Consecuencias del Covid-19 en Jerez

Prodean reparte alimentos a 53 familias: “Hay hambre”

  • La delegación en Jerez de la Fundación se une a la parroquia de San Benito para poder cubrir las necesidades de alimentación

La delegada de la Fundación en Jerez, María del Carmen Martín-Hidalgo, con algunos voluntarios. La delegada de la Fundación en Jerez, María del Carmen Martín-Hidalgo, con algunos voluntarios.

La delegada de la Fundación en Jerez, María del Carmen Martín-Hidalgo, con algunos voluntarios. / Miguel Ángel González

La Fundación Prodean nació en Sevilla en 1990 con objeto de situar "la dignidad de la persona en el punto de partida, en el centro y en el fin de toda acción social". Desde hace seis años la entidad tiene delegación en Jerez, un grupo de voluntarios que durante esta pandemia por el Covid-19 ha adaptado su línea de actuación para atender una necesidad imperiosa, la alimentación

María del Carmen Martín-Hidalgo, delegada de la Fundación en Jerez, explica que desde hace más de un mes Prodean recolecta alimentos para 53 familias de la parroquia de San Benito. "Hay necesidad de comer, hay hambre. Nosotros colaboramos con distintas entidades, con gran actuación en el Congo, pero es que ahora el Congo está aquí. Aquí está la necesidad y aquí nos centramos", declara. 

La delegación jerezana de Prodean mantiene una gran unión con el padre Lorenzo Morant, ahora párroco de San Benito y anteriormente de Santa María Madre de la Iglesia en La Granja. "Cuando la delegación comenzó en Jerez una de nuestras primeras acciones fue acompañar a las personas mayores de la residencia de La Granja, dábamos paseos con ellos e incluso a veces los acompañábamos el médico. Así que cuando saltó la crisis por el coronavirus, llamé al padre Lorenzo y le pregunté qué hacía falta. Me contestó: ahora mismo hay hambre", relata la delegada de la Fundación. 

Hecha la petición, un comprometido equipo de voluntarios se pusieron manos a la obra con el objetivo de llenar la despensa de las familias. "Hay quien nunca ha tenido que recurrir a esta ayuda y de la noche a la mañana te encuentras que no tienes para comer. Nosotros llevamos los alimentos a la parroquia y es el padre Lorenzo el que con buen criterio los reparte a las familias", cuenta Martín-Hidalgo. El reparto es semanal y hacen 'temáticas' de comida: semana de las legumbres, la de los niños... "Tenemos una veintena de voluntarios gracias a Dios y la gente es muy buena. Sabemos que esta crítica situación de las familias irá a peor, así que seguimos día a día para poner nuestro granito de arena", declara. 

Además, la delegación jerezana tiene otros objetivos enfocados a los más jóvenes. Martín-Hidalgo avanza que están muy interesados en colaborar con Cáritas en su programa ‘Aprendemos Juntos’ para luchar contra la desigualdad educativa y también han realizado apoyo escolar (antes de la pandemia) a jóvenes de Hogar La Salle. 

Cabe recordar que ‘Aprendemos Juntos’ es un servicio de acompañamiento socioeducativo para familias vulnerables que se centra en el apoyo educativo y emocional. A través de esta iniciativa se busca acompañar a los niños en un aprendizaje mucho más autónomo, así como apoyar psicosocialmente a las familias para que se puedan implicar en los procesos educativos de sus hijos e hijas y facilitar la participación activa del voluntariado, fomentando una ciudadanía activa, crítica y transformadora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios