Beatriz Vergara. Directora corporativa de Enoturismo

"Jerez inspira a los artistas, que lo dan todo en el escenario"

  • La responsable de 'Veranea en la Bodega' y Tío Pepe Festival asegura que afrontan esta nueva edición con "ilusión" y con cambios para garantizar el disfrute total del público

  • 'Veranea en la Bodega' crece

Beatriz Vergara posa en las bodegas González Byass, durante la entrevista.

Beatriz Vergara posa en las bodegas González Byass, durante la entrevista. / Miguel Ángel González (Jerez)

A falta de un par de semanas para que comience la VIII edición de Tío Pepe Festival, que se incluye en el amplio ciclo 'Veranea en la bodega' de González Byass, su directora, Beatriz Vergara, nos recibe en su despacho. Ultima detalles rodeada de papeles, sin perder la sonrisa, y con un fuerte equipo detrás que mantiene el alma de este Festival, cada entrega, a pesar de las dificultades vividas durante la pandemia. Afrontan un nuevo tiempo con esperanza y "sueños" que esperan cumplir muy pronto. 

-¿Ha llegado la normalidad a Tío Pepe Festival?

-Hay que seguir teniendo mucho cuidado porque para nosotros es muy importante que la gente disfrute de la mejor manera posible. Parece que este año entramos con calma y, sobre todo, con una cierta certidumbre de aforos y sedes. Y lo afrontamos con muchísima ilusión y ganas.

-¿Cómo son las semanas antes de que se inicie el programa estival?

-Bien, bien. Al tener esa certidumbre, la venta de entradas se ha ido realizando con tiempo y en este último sprint entran aquellos que han esperado un poco, pero la cosa va bien y creo que tendremos un festival bueno. Desde Navidad se han ido vendiendo entradas, a diferencia del año anterior, que hasta mayo no se sabía muy bien qué iba a pasar. La gente ha planificado un poco más sus vacaciones y eso se ha notado. También creo que la gente ya nos espera cada año, espera ver el cartel completo para elegir. Eso nos orgullece porque vamos fidelizando en el sentido de que el concepto como festival funciona y que no es uno más, sino que busca una diferenciación con otras ofertas que ya existen. No es sólo la música, sino el entorno, la experiencia de alrededor del mundo del vino y también de la historia de esta ciudad y del patrimonio cultural que ofrece. Las bodegas son parte de este patrimonio. 

-Este año el Festival repite con la ubicación de Las Copas, además de La Tonelería. 

-Fue bien el pasado año. Y aunque es un concepto distinto, es una bodega con una parte histórico y cultura importantes, patrimonio también de la arquitectura andaluza. La verdad es que para determinados conciertos este espacio funciona muy bien, es más fácil llegar, más amplio. Este año también recuperamos intensidad en La Tonelería, para que la gente así pueda vivir las dos opciones. 

-¿Qué cambios podrán ver este año los asistentes en cuanto a servicios?

-El año pasado, por imperativo legal, tuvimos que cambiar de sede para poder abordar las necesidades de limitación de aforo. Claro, las cosas cuando se hacen de forma un poco precipitada pues tienen errores que hemos intentado corregir, a todos los niveles, de comodidad, de seguridad, afluencia, servicios... de todo. Y, evidentemente, seguro que tenemos que mejorar, pero vamos a poner todo de nuestra parte para que la gente esté lo más cómoda posible y disfrute al máximo. Y este año además volverá a complementarse toda la oferta con música en directo después de los conciertos.

-Respecto a Solera y Compás, que nunca falte. 

-Hemos ido creciendo cada año. Para nosotros, el flamenco es una apuesta importantísima a nivel de oferta porque creemos fielmente que Jerez tiene que ser la bandera del flamenco siempre porque es único en el mundo. 

-Y regresan las Cenas del Festival, las que se desarrollaban después de cada concierto.

-Este año se continúa con los tres restaurantes en la bodega, con el flamante Restaurante Pedro Nolasco abierto en la misma bodega, el restaurante Avanico de Fran Oliva en los Jardines de Villa Victorina; y Gatxupa, que llega desde San Sebastián, del chef Bruno Oteiza, que estará alojado en el porche de Los Gigantes. Evidentemente, en las zonas del festival habrá también barras con pequeñas zonas gastronómicas. A ello se suman las Cenas de las Estrellas con El Cenador de Amós y Jesús Sánchez, y Juanlu Fernández,  junto a Marcos Nieto y los hermanos Guardiola, del restaurante Cañabota. 

-¿Cómo se hace la selección de artistas del Festival de cada año? 

-Pues escuchamos mucho al público porque es el que te va marcando un poco qué es lo que quiere venir a ver. Luego hay una parte muy aspiracional de lo que nos gustaría a nosotros. En este caso, yo he visto plasmada esa ilusión con Plácido Domingo, meta que nos habíamos propuesto desde hace varios años. Y Serrat, que para nosotros es un orgullo, no sólo un día, sino dos.

Tengo que decir que los artistas que vienen, y han venido al Festival tienen, y han tenido, una gran profesionalidad. Hay una gran entrega al público y ya el pasado año vivimos un festival muy especial y difícil, y el éxito fue la entrega que encontramos en los artistas a todos los niveles. Pero también es verdad que Jerez imprime una magia muy especial, ya no sólo el festival, sino la ciudad como tal y todo lo que ofrece. Eso inspira a cualquiera y a los artistas a darlo todo en el escenario. 

-¿Piensan ya en 2023? ¿Algún reto?

-Sí. Es verdad que todavía hay poco avance porque todos los artistas están en giras actuales, pero sí empezamos a pensar en qué artistas nos gustaría traer, pero que hay que ver cuáles estarán de gira, y que además pasen por España y cuadren las fechas. En ello estamos. Y si me preguntas qué faltaría, como reto, pues nos encantaría acercarnos más a la viña y hacer algo en ella especial, no sólo en el entorno de bodega. Quizás, si soñamos despiertos, complementar el festival con el entorno de la viña. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios