Jerez

'Mayday' en el Aeroclub de Jerez

  • La institución, con más de cuarenta años de historia, se mantiene en la cuerda floja por su posible desaparición Las nuevas tasas de Aena ponen a la entidad entre la espada y la pared.

Comentarios 7

Feas turbulencias atraviesan la treintena de aeroclubs del país, ya hastiados de las constantes subidas de tasas que impone la sociedad estatal Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea). Los aeroclubs han hecho causa común y señalan con el dedo a Aena como la responsable de cargarse la aviación deportiva española.  Los tiros van por allí y el miedo se ha instalado en las sedes de estas entidades.

De esta escabechina no se salva el Real Aeroclub de Jerez y sus 42 años de historia, ahora tocado de muerte. El caso del aeroclub jerezano puede servirnos de ejemplo: Una inminente normativa de Aena anulará la concesión gratuita de que disfrutan estas escuelas por gracia del Ejército del Aire e impondrá un canon de 4.000 euros mensuales por la ocupación de la plataforma y unos 2.000 a cuenta de la ubicación de sus instalaciones. Un enorme aprieto para los 92 socios que hoy día  cierran filas en torno al Aeroclub de Jerez. Juan Domínguez Garoz, vicepresidente segundo de la directiva, lo ha explicado así: "Estas normas están sobre la mesa desde hace dos años. Podemos entender que Aena, de la que se dice está en proceso de privatización, tendrá que cumplir objetivos para traspasar la sociedad a manos privadas en las mejores condiciones, pero esa normativa deja en el aire la actividad de muchos de los aeroclubs".

Demasiadas tasas

Esos 92 socios abonan una cuota media de veinte euros al mes, escaso fondo para hacer frente a un canon de 6.000 euros. Y hay algo peor: Ayuntamiento y Diputación han cerrado el grifo a las subvenciones; luego están las costosas revisiones de sus dos avionetas CESSNA 172 Skihawk II, cuando no los cambios de motor, que se llaman 21.000 euros, cosa seria. Eso sin contar las tasas por tránsito aéreo, aterrizaje, entrada en pista, servicio de torre de control...

Entretanto, el veterano José González Sánchez, Pepe, hombre archiconocido que no necesita de presentación, hace memoria de aquella primitiva junta directiva de 1971 de la entidad, con algún apellido y otro más que sorprendente: "El coronel Machuca Ruiz fue presidente, aunque luego le pasa los trastos a su vicepresidente, Álvaro Domecq y Díez. Secretario era Manuel Domecq Zurita; Fernando Medina Reyes era vicesecretario y tesorero Alvarito Domecq. Había luego ocho vocalías, en las que aparecían, entre otros, los nombres de Felipe González Gilbey, Enrique Ysasi Marenco o Juan Fiz Rubio..."

Todos ellos unos tortas de esto de la aviación, como esta gente normal y corriente que conforma la directiva que ahora preside Francisco Javier Moreno Jiménez.

Incertidumbre

El Real Aeroclub continúa con su labor de formación de pilotos y el desarrollo de su campaña 'Volando Cádiz', ahora sin el apoyo económico  de Diputación. Se trata de los 'bautizos del aire', de 40 minutos de duración y a un precio de 160 euros para tres personas. El Aeroclub ha establecido tres rutas: La ruta de la Bahía de Cádiz; la de la Campiña de Jerez y, por fin, la ruta de la desembocadura del río Guadalquivir, que permiten conocer desde el aire algunos de nuestros mejores rincones. Otra fuente de ingresos parte de los propios socios, que pueden volar durante una hora por una cantidad de 135 euros, a los que se añaden unos 20 euros en concepto de las tasas de Aena. Precios que pueden resultar razonables.

Pero la situación actual no es la más propicia. Y es que volar es una afición preciosa, pero no es barata. Nunca lo ha sido, pero la actual situación económica (que también castiga a los bolsillos de los pilotos), sumada al disparatado precio del combustible y al encarecimiento de las tasas en los aeródromos está dejando las avionetas en tierra durante mucho más tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios