Jerez

El arquitecto de Santiago advierte del "riesgo inmediato" de caída del templo

  • El Obispado firmará el contrato de reanudación de las obras con Tragsa la próxima semana y prevé que la reapertura definitiva de la iglesia al culto se haga a principios del año 2015

Comentarios 24

"Extremadamente bella, una de las 'catedrales' góticas mejor trazadas de Andalucía"... Sin embargo, si hay algo que no tiene la iglesia de Santiago es tiempo. "Porque es sensible, inestable y propensa al colapso", así lo advirtió ayer en el Obispado el arquitecto encargado de la rehabilitación y reapertura del templo, Emilio Yanes, quien presentó ante el obispo, José Mazuelos, y miembros de la asociación 'Jerez por Santiago' las actuaciones realizadas en el monumento hasta la fecha y las que quedan por hacer para abrirlo al culto. Una intervención que tendría un coste de 2.315.275,83 euros, y que comenzará "muy prontito", según dijo Mazuelos, ya que la firma del contrato con la empresa Tragsa se realizará el próximo jueves.

Yanes aseguró que cualquier temporal de lluvia o excesiva humedad en la piedra "puede provocar que tengamos un desastre. Hay elementos muy débiles que están en una situación de riesgo inmediato. Las caída puede ser en cualquier momento y no es previsible". "Hasta el momento -añadió- se ha hecho una obra de emergencia, -que no se pudo completar- que va más allá de la propia urgencia, y que se hizo bien pero es netamente insuficiente. Una vez concluida esa parte, quedaría todo lo urgente para que el edificio se mantenga en pie y perdure. De lo contrario, cabría su ruina, y no es una exageración. No creo que debamos jugar a esperar a que se caiga".

El arquitecto hizo un diagnóstico de las obras que se han hecho hasta ahora, el proyecto de lo que queda por hacer y la realidad de la enfermedad de la iglesia de Santiago. Hay que recordar que las obras de la primera fase de consolidación estructural y actuaciones de emergencia en el templo (a cargo de la Junta de Andalucía) se paralizaron a principios de 2010, a un mes de su finalización, ya que la empresa responsable, Cimtra, presentó suspensión de pagos. Por ello, "tenemos en contra que se parara la obra y ahora debemos reiniciar los trabajos desde 0, o desde menos algo, porque ha habido mucho deterioro", apuntó Yanes.

Los trabajos contemplan un plazo de ejecución de catorce meses, por lo que ya se acaricia la idea de que tan emblemático templo jerezano pueda estar abierto al culto a inicios del año 2015. "Es una catedral, si no por la titularidad de su uso, sí por la calidad artística que atesora", reconoció Yanes, que entre las técnicas previstas para esta actuación anuncia contrafuertes internos e invisibles, un sistema de ventilación contra humedades o la colocación en la bóveda de taladradoras que permitan los rellenos con microcemento necesarios. Dichos detalles explicados apuntan garantías de que "no se repitan los periódicos derrumbes sufridos por el templo a lo largo de su historia". El arquitecto subrayó que se está en condiciones técnicas "perfectas para empezar las obras, que será cuando la propiedad decida. Además, el Obispado ha tenido un acierto absoluto a la hora de proponer la empresa, que desarrollará estos trabajos con fiabilidad y es solvente económicamente. Hay mucho trabajo abordado en Santiago y no creo que nos encontremos con muchas sorpresas".

José Mazuelos apuntó que ya hay "entidades financieras dispuestas a colaborar con Santiago porque no queremos que este monumento se caiga. Nos estamos moviendo para pedir ayuda a empresas, entidades, ciudadanos. Ya lo hace la plataforma también. Entre todos tenemos que hacerlo porque hay una cosa clara: Santiago no se cae y Santiago se pagará. Así que tranquilidad". Mazuelos hizo sus cálculos y apuntó que si en Jerez hay 200.000 habitantes, a diez euros por persona, "ya hemos completado el proyecto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios