mujer. Además, las actividades emprendidas por mujeres tienen más garantía de estabilidad. En zonas que se están despoblando en el ámbito rural, la mujer además consigue asentar población. Y genera empleo. Otro dato muy importante es que hay muchos autónomos mayores de 50 años que están emprendiendo. En el lado negativo se encuentra que casi 300.000 jóvenes se han perdido del ámbito del emprendimiento en los últimos años. Son datos de carácter nacional. En lo que respecta a la mujer, hay que consolidar esta tendencia de emprendimiento. En el caso de los jóvenes nos preocupa mucho la pérdida de dicho tejido empresarial.

- ¿Son las mujeres mejores autónomas?

- La mujer cuando emprende lo hace con mayor responsabilidad, con mayor garantía de éxito. Se lo piensan más, no lo hacen tan a la ligera como los hombres. La mitad de los autónomos no llegan al quinto año. En el caso de las mujeres se reduce a un tercio. El abandono es mucho menor. Ellas analizan mejor.

- Los autónomos y la carga impositiva, un ‘clásico español’...

- No es un clásico, es una realidad. Cuando un asalariado se convierte en autónomo empieza a descubrir cómo es nuestra vida. Un autónomo paga sus cotizaciones y las de sus empleados, sociedades, IVA, IRPF... Las obligaciones y cargas son enormes. Cuando pagas los impuestos municipales no sólo pagas tu casa, también los del negocio. Cualquier trámite que vayas a hacer te repercute en forma de tasas e impuestos. Tienes que pagar prevención de riesgos laborales, consumo... Es que se trata de una cantidad de obligaciones tal que a veces, y con razón, te desesperas. Hay quienes dicen, y no sin razón, que trabajamos seis meses para Hacienda y el resto para nosotros y nuestros empleados. En el ámbito taurino se decía: “El matador dice a su cuadrilla: este primer toro lo he matado para Hacienda y el segundo ya es para nosotros”.

"Las mujeres autónomas triunfan más que los hombres ya que analizan las situaciones mejor”

- ¿Demasiada presión?

- Por supuesto. La presión fiscal se está disparando en España. Es tremendo y a cada día que pasa hay más impuestos de diseño, porque cada vez se quiere recaudar más. Por las bolsas de plástico, por las casas turísticas, por las bebidas azucaradas... Ahora incluso se habla de un impuesto al diésel. Tenemos un problema de carga fiscal. Las administraciones deberían recortar el gasto público. Vamos a ver, el nivel de endeudamiento de las empresas y las familias españolas está en la actualidad por debajo de la media europea. Es decir, hemos aprendido de los años de crisis. Pero las administraciones no han aprendido la lección. En España en la actualidad se recauda más que en plena crisis, en 2009. Y resulta que hay más gasto público ahora que hace diez años. La conclusión es clara: las administraciones no han aprendido nada. Si hubiera una recesión económica ahora mismo las familias y las empresas estarían preparadas, pero el Estado no.

Lorenzo Amor, el viernes en la calle Larga de Jerez. Lorenzo Amor, el viernes en la calle Larga de Jerez.

Lorenzo Amor, el viernes en la calle Larga de Jerez. / Vanesa Lobo

- Hagamos una pequeña radiografía de Andalucía...

- Andalucía ha tenido un comportamiento en 2019 que a algunos nos ha sorprendido. Y digo que nos ha sorprendido porque a veces la gente puede pensar que esto tiene que ver con el ámbito político. Los políticos ponen el camino junto con las administraciones, pero somos los ciudadanos los que escribimos la partitura. Andalucía lidera el crecimiento de autónomos de España, el 70% del mismo ha sido gracias a nuestra comunidad. Es, además, la segunda región más exportadora, con un crecimiento superior a la media española. La afiliación ocupa la segunda plaza a nivel nacional. Creo que por primera vez Andalucía ha dejado de ser esa comunidad que se queja a ser una comunidad emprendedora que empieza a hacer las cosas y, sobre todo, a creérselas. En estos momentos atraemos inversión y creamos empleo. Esto nos hace prever un 2020 bueno. La previsión de crecimiento es del 1,8%, por encima de la media nacional.

- El dinero, la inversión, la estabilidad, la tranquilidad, todo forma parte de la misma ecuación económica...

- El año 2018 fue complicado para Andalucía. No hubo tranquilidad. Cuando hay confianza se genera estabilidad. Un empresario cuando quiere generar inversión necesita estabilidad. Es verdad que 2019 fue un año de cinco elecciones en España, sin embargo en Andalucía con la rebaja de los impuestos y los Presupuestos se generaron tanto estabilidad como confianza.

- ¿Cómo ve lo que se ha dado en llamar como la intervención gubernamental de Andalucía?

- Yo no le llamaría intervención. Ha sido una acción desproporcionada e injusta que no ha tenido lugar precisamente en el mejor momento. No hay que confundir la política con la gestión. Es verdad que este gobierno actual está cumpliendo sus parámetros económicos y tú, por una gestión que se hizo por otros gestores políticos en 2018, no puedes hipotecar el futuro de los andaluces. Es bueno sentarse y hablar. Antes de haber tomado esa decisión unilateral se debería haber pedido al gobierno andaluz que adoptara medidas, que es lo que hace la Comisión Europea con España. Eso no se ha cumplido. Creo que Hacienda debería haber gestionado esta crisis como lo hace Europa con sus socios.

"Por primera vez Andalucía ha dejado de ser la comunidad que se queja. Hacemos cosas y las creemos”

- ¿Y cómo ve a España en este fin de año político de 2019?

- Debo decir que para gobernar no vale todo. Primero debe estar España, después los españoles y después el Gobierno. Eso lo vino a decir en su momento Alfredo Pérez Rubalcaba. Para gobernar no vale todo. En España hay incertidumbre. Lo que era malo ayer no puede ser bueno ahora. Evidentemente, el Estado de Derecho, la Constitución y la unidad y el bienestar de España deben estar presentes. ¿Incertidumbre? Pues claro que la hay, tanto en el tejido empresarial como en gran parte de la ciudadanía. Si esto genera más castigo a las empresas es malo para todos. Repito que hay que aliviar de gastos a las empresas. La política económica debe guiarse por la ortodoxia económica. No deben ponerse zancadillas a los generadores de empleo, sino autopistas. Apoyar a los autónomos es apoyar el crecimiento y el bienestar social.

- El salario mínimo...

- Cuando se habla de subir el salario mínimo por encima de lo que ha subido la economía o la facturación empresarial es mala noticia, es malo para todos. ¿Hay que subirlo? Pues sí, pero también la renta disponible. Pero es que se está armonizando menos que el salario mínimo. Cualquier subida debe ser escalonada. En dos años no puede subir el salario mínimo un 33%. Ningún bien de consumo ha subido un 33%.

- España es tierra de parados. ¿Un mal endémico?

- Ni en los mejores años de crecimiento hemos bajado de los dos millones de parados. Ese paro estructural está ahí y lo está por que hay colectivos de difícil inserción...

- ¿Y esos colectivos no los tienen países como Francia o Bélgica?

- En España falta formación. Y eso es esencial. La protección por desempleo debe ser una ayuda. España tiene un 24% de economía sumergida y a mucha gente le es más rentable estar en el paro que trabajando. En España hay a diario 500.000 actividades que se llevan a cabo y no cotizan como empleos. La economía sumergida es un mal endémico que castiga a los autónomos que sí cumplen con sus obligaciones.

"No es lógico que en provincias andaluzas con elevado paro haya problemas para encontrar trabajadores”

- Inmigrantes recogiendo fresas en la tierra del paro, chocante como poco...

- Hay que hacer una reflexión. No es lógico que en provincias con paro tan elevado, como es el caso de las andaluzas, se encuentren problemas para contratar trabajadores. Todos debemos reflexionar. Que haya que contratar inmigrantes para recoger la fresa, por ejemplo, es para darle una buena pensada. La protección al desempleo es un derecho y debe estar para quien lo necesite. Todos debemos reflexionar sobre cómo es posible que en determinadas actividades los empresarios sean incapaces de encontrar trabajadores.

- Está a punto de cumplirse el primer año de ATA en el seno de la CEOE...

- Ha sido un éxito, un año ya. La CEOE es ahora mismo una organización única en toda Europa, ya que tiene en su seno a las grandes, pequeñas y medianas empresas así como a los autónomos. Es un hito importante. Yo creo que con este acuerdo (del 16 de enero de 2019) se salda esa deuda histórica con los autónomos. Este acuerdo, por su lado, ya cumple tres años en Andalucía y la relación con Javier González de Lara, por ejemplo, presidente de los empresarios andaluces, ha sido exquisita. En estos 24 años que ATA ha estado separada de la CEOE siempre hemos tenido claro que había que buscar esa unidad. Era importante. Ojalá la clase política echara la vista atrás y recordara los pactos de la Moncloa y se dispusieran a alcanzar acuerdos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios