Sucedió en Jerez

Speed Festival, otro monumental ‘fallido’ que debió abrir en 2001

  • En noviembre de 1998 se presentó la maqueta de este macro proyecto de 15.500 millones de pesetas

Speed Festival, otro monumental ‘fallido’ que debió abrir en 2001 Speed Festival, otro monumental ‘fallido’ que debió abrir en 2001

Speed Festival, otro monumental ‘fallido’ que debió abrir en 2001 / Archivo (Jerez)

Bufete Cosano & Asociados patrocina este contenido Bufete Cosano & Asociados patrocina este contenido

Bufete Cosano & Asociados patrocina este contenido

La idea de instalar en la ciudad un parque temático no cayó en el olvido una vez superado el trauma de Sherryworld. Así, al ‘rebufo’ de la actividad del deporte del motor en la ciudad, localizada en el Circuito de Velocidad, se sacó de la chistera una iniciativa consistente en un espacio de 100 hectáreas dedicado exclusivamente a la velocidad y todo relacionado con el mundo del motor.

Se pretendía con la instalación dar un empuje al turismo que genera este deporte usando como excusa la preponderancia de Jerez en el ámbito del motociclismo y, en menor medida, del automovilismo.

De cualquier forma se planteó una instalación que supusiera una enorme valor añadido al destino Jerez, pese a que al menos en España e incluso en Europa, los parques temáticos estaban en claro declive.

Así las cosas y pese a todo, el 26 de noviembre de 1998 se presentó la maqueta del parque, diseño que estuvo a cargo - y abonado- a la empresa norteamericana PGAV, quien también asumiría el Plan Director de la instalación. Las primeras estimaciones económicas situaban la inversión necesaria en nada menos que 15.500 millones de pesetas.

Speed Festival ocuparía más de cien hectáreas de terrenos situados en la carretera del Calvario, lindando con la de Circunvalación y abriría en 2001. Los promotores y la empresa norteamericana dejaron claro que no era un parque y sí un espacio, queriendo marcar distancias con otras instalaciones ya existentes en el país.

Lo único cierto es que fue otro castillo en el aire que no pasó de una bonita maqueta y del pago de los honorarios correspondientes a los que tensaron sus neuronas para concebir un nuevo invento que dejó a la ciudad con dos palmo de narices.

Acto de bendición e inauguración del monumento en la plaza de la Encarnación. Acto de bendición e inauguración del monumento en la plaza de la Encarnación.

Acto de bendición e inauguración del monumento en la plaza de la Encarnación. / Pascual

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios