Jerez

Exigen una medición de ruidos de locales nocturnos del casco histórico

  • La asociación de vecinos dice que está dispuesta a adoptar acciones legales para garantizar el descanso

La asociación de vecinos Centro Histórico ha remitido un escrito al Ayuntamiento en el que reclama una medición de decibelios en los locales de ocio nocturno del casco histórico, desde la plaza del Cubo a la plaza de Vargas, ya que, según aseguran los residentes, la situación por los efectos que sufren como consecuencia del botellón "ha mejorado algo desde que se implantó el dispositivo policial, pero los locales siguen agrediendo acústicamente al vecindario las noches de los fines de semana". El presidente de esta asociación, Alejandro González, señaló que se está cayendo en un "estúpido juego del gato y del ratón, de forma que cuando pasamos los vecinos durante las patrullas que seguimos haciendo o bien la Policía los locales quitan la música y después la vuelven a poner".

Los vecinos quieren que dichas mediciones se hagan bien por la Policía Local o por inspectores de Medio Ambiente que se ocupen de medir el ruido tanto en el interior como en el exterior de dichos locales durante las horas avanzadas de la madrugada y en presencia de una comisión vecinal. También piden en la carta, que han remitido directamente a la alcaldesa María José García-Pelayo y a varias delegaciones municipales y de la Junta, que se hagan mediciones desde el interior de las viviendas habitadas que lindan con dichos establecimientos de ocio. "Por supuesto, no vamos a tolerar más agresiones acústicas en este centro histórico, por lo que no nos sirve como excusa la no existencia de medidores o la incompatibilidad horaria". González manifestó que si no se atienden sus peticiones en un corto plazo de tiempo "entenderemos que desde el Ayuntamiento se consienten y se bendicen dichas actividades ruidosas y molestas", por lo que la asociación está decidida a adoptar acciones legales para garantizar el descanso de los vecinos. No obstante, la asociación espera encontrar una respuesta en el Ayuntamiento que evite llegar a esos extremos.

Desde el Consistorio dijeron ayer, que antes de las Navidades ta el delegado de Urbanismo y Movilidad, Agustín Muñoz, ya mantuvo un encuentro con esta asociación y que quedaron emplazados a otra nueva en enero, que finalmente se llevará a cabo a principios de la próxima semana. En la misma, en la que también estará la delegada de Medio Ambiente, Felisa Rosado, se abordará precisamente las denuncias existentes por el ruido.

Las quejas por los efectos de los botellones en el casco histórico comenzaron hace unos meses y las denuncias llevaron a incrementar el dispositivo policial en la zona, un dispositivo que la asociación entiende que "no se puede quitar sin contar con la opinión de los vecinos. Estamos seguros que esta tranquilidad actual es engañosa y que el problema no está ni mucho menos solucionado".

Por otra parte, González señaló que desde la asociación se está trabajando no sólo en los problemas que atañen a estos barrios históricos, sino que además se están haciendo otro tipo de propuestas y recordó la solicitud que se ha hecho al Ayuntamiento para que conceda la Medalla de Oro de la Ciudad a la Virgen del Desconsuelo, por la vinculación de la hermandad de Los Judíos con el barrio de San Mateo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios