NAVIDAD 2020

El Pregón de Navidad y la Exposición de Dioramas dan el pistoletazo de salida

  • Gabriel Álvarez lleva a los Claustros de Santo Domingo un cuento de aire persa sobre la llegada a Belén de los Reyes Magos

Gabriel Álvarez pronunciando el Pregón de la Navidad. Gabriel Álvarez pronunciando el Pregón de la Navidad.

Gabriel Álvarez pronunciando el Pregón de la Navidad. / Pascual

Los Claustros de Santo Domingo han abierto ya sus puertas a la Navidad 2020. Dos propuestas de la Asociación de Belenistas muy marcadas por las medidas de seguridad sanitaria han dado este sábado pistoletazo de salida para cuanto, en torno fundamentalmente a los nacimientos jerezanos, será puesto al alcance de los visitantes de este céntrico equipamiento cultural.

La XLII Exposición del Arte del Nacimiento en Jerez ha sido inaugurada en un breve acto que ha tenido lugar en la Sala Profundis presidido por Ramón García, presidente del mencionado colectivo de creadores navideños, acompañado por el teniente de alcaldesa Francisco Camas, delegado de Cultura del Ayuntamiento de Jerez, y otras autoridades.

Uno de los dioramas que se exponen. Uno de los dioramas que se exponen.

Uno de los dioramas que se exponen. / Pascual

Las garantías para la seguridad sanitaria en esta situación de pandemia han planteado la muestra con recorrido de modo lineal, para evitar el cruce de los visitantes, y con un aforo máximo de 50 personas. Le dan contenido 18 dioramas, seis vitrinas expositoras con belenes diversos y figuras varias además de un nacimiento de gran formato.

Tras su inauguración tuvo lugar el XII Pregón de la Navidad que, en manos del periodista Gabriel Álvarez Leiva, propuso, con aire marcadamente persa y profusa documentación sobre el entorno de Oriente Medio en la Antigüedad, la caravana de los Reyes Magos como vehículo de descubrimiento del misterio del Nacimiento de Jesús.El dialéctica entre el idealismo de los tres oferentes personajes y lo mundano encarnado en sus pajes han desplegado, en un cuento sobre la conversión de uno de ellos, un recorrido muy actual sobre la celebración de la Navidad en nuestros días. Todo ello en la convicción que el virus no nos deja sin fiesta si sabemos con claridad qué es lo importante de la misma.

Álvarez, que fue presentado por su esposa María del Carmen Martín Natera, con quien vivió hace un año el papel de paje de Gaspar, apostó por ir al sentido esencial de la celebración, que este año puede verse más lamentablemente despejado de otros aditamentos. Pero deposita su convicción de que siempre hay oportunidades que nacen de crisis como ésta.

La prosa ha dado sustancia al cuento propuesto y la poesía, profunda y dulce, ha mantenido a los asistentes en claves que actualizan las diatribas de los miembros de la caravana de Reyes Magos. Ideas como la necesidad de tener el corazón abierto a la transformación o la importancia de elevarnos ante lo verdaderamente sublime tuvieron presencia en el pregón.

Producida la conversión del paje al final del cuento, un sueño en pleno desierto, de regreso a Persia, hizo al servidor encontrarse con un anticipo veinte siglos antes de unos extraños personajes que se dedicaban a recordar a todos, construyendo escenas como la vivida en Belén, las razones por las que habrían de celebrase unas fiestas que llaman de la Navidad.

Fue el momento más belenista de toda la alocución de Gabriel Álvarez, el colofón de un Pregón de la Navidad distinto, sugerente, cuajado de motivos para la reflexión y la celebración sin paliativos, pese a la pandemia que recorta muchas de las posibilidades habituales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios