Bodegas

Mosto de hoy, Tío Pepe del mañana

  • González Byass saluda la llegada del mosto del año, que Antonio Flores presenta como "un gran vino blanco sin complejos"

  • La bodega pone el foco en la viña, que constituye junto a la bodega los dos terruños del jerez 

Un camarero sirve una copa del mosto del año de González Byass en la viña La Canariera, dentro del pago de Carrascal del que procede su uva.

Un camarero sirve una copa del mosto del año de González Byass en la viña La Canariera, dentro del pago de Carrascal del que procede su uva. / Pascual

González Byass escogió un día señalado como el de San Andrés para la presentación del nuevo mosto, “el mosto del año y el Tío Pepe del mañana”, según lo describió el enólogo Antonio Flores, en uno de los pasajes de este encuentro vinatero celebrado ayer en la Viña La Canariera, en pleno pago de Carrascal del que procede la uva Palomino con la que se elabora.

Día señalado y que ni pintado, al que Flores puso el broche poético con su definición de la escena: “Cuando el tibio sol de otoño acaricia con guantes de seda los brazos desnudos de las cepas viejas, y las lluvias empapan los surcos de las albarizas sedientas. Cuando ya la uva ha entregado su sangre convertida en mosto, comienza el camino de la gloria. Por San Andrés, el mosto vino es. ¡Bienvenido hijo de la vid! Tú mañana serás el príncipe de las soleras. Tú mañana serás Tío Pepe”.

Antonio Flores y Salvador Guimerá llevaron la batuta del acto tras la bienvenida del presidente de González Byass, Mauricio González-Gordon, acompañado por el vicepresidente, Pedro Rebuelta, y un grupo de periodistas en un almuerzo campero regado por el nuevo mosto en plena viña.

Habrá que esperar al deslío, allá por diciembre o enero, cuando con la llegada de los primeros fríos se decida la clasificación para crianza biológica u oxidativa, pero el enólogo de la casa del Tío Pepe, que en esto tiene muchas tablas, aventuró que el mosto embotellado para la presentación refrescará las criaderas del buque insignia de la familia González, su universal vino Fino que dará la vuelta al mundo, como la que en estos momentos realizan dos medias botas de sus soleras a bordo del Juan Sebastián Elcano.

Botella del nuevo mosto de González Byass con el logo del Tío Pepe y la viña al fondo. Botella del nuevo mosto de González Byass con el logo del Tío Pepe y la viña al fondo.

Botella del nuevo mosto de González Byass con el logo del Tío Pepe y la viña al fondo. / Pascual

A pesar de las dificultades de un año seco, aunque lluvioso en primavera, caldo de cultivo para la proliferación de enfermedades, González Byass sacó adelante una cosecha algo más corta en producción y grado de lo habitual, aunque de “gran calidad”, en una de las vendimias más tempranas que se recuerdan, indicó Guimerá.

Fruto del buen trabajo en la viña, “este mosto de vendimia nocturna y primera yema es espectacular y ofrece todo el esplendor de nuestros vinos”, indicó Flores, quien rebatió la fama de uva poca expresiva de la Palomino con los aromas frutales, “pura fruta”, primarios –frutos secos, tiza, talco...– y secundarios –levaduras– de este “vino niño, con una graduación alcohólica de 12,5, acidez bajísima y que da sensación de dulzor en boca porque tiene glicerina”.

En palabras de Antonio Flores, un mosto que “ya es un gran vino blanco y sólo habría que dejarlo reposar unos meses en botella... pues hay que quitarse los complejos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios