Sucesos

“La casa estaba arreglada para venderla y la han destrozado”

  • La dueña de la casa okupada y quemada de Juan de Dios Lacoste narra su desesperación 

Imagen captada ayer del interior de la vivienda afectada por un incendio la noche del pasado lunes. Imagen captada ayer del interior de la vivienda afectada por un incendio la noche del pasado lunes.

Imagen captada ayer del interior de la vivienda afectada por un incendio la noche del pasado lunes. / Pascual

Ana Barranco tiene 74 años y 40 de ellos los vivió en la calle Juana de Dios Lacoste, cuando el casco histórico tenía vida. Ahora reside en Sevilla. Su casa ha sido quemada. La distancia, aunque no fuera mucha, le llevó a arreglar la casa, “ponerla bonita”, dice, para poder venderla. Lo que iba a suceder no se lo imaginaba. Hace ya tres años una vecina le informó de que se habían metido en su casa. “Eran tres jóvenes musulmanes que se metieron de okupas allí dentro. Hable con ellos, me invitaron a entrar y ni se imaginaban que iba a aceptar. Claro que entré. Aquello lo tenían lleno de mierda pero no faltaba nada”. No duró mucho, al poco tiempo ya faltaban las puertas, hasta un azulejo “muy hermoso que allí teníamos desapareció, incluso una reja. Allí entraba y salía todo el mundo".

Los jóvenes se fueron y en su lugar entró un señor mayor que incluso llevó consigo algunos muebles. Cursaron una denuncia en los Juzgados y se celebró un juicio que, años después, ya ha dado fruto con una orden. “La casa -insiste Ana Barranco- nunca ha estado abandonada. Era que se metían dentro y la destrozaban”.

“La casa jamás ha estado abandonada. Estaba vacía y se metieron dentro”

El último episodio que ha tenido que lamentar ha sido que saliera ardiendo. Parece convencida de que el incendio fue intencionado. “Parece que hay una mano negra que quiere hacer desaparecer esa casa”, un inmueble que empezó a vivir sus peores días cuando “Pacheco tapió la calle Pilar” que conectaba Juana de Dios Lacoste con calle Francos. “Se cuelan por un agujero”, dice con desesperación y con la certeza de que si quiere vender la vivienda va a tener que invertir dinero junto al resto de sus familiares para dejarla en un estado aceptable.

“En cuanto tengamos el alzamiento ya veremos qué es lo que hacemos”, dice a este medio tres años después de que un 20 de noviembre se metieran en su propiedad a la fuerza. De forma nostálgica recuerda “las muchísimas veces que mi casa salió en Onda Jerez por el bonito patio que tenía”, “Es una casa con mucha historia, pues mi padre se la compró a la familia Chaceta que a su vez se la compró a los Fontán. Y allí pasé 40 años de mi vida, aunque ya en los últimos padecimos graves problemas”. A este respecto recuerda que “incluso viviendo allí con mi madre nos robaron 'los tubos del agua' (tuberías) e incluso grifos”.

Lo que han hecho con nuestra casa es un verdadero crimen”, denuncia, “pues ya le digo que estaba como nueva y ahora está destrozada tras años de pleitos”.

Este viene a ser un ejemplo más de los enormes destrozos que se están produciendo desde hace años tanto en casas abandonadas como en viviendas vacías pero cuidadas como la de Ana Barranco que clama contra la terrible situación en que la han dejado a ella y sus familiares. El incendio ha venido a dejarla en un estado aún más lamentable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios