Obituario

El barrio de San Mateo llora la pérdida de Agustín Pérez 'El droguero'

  • Conocido también como 'el alcalde de San Mateo', defendió siempre la mejora de la zona y el centro histórico

  • Regentó durante más de 50 años una droguería en la Plaza del Mercado

  • Agustín, el buen vecino

El barrio de San Mateo llora la pérdida de Agustín Pérez 'El droguero'

El barrio de San Mateo llora la pérdida de Agustín Pérez 'El droguero'

San Mateo ha amanecido este sábado entristecido tras la muerte de Agustín Pérez, que nos ha dejado a los 86 años de edad. Muchos lo conocían como 'Agustín el droguero', pues regentó durante más de 50 años un negocio en plena Plaza del Mercado, con el que se ganó el cariño y el respeto de toda la vecindad y muchos jerezanos.

No ocultó nunca su amor por su profesión, que desarrolló desde que tenía 21 años cuando comenzó a trabajar como empleado en una droguería de la calle Francos. Años después, tras regresar del servicio militar en Tetuán, abrió su propio negocio en pleno corazón de San Mateo, un lugar en el que ha vivido desde entonces.

Su otro apelativo cariñoso, el del Alcalde de San Mateo, lo recordaba en una de las entrevistas concedidas a este Diario en la que decía. "El problema es que yo, siempre, junto a mi mujer María, me he preocupado mucho por el barrio. Yo organicé cinco verbenas con ayuda del centro parroquial. Pepe Pantera colaboraba. Cuando le pedimos unos premios, llamó al platero Lorente y nos mandó unos trofeos y fuegos artificiales. A veces, pintaba en el barrio cosas que estaban defectuosas, pero yo las hacía bien, con el sentido de ver las cosas bien. Los dos hemos estado toda la vida escribiendo cartas, quejándonos, pidiendo mejoras...".

Su defensa a ultranza por la mejora del barrio de San Mateo y el centro histórico, el que había conocido toda la vida y con el que sufría viendo en qué se estaba convirtiendo, le llevó a desarrollar junto a su esposa María una labor de activista durante las últimas décadas, siempre pensando en la mejoría de su ciudad y sus vecinos.

Pero Agustín también tenía otra pasión, la pintura. "Me considero un pintor aficionado, pero la pintura me apasiona", aseguraba. De hecho, en los últimos años siempre ha sido un colaborador en la muestra 'Paleta de colores', que organiza la Hermandad de San Mateo y que tiene especial arraigo en la ciudad. Este amor por la pintura le había hecho convertirse también en todo un coleccionista de obras, hasta el punto que los vecinos llamaban a su casa 'el mercado de Zarzaín'.

Todas las entidades de San Mateo, desde las hermandades del Desconsuelo y Santa Marta, como muchos vecinos y negocios de la zona le han recordado hoy a través de las redes sociales. Desde este Diario queremos enviar las condolencias a sus familiares, en especial a su mujer María y a su hija Marina.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios