El Rebusco

Homenaje a Shakespeare

  • Jerez reivindica este sábado a las 12 en el Parque González Hontoria un año más la figura y la obra del afamado escritor inglés

Orson Welles como Falstaff. Orson Welles como Falstaff.

Orson Welles como Falstaff.

Un año más, Jerez reivindica la figura, y la obra, de William Shakespeare en la promoción de los vinos de la tierra. Este tradicional evento cultural, enmarcado en la programación de la Fiesta de la Vendimia, tendrá lugar este sábado 5 de septiembre, a las 12´00 horas, junto a su monumento ubicado en el Parque González Hontoria.

Como es habitual, con la organización de la asociación cultural Cine-Club Popular, se llevará a cabo una ofrenda floral, a la que seguirá las lecturas, en español e inglés, de algunos textos de sus obras por parte de los alumnos del profesor Lorenzo Calderón. El acto se cerrará con un jerez de honor ofrecido por las bodegas Faustino González, venenciado por el bodeguero Jaime González.

Para el diseño del programa se ha contado con la colaboración de Juan Gallego, responsable de la web Jerezsiempre.

En esta ocasión, y debido a las circunstancias especiales que concurren a causa de la covid-19, se tomaran medidas de precaución para estos casos donde se reúne un grupo de personas en un espacio abierto, respetándose la distancia entre los participantes, así como el uso obligatorio de las mascarillas protectoras.Igualmente, se proporcionará gel antiséptico a los asistentes.

Loco por el jerez

Pese a ciertas dificultades, que se han ido solventando en cada convocatoria, el balance de estos quince años puede decirse que ha sido positivo. Lejos queda aquella lluviosa mañana del sábado 25 de noviembre de 2006. Una docena de amigos nos reuníamos en el parque González Hontoria para recordar al gran publicista del jerez que fue Shakespeare. Junto a su monumento, el único existente en España.

Un monolito que por aquel tiempo aún estaba cubierto de pintura, por obra y gracia de los grafiteros, y de las largas ramas del gran eucalipto que crecía a su lado. Aún no habían hecho efecto mis denuncias para que se adecentara, lo que tuvo lugar un tiempo después.

José Luis Jiménez ante el monumento. José Luis Jiménez ante el monumento.

José Luis Jiménez ante el monumento.

En estos años hemos contado con la presencia de personalidades como la poetisa laureada Carol Anne Duffy. Esto ocurrió en el 2009, ya que además de recoger su barril de jerez por gentileza del Consejo Regulador, tal como es reglamentario en estos casos, quiso unirse al homenaje de la quinta edición.

No hay que olvidar que en la contraetiqueta de las botellas del vino que eligió hizo imprimir este poema donde recuerda a su paisano: “Who wouldn’t feel favoured, at the end of a week’s labour, to receive as part-wages a pale wine that puts the mouth in mind of the sea … and not gladly be kissed by gentle William Shakespeare’s lips, the dark, raisiny taste of his song; bequeathed to his thousand daughters and sons, the stolen wines of the Spanish sun …",

En el 2012 la investigadora inglesa, Helen Moorwood, impartió una conferencia como complemento al homenaje. Moorwood publicaría al año siguiente el libro Shakespeare´s Stanley Epitaphs; teniendo la gentileza de regalarme un ejemplar dedicado.

Un año antes, y con la colaboración del Club Filatélico, se lanzó un sello personalizado de curso legal con el rostro del escritor, al que iba acompañado de una postal con la imagen del monumento.

Con la rotulación de una calle dedicada a Shakespeare se alcanzaba un deseo largamente esperado. La inauguración se llevó a cabo el 23 de abril del 2012, siendo alcaldesa María José García Pelayo.

Está situada en Puertas del Sur, cercana a la calle de Ben Jonson, rotulada también ese mismo día. De esta forma los dos amigos de farra, y aficionados al jerez, estaban juntos de nuevo.

Programa de la Fiesta de la Vendimia del año 1956. Programa de la Fiesta de la Vendimia del año 1956.

Programa de la Fiesta de la Vendimia del año 1956.

Hay que comentar que en un principio el PSOE, por iniciativa del Concejal Casto Sánchez, profesor de Literatura, decidió ubicarla en el Polígono San Benito. A esa idea descabellada se opuso la asociación de vecinos de aquella barriada, además del que esto suscribe como proponente de dicha solicitud.

El autor más importante en lengua inglesa de todos los tiempos era un buen conocedor de los vinos de Jerez, vino que apreciaba hasta el punto de incluirlo en ocho de sus obras, mencionándolos en más de 40 ocasiones, ya fuera con el apelativo de sherris, sherris-sack o simplemente sack.

Su pasión por el sack era compartida por sus contemporáneos, muchos de ellos dramaturgos de fama en la corte de la reina Isabel I, como John Fletcher, Francis Beaumont, John Donne, Robert Herrick, Michael Drayton o el mismo Ben Jonson, que solían beberlo en la Mermaid Tavern o en la Board’s Head, en Londres, cuando las bodegas de las tabernas londinenses rebosaban del vino jerezano capturado por Drake, en su asalto a la ciudad en 1587.

Para abundar en el conocimiento de esas especiales relaciones entre el gran autor inglés y el jerez nos remitimos a dos obras fundamentales: Shakespeare and alcohol (1978), de Buckner B. Trawick, y Wine in Shakespeare Days and Shakespeare´s Plays (1964), de Andre L. Simon.

Sus palabras, dedicadas al Jerez, aún resuenan en los teatros del todo el mundo, en boca de los actores que le dan vida y actualidad.

Falstaff

Una de las mayores especialistas de Shakespeare en España es la investigadora de la Universidad de Murcia, Doña Laura Campillo Arnaíz. Además de su tesis doctoral, defendida en el 2005, ha escrito diversos artículos sobre las traducciones al español de las obras de este autor.

En uno de ellos, La traducción histórica de los vinos españoles en las obras de Shakespeare (2017), publicado en el nº 11 de la revista de Historia de la traducción, aclara, por fin, algunas de las dudas que han surgido respecto a término sack en las diversas versiones que se han hecho al español de las obras de Shakespeare: “La diversa procedencia, calidad y composición de los sack, junto con el hecho de que el vino de Jerez comenzara a llamarse sherris o sherry, no nos permite afirmar que el sack al que Falstaff alude en la primera parte de Enrique IV fuera jerez en todos los casos. Aun así, creemos que Falstaff exigiría el sack de mayor calidad en las tabernas, ya que el compañero del príncipe Enrique se perfila como un experto en bebidas que, con el dinero de aquel, puede gastar con largueza. En consecuencia, siendo el mejor de los sacks el de jerez, estimamos que ése sería el que querría consumir Falstaff, aunque quizás no fuera siempre el que le sirvieran”.

Un error que se ha ido perpetuando a lo largo de estos años, incluida la más difundida, la de Luis Astrana Marín, en los años `30.

La presencia del sack en Shakespeare ha provocado discusiones a la hora de dilucidar a qué vino español podía hacer mención, disputándose tal honor el canary sack y el sherish sack. Como bien se observa, la profesora Campillo se pronuncia a favor del vino jerezano, ante posiciones en contra como la defendida por profesor canario, Pero Nolasco Leal.

Tanto Shakespeare, en la vida real, como su personaje de ficción, Falstaff, están unidos al jerez gracias al arte. El primero lo bebía junto a sus amigos de juerga en las tabernas del bullicioso Londres de finales del XVI, el otro ensalzado por la pluma de su creador, al que apodaba como el gran tonel de jerez con azúcar (sack and sugar) hacia lo mismo en las aventuras que su creador le hacía pasar.

Su criatura ha sido llevada al cine de la mano de directores como Orson Welles y Kenneth Branagh, o en múltiples adaptaciones en los escenarios. Una de ellas, Las alegres comadres de Windsor se estrenó en el teatro barcelonés de El Dorado el 10 de julio de 1902.

Falstaff fue interpretado por un popular actor del momento, Emilio Thuillier.Y Verdi, que tampoco pudo sustraerse a la influencia del personaje, compuso una ópera que llevaba su nombre.

Desde 1956

En 1956, los organizadores de la Fiesta de la Vendimia deciden que sea Inglaterra, por motivos más que evidentes, el país homenajeado ese año. Esta decisión no fue muy del agrado de las autoridades. que por aquellas fechas mantenían una actitud beligerante por el contencioso de Gibraltar.

Con mucha mano izquierda se trató de solventar tan delicado asunto, centrando la atención en la figura de Shakespeare. Por tal motivo, no en vano el Capataz de Honor de ese año fue el inglés Guido Williams, dueño de las bodegas Williams&Humbert, se decidió erigir un monumento a la figura del escritor inglés, obra de Francisco Pinto.

El 9 de septiembre de 1956, a las dos de la tarde, se reunía un amplio grupo de personalidades en torno al monolito, entre estos el alcalde Álvaro Domecq, Mr. Pilcher, representante de la Embajada británica, que leyó el monólogo de Falstaff, Alberto Durán, Francisco Paz Genero, Javier López de Carrizosa, y el presidente del Consejo Regulador, José R. García Angulo, entre otros.

Otra fecha destacada en esta relación fue la del 21 de marzo de 1957. Un grupo de jóvenes poetas y artistas, reunidos en torno a dos asociaciones culturales jerezanas, organizaron de forma espontánea el “primer homenaje” a Shakespeare en la ciudad. Entre éstos estaban Manuel Pérez Celdrán, Esteban Pino Romero, Manuel Ríos Ruiz, Juan de la Plata, Sebastián Moya “Cachirulo” y Pepe Benítez Troya.

Rastreando la prensa local, La Voz del Sur, nos encontramos con dos hechos poco conocidos relacionados con el monumento a Shakespeare.

El primero, la visita a Jerez, el 22 de mayo de 1959, del Lord Mayor de Londres, Sir Harold Gillett. Entre los actos oficiales se incluía una ofrenda floral ante el conjunto escultórico dedicado a Shakespeare. Al Lord Mayor le acompañaba el alcalde Tomás García Figueras.

El otro tuvo lugar el 23 de abril de 1964. El titular de la noticia decía así: “Significativo homenaje de Jerez a Shakespeare”.

Y continuaba: “Con motivo del Día del Libro Ayuntamiento y Consejo convocan a un selecto grupo de invitados junto al monolito para rendir tributo al autor de fama mundial que glorificó nuestros vinos en sus obras”.

Al acto acudieron el alcalde accidental, Juan Maldonado, el presidente del Consejo, Salvador Ruiz Verdejo, la vice cónsul británica en Jerez Mrs. Swithinbank, y bodegueros como Ugo Ungricht, José Ignacio Domecq González, Mauricio González-Gordon, Pedro Fernández-Gao y Jósé Craven-Bartle, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios