Jerez

Un nuevo operativo conjunto de Policía Nacional y Local desarticula una nueva instalación de procesado de marihuana

  • Dentro de la casa se encontró una importante cantidad de sustancia estupefaciente de cogollos de marihuana y un kilo de resina de hachís

Droga que ha incautado la Policía Local y Nacional en un domicilio en Jerez. Droga que ha incautado la Policía Local y Nacional en un domicilio en Jerez.

Droga que ha incautado la Policía Local y Nacional en un domicilio en Jerez.

Una operación conjunta de la Policía Nacional y de la Policía Local en Jerez ha desarticulado una nueva instalación interior de cultivo acelerado y procesado de marihuana ubicada en esta ocasión en una vivienda unifamiliar adosada de una zona residencial de la ciudad.

Los investigadores de ambos cuerpos especializados en este tipo de delitos trabajaron de forma coordinada tras recibir informaciones que apuntaban a que una finca ubicada en la calle Federico Moreno Torroba podría haber sido transformada y habilitado su interior para dedicarla al cultivo acelerado y procesado de 'cannabis sativa'.

Los agentes del Grupo Beta de la Policía Local y del Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional recogieron pruebas que confirmaban estos hechos procediendo a la detención del inquilino de la vivienda y responsable de los hechos, un varón de veintisiete años de edad, inmediatamente después se procedió a la entrada y registro de la casa con los pertinentes requisitos legales.

En su interior el equipo conjunto localizó distintas cantidades de sustancias estupefacientes, concretamente marihuana y hachís repartidas dieciocho bolsas de gran tamaño por las distintas habitaciones de la casa, en su interior se hallaron algo más de 12 kilos de cogollos de marihuana y un kilo de resina de hachís junto con útiles como balanzas de precisión, otras herramientas destinadas al cultivo y procesado de la droga así como dinero en metálico.

El varón fue detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública y de un segundo de defraudación de fluido eléctrico ya que se comprobó que abastecía de energía la plantación de marihuana mediante una conexión fraudulenta a la red de suministro. Este tipo de enganches ilegales presentan un riesgo añadido de incendio por sobrecarga que afecta al resto de residentes.

Las actividades de este individuo habían creado gran malestar entre los vecinos de la zona, un área residencial de viviendas unifamiliares adosadas, debido a los constantes ruidos y los fuertes olores que se desprendían del domicilio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios