Jerez

Solidaridad jerezana para la India

  • Francisco Valencia y Teresa Garrido organizan una venta benéfica para conseguir fondos y así construir, a través de la Fundación Vicente Ferrer, viviendas para personas discapacitadas

Francisco Valencia y Teresa Garrido posan, ayer, en el local donde está expuesta la venta benéfica. Francisco Valencia y Teresa Garrido posan, ayer, en el local donde está expuesta la venta benéfica.

Francisco Valencia y Teresa Garrido posan, ayer, en el local donde está expuesta la venta benéfica. / miguel ángel gonzález

Francisco Valencia y su mujer Teresa Garrido han organizado una venta benéfica para recaudar fondos para la Fundación Vicente Ferrer, de la que ambos son voluntarios. La relación del matrimonio con la ONG suma ya 15 años, cuando se "enamoraron" del proyecto de Ferrer en una visita a la India, donde tienen apadrinadas a dos niñas. Desde entonces han organizado cada año algún acto benéfico para recaudar fondos y ayudar en el objetivo de transformar una de las zonas más pobres y necesitadas de la India, y para finalizar 2017 abren las puertas de esta venta benéfica en un local en la calle Comandante Paz Varela (junto a la oficina de Unicaja).

Tras la venta de un inmueble, Francisco y Teresa han puesto a disposición de la ciudad un buen número de muebles y elementos de decoración, "todos en buen estado". Los ingresos "íntegros" irán a la Fundación para la construcción de casas para discapacitados. "Todos los años hacemos alguna acción que conduce a la construcción de viviendas o escuelas, y hasta hicimos una clínica rural que lleva el nombre de Jerez", declara Valencia. El matrimonio espera conseguir fondos para levantar cinco viviendas y anima a la ciudadanía a sumarse al proyecto solidario. "Esperamos que salga bien y que la gente responda para llevarse un recuerdo o un mueble, que son muy monos, son 'second hand' (segunda mano) pero en muy buenas condiciones. Casi todos son ingleses y la verdad es que vale la pena darse un paseo. El primer día que abrimos ya vendimos cosas", cuenta Teresa.

Se les ilumina el rostro al hablar de lo que han vivido en la India. "Teníamos a dos niñas apadrinas y a Terete se le ocurrió que por qué no íbamos a verlas, algo emocionante, extraordinario. El primer día que llegamos, a la hora de llegar a la Fundación, caminábamos hacia lo que ellos llaman la cantina, que es donde te atienden en comiditas muy primitivas, y nos tropezamos con un señor que resultó ser Vicente, que nos dijo 'vosotros debéis ser los andaluces'. Y hablamos con él", recuerda Francisco. Al día siguiente fueron a su despacho "y nos impresionó de tal modo su calidad humana, su dulzura, sus ideas, sus proyectos, que dijimos 'esto merece la pena'. Tenía sobre la mesa un folleto de la Fundación que era la memoria del año anterior. Le pedí que me diera uno para analizar el balance de la entidad y esa noche lo estudié y me quedé absolutamente impresionado, porque del 100% de los ingresos, el 94% iba a acción. Eso es absolutamente increíble. Los cuatro días restantes vimos los hospitales, las clínicas, las casas, los proyectos de obra de pozos, las inversiones en agricultura...".

En el área de Andhra Pradesh el alcance de la ayuda de la Fundación se traduce en que un 75% de la población (más de dos millones y medio de personas) recibe algún tipo de ayuda de la ONG. "Ayudas de hospitales, de colegios, de casa, a la mujer... Es curioso que las casas que hacemos siempre las ponemos a nombre de la mujer, porque ellas siempre permanecen cuidando sus hijos y el hombre puede 'desaparecer'", subraya el jerezano.

Gracias a los actos benéficos promovidos por el matrimonio -algunos de ellos en Punta del Este (Uruguay)- se ha conseguido construir dos clínicas (una lleva el nombre Jerez y la otra Punta de Umbría), 9 escuelas y 10 colonias de casas (más de 150 construcciones). "Siempre ponemos el nombre del lugar donde se recaudaron los fondos. Escuela Zahara, Colonia Merced...", explica Valencia.

"Mientras Dios nos dé un soplito de vida seguiremos adelante. Desde que se jubiló Paco es nuestro late motiv. Nos enamoramos tanto de esta fundación que nos volcamos en ella", remarca Teresa. "Merece la pena una mirada a la web (www.fundacionvicenteferrer.org) y verás el grado de desarrollo de la Fundación y la cantidad de planes que tiene", añade Francisco. Para quien quiera poner su granito de arena en esta campaña solidaria, el matrimonio dispone dos teléfonos (636 467 549 y 651 991 363) para concertar la visita a la exposición, "aunque solemos estar aquí a diario de 12 a 14 horas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios