Jerez

Denuncian ocupaciones ilegales de viviendas en el barrio de San Miguel

  • Vecinos alertan de que se alquilan a familias sin recursos aprovechando el estado de alarma

Imagen de la calle Empedrada. Imagen de la calle Empedrada.

Imagen de la calle Empedrada. / Pascual

Vecinos del barrio de San Miguel han denunciado que se están volviendo a producir intentos de ocupación de viviendas de manera ilegal. En las últimas semanas se han tenido constancia de, al menos, tres intentos, uno de ellos con éxito, concretamente en un inmueble de la calle Empedrada.

Tal y como han alertado los residentes de la zona a la Policía como al Ayuntamiento, han podido saber que en todos ellos se ha producido un mismo modus operandi. Así, en primer lugar, varios individuos tratan de acceder al inmueble y okuparlo; ya dentro, buscan la manera de obtener luz eléctrica realizando algún tipo de enganche ilegal. Finalmente, le ‘alquilan’ el inmueble o parte de él a una o varias familias que apenas tienen recursos económicos aprovechando que algunos edificios son casas de vecinos y tienen varias estancias.

Los vecinos consultados han asegurado a este medio que tienen constancia de, al menos, una ocupación ilegal durante estas últimas semanas, concretamente en el número 13 de la calle Empedrada, una vivienda que es propiedad de una entidad bancaria y que lleva varios años vacía. Pero antes lo habían intentado en otros inmuebles situados en zonas próximas como la calle Lecheras. La rápida actuación vecinal, que denunció los hechos, evitó que la ocupación pudiera materializarse.

Un vecino que pide anonimato relata cómo actúan: "El problema no es tanto esa familia necesitada que entra en la vivienda sino lo que hay detrás porque son otros los que acceden a la vivienda, hacen el enganche ilegal y luego se las alquilan a personas que lo están pasando muy mal porque no tienen un techo. Es un negocio que hay detrás porque se están aprovechando de la necesidad de estas familias”.

Estas nuevas ocupaciones han vuelto a ser puestas en conocimiento tanto de la Policía Nacional como del Ayuntamiento. Incluso, hay residentes de la zona que se han puesto en contacto con la entidad bancaria propietaria del inmueble como la compañía suministradora de electricidad para advertirle de lo que está ocurriendo en este inmueble. Sin embargo, no han recibido respuesta, por ahora.

“Esto es un barrio tranquilo, pero hay muchas casas vacías por lo que ese tipo de gente que hacen negocio con las ocupaciones ilegales han vuelto a poner los ojos en nuestro barrio”, relata. Según un estudio sobre la situación del parque residencial en la ciudad elaborado por Emuvijesa, la empresa municipal de vivienda, en el enclave conformado por las calles Empedrada, Cerrofuerte, Zarza, Lecheras y Martín Fernández, entre otras, hay unos 140 inmuebles vacíos, en torno a un 19% del total de las viviendas la zona. Mientras, en todo el centro, las entidades bancarias tienen en torno a un centenar de inmuebles en propiedad, según cifras aportadas por este mismo informe y con datos correspondientes a 2017.

Por este motivo, los vecinos demandan que se extreme la vigilancia en esta zona, que tiene una población que ronda los 2.000 habitantes, ya que, por desgracia, no es la primera vez que se producen intentos o se realizan ocupaciones de vivienda en este singular enclave del centro histórico.

Solo hay que recordar lo ocurrido recientemente con una antigua casa-palacio en proceso de rehabilitación por parte de la Junta de Andalucía en la esquina de la calle Ramón de Cala con Cazón, junto a la Cruz Vieja. El proyecto contemplaba la reforma integral de este histórico inmueble construido hace más de 375 años para que albergara 22 viviendas sociales. Sin embargo, las obras llevan paralizadas más de un año por lo que desde hace unos meses se han tenido que tapiar los accesos ya que se habían detectado no solo intentos de ocupaciones sino también robos de materiales.

Los vecinos denuncian esta situación porque temen que vuelvan a repetirse episodios vividos recientemente tanto en esta zona como en otros puntos de la ciudad como la Barriada España o La Constancia. “Estamos en una zona con una riqueza cultural tremenda y en uno de los enclaves flamencos más importantes de Jerez, pero poco a poco la situación se ha ido degradando. Los políticos hablan mucho de apostar por habitar el centro, pero poco se está haciendo para evitar este tipo de cosas”, reflexiona uno de los residentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios