Sucesos

Encarcelan al párroco de San Rafael por abusos a un niño preadolescente

  • El Obispado se presenta como acusación tras poner el caso en conocimiento de El Vaticano

  • La causa queda bajo secreto de sumario mientras la Policía busca más casos

Imagen de la iglesia de San Rafael. Imagen de la iglesia de San Rafael.

Imagen de la iglesia de San Rafael. / Manuel Aranda

El párroco de la iglesia de San Rafael,. Arturo V. U., se encuentra desde el pasado martes ingresado en prisión preventiva en el centro penitenciario de El Puerto de Santa María, concretamente en Puerto II, como presunto autor de un delito de pederastia perpetrado sobre un menor de edad, un preadolescente que no llega a los 14 años de edad, pudo saber este medio.

El sacerdote, Arturo V. U., ha sido de inmediato apartado de sus funciones por la Diócesis de Asidonia-Jerez mientras se esclarecen los hechos, los cuales, según indicaron a este medio de comunicación fuentes legales, se perpetraron recientemente.

Según ha podido saber este periódico, al cura se le está investigando por presunto abuso de menores, una circunstancia que ha sido denunciada a Fiscalía por la propia Diócesis de Jerez, encabezada por el obispo, José Mazuelos.

El sacerdote es de Guatemala y no tenía antecedentes al obtener la nacionalidad

De hecho, desde la Diócesis Asidonia-Jerez se puso en marcha hace unas semanas su protocolo interno al conocer la noticia, por lo que se remitió un informe a Roma que, tras estudiarlo, ordenó de inmediato la denuncia.

Dicho protocolo fue establecido por la Iglesia Católica después de que multitud de casos de abusos de menores afloraran en países americanos, especialmente norteamericanos como Estados Unidos y Canadá. El mismo consiste en remitir un expediente informativo a El Vaticano (Roma), donde los servicios jurídicos de la Iglesia analizan el caso. Dependiendo de las pruebas se procede al archivo de la causa pero si se ven indicios de delito se insta a la Iglesia local a su denuncia ante las autoridades, preferentemente ante la Fiscalía”.

Eso exactamente es lo que sucedió. El Obispado puso los hechos en conocimiento de la Fiscalía que procedió a derivar los hechos al Cuerpo Nacional de Policía que fue el encargado de proceder a la detención del párroco y ponerlo a disposición del Juzgado de instrucción número 3 de Jerez que se ha hecho cargo de la investigación.

Dicha investigación, que está bajo secreto de sumario, se encuentra en estos momentos en sus primeros compases, ya que no se descartan más casos. Fuentes policiales destacaron a este medio que “es muy habitual que una vez que se da a conocer un caso otras familias, avergonzadas por el carácter de estos hechos, deciden dar el paso adelante y acuden a denunciar”.

Del sacerdote se sabe que es de origen guatemalteco y que forma parte del movimiento neocatecumenal, conocidos en el seno de la Iglesia como los ‘Kikos’, que practican la religión católica siguiendo muchos ritos hoy caídos casi en el olvido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios