Educación

Una jerezana, Premio Extraordinario de la Universidad de Sevilla

  • La investigadora Alejandra Guerra suma así otro reconocimiento, tras conseguir que todos los capítulos de su tesis hayan sido galardonados

La jerezana Alejandra Guerra, tras recibir el Premio Extraordinario de la Universidad de Sevilla La jerezana Alejandra Guerra, tras recibir el Premio Extraordinario de la Universidad de Sevilla

La jerezana Alejandra Guerra, tras recibir el Premio Extraordinario de la Universidad de Sevilla

La investigadora Alejandra Guerra ha sido distinguida por la Universidad de Sevilla con el Premio Extraordinario de Doctorado, en un acto que tuvo lugar hace unos días en la Iglesia de la Anunciación de la Universidad de Sevilla.

La jerezana, que defendió su tesis en 2017, consiguiendo la calificación de sobresaliente ‘cum laude’, logra este reconocimiento tras haber conseguido que cada uno de los cuatro capítulos de los que constaba dicha tesis hayan sido premiados.

Su tesis, titulada ‘Phosphorylation of Cytochrome c: Functional and Structural Features’, y cuyos directores fueron el Doctor Miguel Ángel De la Rosa Acosta, Catedrático de la Universidad de Sevilla y Vicepresidente de la Real Academia Sevillana de Ciencias, y el Doctor Antonio J. Díaz Quintana, Profesor Titular de la Universidad de Sevilla, ha obtenido, con respecto al curso en el que fue defendida (2016/17), el Premio Extraordinario de Doctorado, al que hay que sumar el Premio a las mejores tesis doctorales del curso 2016-2017 por la Real Sociedad Española de Química; el primer accésit ex aequo del Premio CicCartuja Ebro Foods 2018, y el segundo accésit ex aequo del Premio CicCartuja Ebro Foods 2017.

Además, a la investigadora jerezana le han otorgado también el Premio Pedro I a las actividades culturales desarrolladas en Sevilla a lo largo del año 2018 en la categoría de Investigación, premio que otorga la sociedad sevillana en diferentes categorías a investigadores o personas que han realizado actividades relevantes para la sociedad.

Hay que recordar que su tesis se centraba en el estudio de las mitocondrias, el centro neurálgico y centrales energéticas de la célula. Su mal funcionamiento favorece el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas, patologías cardiovasculares y varios tipos de cáncer.

El principal vínculo entre todas estas patologías es el mal funcionamiento de las mitocondrias o de algunos de sus componentes. El citocromo C es una proteína esencial para el funcionamiento mitocondrial, ya que desempeña un doble papel tanto en la vida como en la muerte celular. Bajo condiciones normales, actúa como un modulador clave del metabolismo energético.

Sin embargo, frente a una situación de estrés celular el citocromo c es capaz de desencadenar un proceso denominado muerte celular programada, un mecanismo que usan las células para ‘suicidarse’ controladamente cuando poseen una gran cantidad de errores que comprometen su viabilidad.

La tesis analizó el papel regulador de la proteína citocromo c y su papel en diversas patologías, como son el cáncer y la isquemia cerebral. Los hallazgos descritos en esta tesis doctoral proporcionan un nuevo marco para desarrollar nuevos enfoques terapéuticos más selectivos y eficientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios