Jerez

Vacaciones en Paz "peligra" para el próximo verano

  • La presidenta de Amiraui alerta de que la crisis y la falta de pago de las subvenciones municipales podría provocar que tras 22 años de programa "no vengan más saharauis"

El Ayuntamiento celebró ayer la tradicional bienvenida a los niños saharauis que en estos meses llegan a la ciudad para ser acogidos por jerezanos dentro del programa Vacaciones en Paz, que organiza la asociación Amiraui. Así, las familias, tras visitar el Salón Noble del Consistorio, se reunieron ayer en el salón de plenos donde fueron recibidos por la alcaldesa, María José García-Pelayo, así como por las delegadas de Participación y Bienestar Social, Lidia Menacho e Isabel Paredes, respectivamente.

La primera en tomar la palabra fue la regidora para expresar su agradecimiento a Amiraui y a las familias de acogida por "abrir las puertas de Jerez y de sus casas a estos menores, y por vuestra dedicación durante todo el año a velar por el bienestar de unos niños y niñas a quienes no sólo les proporcionáis unas vacaciones, sino que les devolvéis la salud e incluso la vida". Tras desearles un verano lleno de diversión, trasladó a las familias la disposición del Ayuntamiento "dentro de las medidas de nuestras posibilidades para facilitar que los niños y niñas estén a gusto en Jerez".

Especialmente crudas fueron las palabras de la presidenta de la asociación, Dolores Villagrán, quien expuso la situación que vive en la actualidad Amiraui y alertó de la posibilidad de que el programa de Vacaciones en Paz, que se desarrolla a nivel estatal, corra peligro en Jerez el próximo verano. Así, reconoció que "la actual crisis económica ha complicado aún un poco más el programa anual Vacaciones en paz que cada año permite durante los meses de verano la acogida de los niños saharauis en Jerez. Para ellos ésta es la única oportunidad que tienen de salir del desierto unos meses muy duros, los del verano cuando las temperaturas superan los 50 grados". Asimismo, recordó que la visita a nuestro país es para estos niños un "premio" por sus buenas notas en el colegio y esperan estos meses con "verdadero entusiasmo". Destinado a niños de entre 7 y 12 años, el programa Vacaciones en Paz es uno de los más conocidos en todo el país "ya que se crean vínculos muy fuertes entre las familias de acogida y los niños, ya que sino hay ningún problema estos niños repiten con sus familias de acogida mientras están en edad".

Villagrán, además, recalcó que para algunos de los 37 niños que se acogen en Jerez éste es su primer viaje fuera de los campamentos. Además, gracias a este viaje pueden disfrutar de una dieta más completa "con carne, pescado y verduras, que habitualmente no comen" y, a la vez, pueden pasar reconocimientos médicos para detectar enfermedades. "Te digo esto María José (dijo mirando a la alcaldesa) porque el programa de Vacaciones en Paz en Jerez peligra bastante y es algo fuerte ya que después de 22 años trayendo niños a Jerez sería la primera vez, el año que viene, que no vendrían a la ciudad", sentenció la presidenta. Igualmente, lamentó que, mientras que en la provincia ha subido considerablemente el número de niños acogidos, "aquí no pese a ser una ciudad de más de 200.000 habitantes ha bajado". Así, en la ciudad se ha pasado de los 90 a 110 saharauis que viajaban años atrás a los 37 actuales. Entre las causas de este descenso, Villagrán recordó que "en estos cinco últimos años no hemos visto ni un duro, ya que pese a que había subvenciones aprobadas por el Interventor y justificadas, no hemos sido atendidos". De hecho, recordó que la asociación ya se vio obligada hace tres años a suspender por falta de estas ayudas Caravana por la Paz, que destinaba hasta tres camiones anuales con alimentos y material a los campamentos. Por ello, pidió al gobierno municipal que revise pronto dichos convenios porque "entiendo la situación y la crisis es tremenda, pero al menos que nos lo den mes a mes, una paguita" para poder seguir trayendo a los niños a Jerez. "Sería muy largo contar la historia de estos niños, pero sí necesario e importante que puedan seguir viniendo", dijo. Además, incidió en que este año sólo han podido venir dos niños 'nuevos' que no había estado en anteriores ediciones precisamente por la falta de fondos.

Por su parte, la alcaldesa le trasladó la prioridad del gobierno municipal hacia los programas sociales y de creación de empleo, entre los que se incluye el de Vacaciones en Paz. "Estoy de acuerdo en que este programa debe remontar y nos sentaremos a abordar las cuestiones que quedan pendientes con el Ayuntamiento", explicó García-Pelayo. No obstante, incidió en que la realidad económica del Consistorio es muy complicada y, tal como ya ha dicho en reiteradas ocasiones la alcaldesa, desde el gobierno local "no se va a mentir" y no comprometerán con el pago de las ayudas hasta hacer un estudio detallado de la realidad económica de las arcas municipales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios