Jerez

El Rocío de Jerez tendrá este año menos gente, coches y carros

  • La crisis provoca una merma en la hermandad de 90 papeletas, lo que supone bajar en 30 vehículos, mientras que la caravana contará con dos carros menos

La hermandad del Rocío de Jerez afronta una romería que tampoco se escapa de la crisis, algo que se ha notado en el número de papeletas de sitio repartidas hasta el pasado lunes día 4. El cómputo se cerró en unas 90 menos que en 2008, mientras que la parte de tracción mecánica se verá mermada en 30 vehículos.

Otro aspecto en el que se baja, este más preocupante, es el de los carros ya que serán dos menos los que vayan tras el Simpecado. Así se pasa de 12 a 10, también en relación a la pasada romería, una circunstancia ésta en concreto que para el hermano mayor no está directamente relacionada con la coyuntura económica. La hermandad ha rescatado este año las ayudas a los que llevan este tipo de transporte para hacer más llevadera la carga que supone. Felipe Morenés achaca las bajas en carros a razones de edad de sus titulares y que los descendientes no han querido tomar el relevo. El máximo responsable de la hermandad justifica las subvenciones porque "los carros son la seña de identidad de la hermandad. No se puede presentar sin este elemento tan identificativo" y la bajada "es así porque los rocieros se van haciendo más mayores y los sucesores no quieren el carro de mulas porque una romería en carro es muy dura, las condiciones no son las mismas que ir en un vehículo".

Morenés se muestra totalmente confiado en que volverán los tiempos en los que Jerez llevaba una veintena , "habrá un resucitar y la gente volverá al romanticismo de volver al carro como el medio para ir al Rocío".

El hermano mayor reconoce que a crisis afecta al número de personas por la falta de recursos, "además hay mucho miedo por no hacer gasto ante la situación económica. Evidentemente el dinero está corto pero no hace falta llevar siempre jamón. Se puede comer salchichón y echar la romería la mar de bien". Lo que sí es evidente que "ha desaparecido el rico que venía de fuera a todo lujo con camareros y todo lo necesario".

A su juicio no hay mal que por bien no venga y el Rocío este año "va a ser más puro, más auténtico. Al haber menos gente crece la solidaridad entre nosotros y si sobra algo en el Rocío es gente, como dice la sevillana". Otro aspecto que viene preocupando es el de la restricción de vehículos que se empezó a aplicar en porcentajes por cada hermandad, algo que ha cambiado radicalmente desde que la Junta de Andalucía asumió las competencias de gestión de Doñana. "Esa política ha cambiado radicalmente. Hemos ganado desde que el Coto depende de la Junta, una administración que nos entiende y que sabe lo que es el Rocío. Ahora nos entendemos con gente que son rocieros y que ven la romería como parte del coto y de su idiosincrasia. Esto no contraviene las normas a cumplir por parte de los romeros en cuanto a cuidado del entorno, medidas contra incendios y demás obligaciones ", explica le hermano mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios