Jerez

El brandy se cae de la cesta de la compra del IPC y deja paso al café de monodosis

  • La salida de la bebida coincide con un momento de mucho movimiento en el sector en Jerez, que confía en su recuperación

Una copa de brandy acompañada de unos bombones.

Una copa de brandy acompañada de unos bombones.

El brandy deja de formar parte de la cesta de la compra que sirve de base para el cálculo del IPC. El Instituto nacional de Estadística publicará en una semana el Índice de Precios de Consumo de enero con base 2016, cuyo cálculo se realizará por primera vez después de mucho tiempo sin tener en cuenta la principal bebida espirituosa de España, que causa baja en la relación de productos junto a la cámara de vídeo y el DVD grabable.

El INE, que revisa a fondo cada cinco años los bienes y servicios, así como la ponderación de los productos seleccionados para realizar el seguimiento mensual de los precios, ha decidido incorporar a la cesta de la compra otros productos en auge como el café monodosis, los juegos de azar, y la música y el vídeo en línea, que sustituyen al brandy y demás artículos antes mencionados por su caída de consumo, que en el caso del brandy se extiende al conjunto de bebidas espirituosas por el menor consumo per cápita.

La salida del brandy coincide con un momento en el que la industria del espirituoso jerezano recupera el pulso gracias a los últimos movimientos registrados en el sector y que tienen como principal protagonista al magnate filipino Andrew Tan. No en vano, el propietario de Grupo Emperador se ha convertido en el principal valedor del brandy de Jerez tanto con la compra de Bodegas Fundador y Garvey, como con el refuerzo de su alianza estratégica con González Byass a través de la recuperación para Jerez de la marca Domecq y su negocio de brandy en México o la reciente firma del convenio 'Bestbrandy' para la mejora, en colaboración con instituciones universitarias y públicas, del proceso de elaboración, entre otros objetivos.

Pero el INE trata de adecuar la cesta de la compra a los nuevos hábitos para que el IPC sea representativo del gasto de los hogares españoles, en los que, lamentablemente, el brandy tiene menor presencia desde hace unos años.

La categoría brandy ha sido muy importante durante mucho tiempo, pero es evidente que tiene menos peso en la actualidad, por lo que es normal que salga de la cesta y entren otros productos, señalan fuentes del sector, que no obstante muestran su confianza en que los movimientos en el sector den su fruto y a medio plazo pueda volver a entrar el brandy en la cesta.

Las mismas fuentes restan importancia a la decisión del INE, que no deja de ser una foto de la realidad, sin más consecuencias para el sector, cuyos intereses están ahora en pasar páginas a sus años más difíciles.

Ciertamente, las actualizaciones de la cesta de la compra suponen un reflejo de la evolución de las pautas de consumo de los españoles, puesto que se eliminan productos cuyo compra ha dejado de ser significativa y se añaden otros cuya relevancia ha ido en aumento.

En el reajuste de las ponderaciones, el INE da más peso en el IPC al ocio y la cultura, a la alimentación y la vivienda -incluida la electricidad- en detrimento del transporte, así como del vestido y el calzado.

En la anterior revisión (base 2011), entraron las tabletas y la depilación láser y salió el alquiler de películas, mientras que en la previa (base 2006) se incluyó la cirugía estética y se excluyeron las telas para la confección, entre otros ejemplos.

Con la base 2016, la cesta de la compra pasa a tener 479 artículos, frente a 489 antes, pero no se modifica la muestra, de forma que se seguirán recogiendo cada mes 220.000 precios en 29.000 establecimientos de 177 municipios (las 52 capitales de provincia más otras 125 localidades).

El grupo con mayor influencia dentro del IPC, los alimentos y bebidas no alcohólicas, aumentado su ponderación un 5,5 %, mientras que el segundo grupo más importante, el del transporte, disminuye un 5,9%. El cuarto grupo -hoteles, cafés y restaurantes- elevan su peso un 4,5 %, en tanto que el quinto -ocio y cultura- es el que más sube en la revisión, el 21,8 %. La mayor bajada (29,8 %) es para el grupo que incluye otros bienes y servicios, el sexto en importancia, seguido del vestido y el calzado, el séptimo tras caer el 11,4 %.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios