Los trabajadores de la Justicia y el atasco judicial Funcionarios estresados

  • Juan Pedro García: “Hay que adecuar la plantilla de Justicia a la realidad social de Jerez”

  • "Irse de vacaciones supone que los expedientes crezcan y crezcan sin parar. Nadie te cubre"

Juan Pedro García Bazán, secretario andaluz de Acción Sindical del Sindicato Profesional de Justicia, en su despacho. Juan Pedro García Bazán, secretario andaluz de Acción Sindical del Sindicato Profesional de Justicia, en su despacho.

Juan Pedro García Bazán, secretario andaluz de Acción Sindical del Sindicato Profesional de Justicia, en su despacho.

Juan Pedro García Bazán es el secretario andaluz de Acción Sindical del Sindicato Profesional de Justicia (SPJ-USO). Asegura que el actual panorama de inestabilidad hace más que posible que deba afrontarse en breve un aumento de la litigiosidad. Cuando los datos económicos comienzan a retroceder (recesión y crisis) o frenan su crecimiento (ralentización) aumenta el trabajo en los juzgados “pues es entonces cuando empiezan los despidos e, incluso, personas sin medios delinquen. Es algo que se ve perfectamente en los juzgados de lo Social y de lo Penal”.

Todo ello provoca que el sistema judicial, de por sí ya muy atascado (recuérdese que en Jerez sólo tres órganos no exceden la carga de trabajo asignada) puede ver muy agravada su situación. “Cuando se dan este tipo de indicadores hay que reforzar las plantillas para que no nos provoque aún más atasco”, señala García Bazán.

La situación de la Justicia es tal que pese a crearse relativamente hace poco tiempo el séptimo juzgado de Primera Instancia “ya hay marcadores que recomiendan la apertura de, al menos, dos más”. Los marcadores a los que se refiere el secretario de Acción Sindical de USO son “las normativas que indican que si en cinco años se acumula más de un 30% de asuntos por encima de la carga de trabajo hay que crear otro juzgado. Con los datos actuales habría que crear al menos dos juzgados de Instancia más”.

La saturación de la Justicia tiene una serie de riesgos psicosociales. “El sentimiento más común entre los miembros de la Administración de Justicia es el de estar estresado. Todo el tiempo estamos sometidos a una carga de trabajo enorme. Hasta el hecho de disfrutar de vacaciones te acarrea problemas”. Se refiere García Bazán al hecho de que “cuando disfrutas de tus vacaciones el trabajo se va a ir acumulando en la mesa. Nadie viene a sacarlo por ti. Y a este trabajo se suman además los casos que van entrando”.

Exactamente igual sucede con las bajas laborales, las cuales no se reponen con nuevo personal hasta los dos meses. Durante ese tiempo el trabajo del funcionario en cuestión se queda sin hacer. “No ha excepción alguna. Esto es así y los funcionarios de Justicia llegan a coger vacaciones partidas para que el impacto de su ausencia no sea tan duro”. Desde el Sindicato Profesional de Justicia llegan a asegurar que “hay compañeros a los que les han ingresado a un familiar en estado grave y ni siquiera han cogido los tres días a los que tienen derecho por ello”.

Por dichas circunstancias denuncian los riesgos psicosociales que corren estos trabajadores por lo que apremian a la Administración “a adecuar la plantilla de la Administración de Justicia a la realidad de Jerez y al volumen de trabajo que soportamos”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios