Jerez

Investigadores de la UCA estudian el consumo del jerez y sus emociones

  • Analizan los hábitos de consumo y las reacciones en los consumidores para ayudar a definir estrategias que promuevan su consumo, sobre todo entre los jóvenes

  • El estudio señala que la manzanilla y el fino, por este orden, son los vinos de Jerez más conocidos y que su consumo se vincula principalmente a celebraciones o eventos y reuniones familiares

Botellas y copas con distintos tipos de vinos de Jerez. Botellas y copas con distintos tipos de vinos de Jerez.

Botellas y copas con distintos tipos de vinos de Jerez.

“La comprensión de la percepción del consumidor es fundamental a la hora de entender las características del producto, así como para analizar las estrategias necesarias para promover el consumo en poblaciones en las que actualmente tiene poco incidencia, como son los jóvenes”. Investigadores de la Universidad de Cádiz (UCA) participan en un proyecto cuyos resultados pueden servir de base para, de un lado, optimizar las campañas de marketing del vino de Jerez y, de otro, establecer un marco común de investigación para el estudio de sus particularidades.

El trabajo de los investigadores, pertenecientes al grupo Inteligencia Emocional (HUM-843) y coordinados por el profesor Serafín Cruces Montes, se centra en el estudio de los hábitos de consumo y la evocación emocional desarrollada en torno al vino del Marco de Jerez.

Según informa la UCA en un comunicado, el proyecto está financiado por el Vicerrectorado de Investigación, a través del Plan Propio de Investigación y Transferencia, y pretende analizar las emociones evocadas por los vinos jerezanos, así como su vinculación al consumo, la publicidad y el marketing. Para ello, se están empleando métodos de recogida de información tanto cualitativos como cuantitativos, ya sea a través de un autoinforme, grupos focales y/o medidas biométricas. La metodología utilizada se corresponde a un diseño exploratorio clásico, donde se comparan dos muestras (expertos y no expertos) según el nivel de conocimiento que tienen sobre el vino.

Investigadores del estudio de hábitos de consumo del vino de jerez. Investigadores del estudio de hábitos de consumo del vino de jerez.

Investigadores del estudio de hábitos de consumo del vino de jerez.

En la encuesta realizada han participado 2.189 miembros de la comunidad universitaria. “La participación ha sido muy buena y hay que tener en cuenta que, si bien se han realizado encuestas anteriores sobre el vino de Jerez, no hay precedentes de ninguna de este tamaño de muestra y cuyo objetivo sea definir los hábitos de consumo y actitudes en relación al mismo”, explican desde el grupo de investigación. Asimismo, sostienen que “esta encuesta supone un primer paso fundamental para describir la idiosincrasia sensorial de un producto tan importante en nuestra cultura”.

Cerca de 2.200 miembros de la comunidad universitaria participan en la encuesta de mayor tamaño realizada sobre el jerez

De las 2.189 personas encuestadas, 44,9% fueron mujeres, mientras que el 55,1% corresponde a hombres. Las poblaciones de residencia con más participantes fueron Cádiz (532), Jerez de la Frontera (507), Puerto Real (218), San Fernando (212), El Puerto Santa María (191) y Chiclana de la Frontera (128). Otros datos a destacar son los porcentajes de participación distribuidos en relación con la UCA: el 61% corresponde a alumnado de grado, 17,7% a personal docente e investigador, 11,1% a alumnado de máster, mientras que el 8,7% correspondería a Personal de Administración y Servicios.

En los resultados iniciales, se puede destacar el hecho de que los vinos más conocidos son la Manzanilla y el Fino (por ese orden) frente al Palo Cortado y el Amontillado, que son los menos consumidos. De igual forma, es interesante indicar que los vinos de Jerez suelen ser consumidos principalmente en celebraciones o eventos, así como en reuniones familiares o con amigos, a pesar de que la mayoría piensa que éstos no deberían solo consumirse en ocasiones especiales.

La mayoría de los encuestados sostiene que “consumir vino de Jerez con moderación es saludable” y que debe hacerse sin mezclas con otras bebidas. De igual forma, una amplia mayoría de los participantes en este muestreo afirman que “el vino de Jerez es un producto cultural” y que “les gustaría aprender más sobre estos vinos y realizar más actividades relacionadas con ellos”. Además, los investigadores afirman que han encontrado diferencias significativas en la percepción que tiene sobre el vino la población joven (menores de 30 años) con respecto al resto de participantes, información de mucha utilidad para fijar nuevas estrategias que fomenten el consumo responsable.

Estos primeros resultados se complementarán con la realización de pruebas de cata sensorial, así como también pruebas de carácter biométrico como la fijación ocular, entre otras. Se espera que los resultados obtenidos en el estudio ayuden a optimizar las campañas de marketing del vino de Jerez y establecer un marco común de investigación para el estudio de sus particularidades.

Este trabajo de investigación se viene desarrollando en el Instituto de Investigación de Desarrollo Social y Sostenible (INDESS), y cuenta además con el respaldo del Instituto de Investigaciones Vitivinícolas y Agroalimentarias (IVAGRO) y el Consejo Regulador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios