Jerez

El agujero negro del flamenco

  • "Un proyecto revitalizador, una pérdida de tiempo, una vergüenza, una inversión de futuro, una utopía...". Artistas, arquitectos, flamencólogos, políticos, vecinos y peñas flamencas hablan de la Ciudad del Flamenco y la paralización de sus obras, para las que no hay ni un euro previsto para su reanudación

Comentarios 22

¿Es un triste solar, un boquete, un agujero negro? No, son los cimientos de la Ciudad del Flamenco, ubicados en la plaza Belén. Un gran contenedor de ideas en el que por ahora tan sólo se acumula la basura. Un proyecto que nació vitaminado, con una euforia que se ha ido apagando con el paso del tiempo -desde que se pusiera la primera piedra allá por diciembre de 2005-, por falta de dosis económicas y que finalmente ha llegado a su paralización total. Una iniciativa para la que los Presupuestos Generales del Estado de 2013 no dedican ni un céntimo. Pasan de largo por el proyecto de Herzog & DeMeuron, por donde también pasó de largo la consignación presupuestaria estatal de 3 millones de euros prevista para el ejercicio anterior. Si dicen que el Guggenheim recolocó a Bilbao en el mapa, museo que tuvo en 2011 casi un millón de visitantes, esta Ciudad podría hacer algo similar con Jerez en el mundo flamenco. A continuación, algunas valoraciones del proyecto, donde ya se han 'enterrado' 9 millones de euros.

Lo primero, desde el Ayuntamiento, su portavoz, Antonio Saldaña, asegura que actualmente, todas las deudas existentes con la empresa constructora de la 2ª fase (UTE Sacyr-Tecysu) y con los arquitectos de la Ciudad del Flamenco están saldadas a través del plan de pago a proveedores ICO. "El Gobierno está trabajando para adaptar el proyecto a las circunstancias actuales e intentar que sea sostenible. El objetivo es redefinir el proyecto, manteniendo la idea general, pero actualizado, ver qué contenidos hay que darle para que se justifique la inversión y que tenga una rentabilidad. Se han celebrado varias reuniones con el Gobierno central, y el Ayuntamiento, y a través de Emusujesa, está elaborando  un estudio de viabilidad económica del proyecto. Desde el Consistorio se está trabajando con el equipo de arquitectos que han redactado el proyecto en la reducción de los costes de ejecución de las obras pendientes, de tal manera que se queden en unos 25 millones de euros (el proyecto tiene un coste aproximado de 50 millones). Entendemos que este equipamiento tendrá un impacto económico no sólo en Jerez, sino también fuera de sus fronteras".

El jefe de administración del ahora Centro Andaluz de Documentación del Flamenco o CAF, Francisco Benavent, cree que el proyecto "merece la pena aunque es difícil de entender, porque no es sólo un museo, ni un auditorio. Es un equipamiento cultural de primer orden, con una firma prestigiosa de arquitectos, en el centro del casco histórico. Es importante para revitalizar la zona, ya no sólo por volver al centro a vivir, sino para atraer al comercio. Dejar el proyecto parado no es una buena idea. Tampoco me parece acertado que alguien desembolse ese dinero. Hubiera sido una oportunidad para fasear la construcción del edificio, aunque se tardaran años, pero sin paralizar. Ahora no creo que cambie la situación. A Jerez le hace falta alguien que se ponga a pensar en cómo reactivar todos los sectores posibles. Lo principal es que hay que creer en el proyecto, si no, no sale nada".  

El flamencólogo Manuel Ríos Ruiz piensa que el proyecto de la Ciudad del Flamenco "tiene una gran importancia para Jerez en diversos  aspectos y como atracción del turismo. Pienso que en las circunstancias económicas actuales su realización tardará algunos años, si es que verdaderamente existe intención política de llevarlo a cabo. Y es comprensible que se dedique preferentemente el dinero público  a consumar  otras obras y necesidades culturales y sociales auténticamente perentorias.  No obstante, en Jerez podemos estar satisfechos de tener las dos entidades más importantes en torno al flamenco, la Cátedra de Flamencología y el Centro Andaluz de Flamenco, que se deberían potenciar para conseguir un más amplio desarrollo de sus actividades. Por otra parte, Jerez es originariamente la ciudad del flamenco por antonomasia". 

El director de la Cátedra de Flamencología, Juan de la Plata,  subraya su ilusión por que se reanude. "Cuando se resuelvan los problemas de la crisis se tomará la ocasión de volver al proyecto. Además, es importante para el turismo. Yo he propuesto a la Academia de las Artes y las Ciencias del Flamenco que la Ciudad se estudie como posible sede de la entidad. Además, hay miembros de la entidad que colaborarían económicamente en la construcción del proyecto. Esto depende de que las administraciones retomen la idea".

El arquitecto Jesús Orúe, del estudio 'Ole Arquitectos', asegura que el proyecto de la Ciudad del Flamenco "es erróneo desde el principio. El proyecto trata de concebir Jerez ciudad del flamenco dentro de un solar del casco histórico, cuando tiene que ser en toda la ciudad. Tienen que ser los propios barrios del centro los que formen esa Ciudad del Flamenco. Jerez debería ser como Nueva Orleans, donde se respire  flamenco en cualquier barrio, con un recorrido. Todavía no se sabe muy bien el edificio que se quiere hacer y el programa previsto en el proyecto se ha cambiado mucho. Si se hubiera invertido en rehabilitar el casco histórico todo lo gastado hasta ahora, se hubiera avanzado mucho".

Para el presidente de la peña de Tío Juanichi, Diego Fernández Suárez, "no es el tiempo, ni el momento de pensar en la Ciudad del Flamenco. No tiene sentido, con todos los parados que hay. Si hemos estado esperando y cuando ha habido dinero no se ha hecho, ahora no se puede hacer. Sería una falta de respeto si fuera inversión pública, a no ser que sea privada".

Manuel Moreno, presidente de las Federación Local de Peñas Flamencas califica la Ciudad del Flamenco de utopía. "Hacerla encima de la ciudad del flamenco, es decir, Jerez, teniendo ya el CAF y la Cátedra... Habría que potenciar lo que existe y no meterse en una obra faraónica.  Con los honorarios de los arquitectos se podrían haber hecho muchas cosas por el flamenco. Somos el hazmerreír de todo el mundo y este proyecto es una aldea de chabolas del extrarradio. Si se hace, espero que sea un lugar en el que pueda haber todo tipo de información del flamenco y que le dé prestigio a la ciudad".

Joaquín 'El Zambo', presidente de la peña Tío José de Paula, piensa que "la idea era muy buena. Todo con la crisis se abandona. Yo no creo que esta Ciudad la vean ni mis nietos, pero tenemos que vender el flamenco. Artísticamente es una inversión de futuro porque el CAF está vacío de contenido. Las cosas no se pueden poner por poner y las instituciones tiene que estar para promocionar".

El flamencólogo y periodista José María Velázquez-Gaztelu recuerda que hace algunos años, "un alcalde de Jerez que se llamaba Pedro Pacheco, nombró un consejo asesor para la Ciudad del Flamenco. Una ciudad que tenía empeño en construir pero que nunca se construyó. En una de las reuniones le pregunté que si además de servir de florero, teníamos alguna función específica. No pudo contestarme. Nunca he sabido para qué sirve la Ciudad del Flamenco y más existiendo el CAF, en un edificio precioso, con un personal muy cualificado, donde deberían aglutinarse todos los movimientos con respecto al flamenco que se llevaran a cabo en Jerez ¿Fue un proyecto político o no? No lo sé. Es como una reiteración".

Al presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos 'Solidaridad', Sebastián Peña, le gustaría que "de una vez por todas se pusiera en funcionamiento esa famosa obra que tantos años lleva dando volteretas por las administraciones. Cada vez hay más problemas y más suciedad allí".

 El bailaor Antonio 'El Pipa' cree que es "una equivocación que este proyecto esté parado, porque si hay una tarjeta de presentación de Jerez, esa es el flamenco. Además de estar reconocido mundialmente, es un punto obligado de vista. Además, llevamos viviendo por y para el flamenco desde antaño. Esta Ciudad también daría un puesto de trabajo al jerezano. No podemos parar la máquina del arte que es Jerez. Me da tristeza que por historias políticas, de las que el arte entiende poco, se pare un proyecto que sea lo que Jerez se merece. Somos un punto de referencia mundial".

Paco Cepero, guitarrista, piensa que ahora hay "otras prioridades. Cuando se pueda meter mano, se continuará. Aunque el flamenco esté en todo el mundo, se puede esperar un poquito. Lo importante es que salgamos de esta crisis y tirar para arriba".

Manuel Moneo, cantaor. "Es muy importante para Jerez porque es una cosa que movería a muchas personas. Debe acabarse. Le da categoría al flamenco, siempre que sea bueno, para el artista, que no nos perjudique. A Jerez le hace falta una Ciudad del Flamenco, aunque ya lo seamos. Pero políticamente es muy importante. Daría vida". 

El cantaor José Mercé asegura que la paralización de las obras de la Ciudad del Flamenco "supone un desastre, una pena y se ha engañado al mundo entero. Pusimos la primera piedra y hasta ahora. Se le hace poco honor a nuestra cultura y parece que interesan otras cosas más, precisamente en esta ciudad. Jerez es flamenco, caballo y vino y si no luchamos por esto, apaga y vámonos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios