Religión

El padre Francisco Fuego: “Me retiro haciendo mutis por el foro”

  • La cercanía, humildad y entrega del que fuera párroco de Las Nieves durante 42 años tardará en olvidarse entre la feligresía

El padre Francisco Fuego, despidiéndose anoche de su feligresía. El padre Francisco Fuego, despidiéndose anoche de su feligresía.

El padre Francisco Fuego, despidiéndose anoche de su feligresía. / Pascual

El padre Francisco Fuego Luza se despidió en la tarde de ayer de su feligresía de la parroquia de Las Nieves después de cuarenta y dos años de impecable servicio a Dios y a la parroquia. Un hombre bueno y humilde que no quiere hacer mucho ruido y que sólo ha querido manifestar “mi gratitud a todos los que han estado también ayudándome en estos años de trabajo como párroco de Las Nieves”. Sacerdote con cierta ternura en su voz y, lo que es más esencial, en el mensaje, tantos años al frente de las almas de los vecinos del Bosque los ha vivido como una historia preciosa que Dios ha querido regalarle aunque “en muchas ocasiones uno no entienda a priori la voluntad de Dios. Ya se sabe que el Señor escribe derecho en reglones torcidos”, asegura el cura Fuego.

Han sido muchas vivencias y mucho esfuerzo. Ser nombrado por el recordado don Rafael Bellido Caro como párroco de una zona que no tenía ni iglesia, le obligó a dedicar muchos años a la construcción del templo. Desde el salón de la caja de ahorros de La Rosaleda hasta los mismo jardines del Bosque. Y cuando a don Francisco Fuego se le solicita que haga un pequeño balance de tantos años de servicio a la Iglesia desde esa zona de la ciudad, aparte de ofrecer las gracias a todos los parroquianos, no duda en “pedir perdón también a aquellos que se hubieran sentido ofendidos por cualquier cuestión que tratara en la parroquia”.

Se siente bien de salud a pesar de sus más de ochenta años pero “también es cierto que ya los años pesan. Así que no quiero ser una rémora para esta parroquia que está creciendo sobre todo con un gran grupo de jóvenes que quizá ahora necesita a un cura con el vigor que a mí me pudiera faltar”.

En definitiva, don Francisco Fuego Luza ha sido una institución en medio de la realidad eclesial en la zona de El Bosque, aunque también ocupó importantes cargos formando parte de la curia en el gobierno de la Diócesis como secretario canciller o ecónomo de Asidona-Jerez. En esta etapa habría que destacar las reformas del palacio de Bertemati como sede de la Iglesia Diocesana entre otros proyectos como el nuevo seminario. Además, también tiene el tratamiento de Monseñor, otorgado a petición de don Juan del Río Martín, segundo obispo de la Diócesis. Prelado con el que trabajó muy estrechamente.

En definitiva un hombre de buena voluntad que, ahora que llegó el momento de la despedida, quiere hacerlo haciendo el conocido símil del argot teatral con “hacer mutis por el foro. Así me quiero ir sin hacer mucho ruido y llevando en el corazón a todas las muchas personas que me han aportado tanto en estos años de servicio al frente de la parroquia de Las Nieves”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios