Jerez íntimo | Espacio patrocinado Jerez: la familia Cambas, José Carlos y el resentido social

Alfa: Los resentidos sociales propugnan a la remanguillé la desestructuración familiar. Los resentidos sociales no saben echar la soga tras el caldero ni tampoco echar los pies por alto y ni siquiera echar guindas al pavo. En todo caso, y dando pábulo a la murmuración, sí echan balones afuera y peste -muchísima peste- sobre los demás. Y, puestos a echar, también echan leña al fuego. Los resentidos sociales -¡se les reconoce a leguas!- protestan por todo, cascarrabias congénitos: son el contraejemplo de la amistad a prueba de bombas, en tanto la conciben no ya como un valor religioso -¡amarás al prójimo como a ti mismo!- sino como un pulsómetro -a la baja, renqueante- de la (nula) autorrealización personal. Siempre operan por agravios o desagravios comparativos. Seguro que usted, lector de este lunes de bostezos tempranos, enseguida ha reconocido algún resentido social entre su amplio muestrario de gente más o menos cercana -o quizá lejana-. ¿Sí o sí?

Beta: En el jerez de honor ofrecido tras el Pregón de los Reyes Magos mantengo conversaciones con Juan María Vaca y Félix Sollero sobre el efecto saludable y salutífero de los vinos de esta bendita tierra, con el edificante cofrade Rafa Marín (cuyas conclusiones me reservo para otra próxima columna salomónica en este papel prensa) y con el amigo de años José Carlos Fernández Moscoso, hijo del pregonero de los Magos de Oriente José Carlos Fernández Moreno. El joven José Carlos -bendita rama que al honroso tronco salió- tiene subidos a YouTube dos trabajazos de reportaje periodístico forjados, bajo la canícula, a libreta y chanclas de viaje a la Alcarria. Busquen en YouTube ‘12 localizaciones imprescindibles para recordar Verano Azul’ y ‘Regreso a Verano Azul (2019)’ y comprueben de primera mano esta aportación -a pie de obra- cuya intencionalidad y cuya originalidad me he bebido a sorbos durante los dos siempre penúltimos “tiempos estivales”.

Gamma: Toda familia -que se precie de serlo por genealogía y por heráldica- ha de reunirse durante las fiestas Navideñas en el brindis de la más trascendente armonía. Así ha sucedido, un año más, con la gran familia Cambas, muy fecunda de bonísimas personas. En ellas se galvaniza el sentido textual del título de una de las obras más fulgentes de Mario Benedetti: “El porvenir de mi pasado”. La familia Cambas es canela pura en rama. Me congratula guardar estrecha e intocable amistad con algunos de sus miembros. Verbigracia con Óscar Real Cambas, tan sobresaliente en tantísimas facetas. Esta Navidad de nuevo se ha producido el encuentro de la conocida estirpe jerezana. Y allí, en el lugar que fuere, como versos del largo poema de la vida, como eslabones de una misma emoción, juntos estuvieron Pedro Llanza Nolasco, Germán Cordero Iñigo, Sonia Mateos Yáñez, Hector Llanza Ortiz, Alicia Campos, Lola Llanza Cambas , Antonio Rodríguez Porra, María Luisa Lucena Cuello, Gloria Llanza Cambas, Iñigo Real Cambas, Rocío Cambas Diestro, Juan Real Román, Agustín Cambas Roldán, Óscar Real Cambas, Salvador Cordero Martín, Loli Iñigo Roldán, Carmen Cambas Diestro, Gloria Cambas Portillo, Ángel Rodas Cambas, Mercedes Portillo Cia, Eduardo Cambas Diestro, Nuria Salido Barrones, Agustín Cambas Portillo, Idoia Domínguez, Lourdes León Vaz, Ana Rosa Garcia Márquez, José Real Cambas, Martín Real Domínguez, Paloma Gallegos, Luis Cambas Portillo, Antonio Lucena Gonzalez, María Dolores Cuello Perez, Marta Conejero Diestro, Lola Diestro, Pablo Cambas Salido, Pedro Llanza Cambas, Jaime Cambas Salido, Óscar Real Mateos, Iñigo Real Gallego, Carmen Llanza Cambas, Blanca Llanza Cambas, Blanca Cambas León, Alicia Cambas, María Cambas Salido, Marta Cambas Salido, Eduardo Cambas, Alvaro Llanza Cambas, Victoria Llanza Cambas, María Cambas Salido, Paloma Real Gallego, Eugenia Real Gallego, Juan Real Domínguez, Germán Cordero García…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios