IGLESIA DIOCESANA

María Asunción Delage Comella, nueva presidenta-delegada de Manos Unidas

  • Sustituye en el cargo a Mercedes Gómez

María Asunción Delage Comella, nueva presidenta-delegada de Manos Unidas, en la sede jerezana de Capuchinos. María Asunción Delage Comella, nueva presidenta-delegada de Manos Unidas, en la sede jerezana de Capuchinos.

María Asunción Delage Comella, nueva presidenta-delegada de Manos Unidas, en la sede jerezana de Capuchinos.

La Delegación Diocesana de Jerez de Manos Unidas ha elegido a María Asunción Delage Comella como nueva presidenta-delegada, sustituyendo en el cargo a Mercedes Gómez, cuyo mandato de tres años, ha concluido.

En cumplimiento de los estatutos de Manos Unidas, la elección ha sido ratificada por el administrador apóstólico de la Diócesis de Asidonia-Jerez, José Mazuelos.

María Asunción Delage Comella es jerezana, tiene 66 años, trabajó como secretaria de presidencia en las bodegas Williams&Humbert y lleva tres años como voluntaria en Manos Unidas. 

En la oenegé de la Iglesia católica se ha encargado del almacén y ha sido adjunta a la presidenta saliente, Mercedes Gómez.

Tras su nombramiento, su intención "es seguir con la línea marcada por Mercedes, formando un equipo en el que trabajemos todos a una".

Delage tiene claro que "estamos ante un año difícil porque no podremos desarrollar muchas de las actividades de cara al exterior, como las cenas solidarias". De ahí que su objetivo sea "dedicarme a cultivar las relaciones con los medios de comunicación, con las instituciones y con la diócesis y captar nuevos socios, que nos hacen mucha falta".

Está casada, tiene dos hijos y cuatro nietos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios