Jerez

Las empresas dan por hecho los recortes por la subida del Salario Mínimo Interprofesional

  • La Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC) y la Federación de Autónomos (ATA) alertan del recorte de jornadas y plantillas tras el repunte del salario básico a 900 euros

  • Las patronales estiman que la medida aprobada por el Gobierno alcanza a entre 2.000 y más de 4.000 trabajadores de Jerez Los sindicatos aplauden la subida del 22,3 del SMI y minimizan su posible impacto negativo en el empleo

La hostelería y el comercio figuran entre los sectores con mayor alcance por la subida del salario básico. La hostelería y el comercio figuran entre los sectores con mayor alcance por la subida del salario básico.

La hostelería y el comercio figuran entre los sectores con mayor alcance por la subida del salario básico. / Vanesa Lobo

La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a 900 euros mensuales en vigor desde el pasado 1 de enero, uno de los ejes de las negociaciones del Gobierno de Pedro Sánchez con Podemos, ha desatado el debate entre partidarios y detractores de una de las medidas más mediáticas que debería beneficiar a los trabajadores más vulnerables, pero que también puede dejar secuelas en la inflación, el empleo y las nuevas contrataciones, sin que tampoco esté claro que vaya a contribuir a aumentar la recaudación pues podría disparar la economía sumergida.

En el caso de Jerez, la subida del SMI del 22,3%, la mayor de su historia, podría tener impacto según las estimaciones de los empresarios y los autónomos entre 2.000 y más de 4.000 trabajadores de los algo más de 61.000 que cotizan a la Seguridad Social. Los que mantengan su empleo se verán beneficiados por el aumento salarial, pero la medida puede dejar también una larga lista de afectados, en particular los que pierdan su empleo o vean reducida su jornada laboral, pues tal y como ha planteado el Gobierno la medida invita a que muchas pequeñas empresas reorganicen sus plantillas.

Los empresarios su suman a las organizaciones, economistas y expertos en el mercado laboral que alertan de los posibles efectos perversos de un repunte que además de desorbitado, en opinión de la Confederación de Empresarios de Cádiz supone una “agresión” al diálogo social. El presidente de la patronal provincial, Javier Sánchez Rojas, cuestiona en este sentido “las formas” empleadas por el Gobierno, toda vez que recuerda que el acuerdo nacional de los empresarios y las centrales sindicales llegaba al mismo destino con la subida gradual hasta 2020.

El presidente de la CEC lo considera una "agresión gratuita" al diálogo social por parte del Gobierno de Pedro Sánchez

“Es una agresión gratuita que no nos gusta nada”, asegura el también presidente de la Cámara de Comercio de Jerez, quien defiende que el acuerdo escalonado hasta 2020 era “más digerible”, no así “un subidón de un día para otro que muchas micropymes no tienen márgenes para afrontarlo”.

Parafraseando a un miembro de la CEC, el presidente de los empresarios lamenta que el presidente del Gobierno imponga el “monólogo social” con este incremento “unilateral” de los salarios básicos en lugar de apostar por la “transición” acordada con los sindicatos, medida que desconoce a ciencia cierta al número de trabajadores a los que puede afectar en el municipio jerezanos, si bien apunta que puede que sean más de 2.000 o de 3.000.

En línea con la postura de los empresarios, el presidente de la federación nacional de autónomos (ATA), Lorenzo Amor, recordó que la organización a la que representa ya se posicionó a favor de la subida progresiva pactada con los sindicatos desde que el Gobierno anunció la medida.

Según Amor, la subida del Salario Mínimo Interprofesional va a suponer un incremento anual para muchos pequeños empresarios y autónomos de entre 2.800 y 3.000 euros en costes laborales, por lo que no le cabe la menor duda del impacto negativo sobre el empleo y sobre el tipo de jornada.

El presidente de los autónomos cifra entre 2.800 y 3.000 euros el incremento de los costes laborales al margen de la subida

“He hablado con muchos autónomos de Jerez que me aseguran que reducirán la jornada de sus trabajadores y otros me dicen que reducirán plantilla”, alerta el presidente de ATA, quien insiste en su defensa de la subida pactada que en el situaba el SMI en 850 euros, porque “lo lógico es llegar a acuerdos con los que pagan los salarios y no saltarse el diálogo social”.

El presidente de los autónomos, que cifra en más de 4.000 los posibles trabajadores sobre los que tendrá alcance la medida –en España son más de 1,5 millones–, cree que el impacto de la subida no tardará en apreciarse. “Enero y febrero no son buenos meses para el empleo y este año van a ser aún peores”, indica Amor, quien se teme que el Gobierno suba el año que viene a 1.000 euros en lugar de preservar la buena marcha actual de la economía. “España es el país que más empleo genera de Europa y el que más contratos indefinidos está firmando. Este año se han creado 560.000 empleos y se ha logrado el récord de contratos indefinidos, pero aún así todavía hay gente que no sabe dónde estamos y que piden derogar la reforma laboral”.

En contra de las patronales, los sindicatos garantes del acuerdo de diálogo social en el que se pactó la subida progresiva no tienen ningún problema en que se acelere lo que consideran una conquista de los trabajadores más que merecida.

Desde CCOO, el secretario de la unión local, Rafael Tejada, califica la medida de “muy positiva” tanto por la subida para un gran número de trabajadores que están por debajo del salario mínimo como por la inclusión de los empleados de hogar –el acuerdo establece en 7,04 euros/hora el SMIde este colectivo y en 42,62 euros/día el de los eventuales y temporeros–.

CCOO y UGT ven "positiva" la medida, que consideran "una conquista de los trabajadores"

Pese a que Tejada cree que el Gobierno debería haber trasladado la medida a la mesa de concertación social, entiende que la misma no tendrá tanto impacto negativo en el empleo a corto ni a largo plazo. Además, prosigue el responsable de CCOO, “a mayor poder adquisitivo de los trabajadores, más gasto y eso genera riqueza”, si bien admite que “posiblemente también fomentará la economía sumergida, pero es cuestión de que el Gobierno aumente los controles y las inspecciones”.

En representación de UGT, su secretario comarcal Pedro Alemán, también considera “positiva” una medida que responde a una “vieja reivindicación” de los trabajadores y resta importancia a su aprobación por el Gobierno en solitario, toda vez que asegura que “los empresarios también se saltan muchos acuerdos”.

Alemán tampoco da mucho crédito a las advertencias de estadistas, expertos y organismos, “los voceros de turno que cada vez que hay una conquista social alertan del impacto negativo sobre la economía” y recuerda que la subida del 22,3% no es nada en comparación con lo que han perdido los trabajadores con la crisis”, que a su juicio puede rondar el 40% en salarios, además de miles y miles de puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios