Barriadas

Vallesequillo II pide ayuda urgente

  • Los vecinos sufren desde hace cinco meses una plaga de mosquitas. Piden una solución definitiva por parte de Medio Ambiente.

Los vecinos de Vallesequillo II están desesperados. Desde hace cinco meses sufren una plaga insectos. "Son unas mosquitas pequeñitas. Han venido tres veces los de Medio Ambiente, venir vienen pero no lo solucionan", lamenta Carmen Vázquez, presidenta de la asociación de Vallesequillo II. "La otra vez alguien me dijo que habían soltado otro bichito que hace que este se 'reviente'. Se calmó uno o dos meses pero volvieron a aparecer", asegura. "Llevamos así 5 meses pero ya es insoportable, en cualquier alimento caen, te faltan manos para taparlos", asegura con resignación.

Las quejas, además, no proceden de un sólo bloque sino que multitud de vecinos de diversos edificios han dado la voz de alarma ante lo que consideran una plaga. "Hay vecinos que tienen mosquiteras pero los que no las tenemos no podemos vivir", afirma Vázquez. De hecho, en su móvil se acumulan las imágenes y vídeos enviadas por sus vecinos en el que se ve las consecuencias de esta situación: multitud de mosquitas vivas y muertas se acumulan en alimentos y muebles. El propietario de uno de los bares de la zona destaca indignado que nunca había visto nada igual: "Si viene Sanidad me cierra el bar, yo ya no sé que hacer". El establecimiento huele a vinagre, líquido que utilizan para acabar con estos insectos, y a pesar de ello el techo del bar está lleno de estas pequeñas moscas.

El mal estado del acerado ha provocado ya múltiples caídas en las plazas de la barriada

Aunque que este es el problema más grave de la barriada, no es el único. El mal estado del acerado de las plazas se ha cobrado ya varias víctimas. "Hay tantas lozas rotas que yo no sé cuántas caídas ha habido ya", afirma la presidenta vecinal. Sus declaraciones son secundadas por un grupo de vecinas que esperan en un establecimiento cercano para hacer unas compras. "Aquí mismo se cayó una señora gruesa el otro día y la tuvieran que levantar entre unos pocos de hombre", recuerda una de las viandantes. "Nunca jamás ha habido un Ayuntamiento que preste menos atención, no se merecen un cero sino un montón", critica Carmen Vázquez. De hecho, lamenta que a estas alturas "no ha venido ni el delegado responsable de la zona sur ni la alcaldesa ni nadie. Cuando llamas siempre tienen alguna excusa, al final mucha gente en las oficinas y aquí no viene nadie". "Yo tengo que pagar ahora la contribución y para mí no están trabajando. Si yo no puedo vivir en mi casa porque aquí no arreglan las cosas, ¿en manos de quién pongo mi dinero? ¿Mejor para un abogado? Porque estoy pagando un servicio que a mí no me están dado y aquí vivimos quinientas familias".

La presidenta vecinal asegura que son muchas las demandas vecinales pero la plaga de moscas y el mal estado del acerado son las más urgentes porque sufren sus consecuencias cada día. "Es que sales a por el pan y te caes o estás desayunando o guisando y no puedes con las mosquitas", cuenta desesperada. De hecho, cada día coloca en su casa "dos tazas con vinagre y las quito por la noche con no menos de treinta mosquitas". "Si vienen técnicos y se llevan un dedo de esas mosquitas en un bote y te dicen que esto no es una plaga, yo se las pondría en su casa", recalca, afirmando que "hay gente que dice que vienen de los pinos, yo no lo sé, pero de algún lado está claro que vienen".

Entre las reivindicaciones vecinales detalla también la necesidad de pintar los bancos de las distintas plazas, podar los árboles y terminar el parque infantil, "que se inauguró en tiempo de Pacheco cuando llegaron las elecciones y desde entonces sigue con el suelo de tierra". Además, incide en la necesidad de reforzar la limpieza. "El hombre que viene hace todo lo que puede, pero esta es una zona amplia con muchos institutos y movimiento de gente", afirma Vázquez, añadiendo que "no es lo mismo limpiar en una casa donde hay un matrimonio que en una con once hijos. Esto es como la calle Larga de gente, por eso deben reforzar la limpieza". "Es cierto que hay muchos chavales y ensucian, pero es que por tarde las papeleras están llenas rebosando", concluye la presidenta vecinal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios