UN PASEO CON... Enrique Soler

"Esta ciudad tiene muchas más cosas que caballos y vino"

  • El delegado diocesano de patrimonio critica "la corta contribución del Estado"

 —¿Qué diagnístico haría de patrimonio de la Iglesia en Jerez?

—Su estado es más que aceptable a pesar de todos los inconvenientes que estamos sufriendo.

—¿Cuáles son esos inconvenientes?

—La conservación de ese patrimonio se ha encarecido mucho en las últimas décadas y la colaboración del Estado es corta. Además, las últimas restauraciones que se realizaron en en la segunda mitad del pasado siglo no tuvieron el resultado deseado.

—¿Cree que está bien promocionado el patrimonio de la Iglesia en Jerez como atractivo turístico?

—Es que nosotros no somos promotores de turismo. Lo que hacemos es aprovechar una corriente. El turismo está dirigido hacia cosas muy concretas y Jerez tiene muchas más cosas que caballos y vino. El patrimonio arquitectónico de Jerez es inmejorable.

—¿Cómo observa las discusiones sobre cometencias cuando de restaurar el patrimonio de la Iglesia se trata?

—Somos conscientes de que la obligación de conservar el patrimonio es del propietario, la Iglesia, pero las leyes contemplan una serie de ayudas y parece que cuesta invertir en este apartado. Si se hiciese un balance de lo que se gastan en otras cosas... Nos gustaría una política más equilibrada.

—¿Qué proyecto le gustaría dejar hecho?

—Por encima de todo, la restauración de Santiago, aunque también me preocupa mucho el retablo mayor de San Lucas.

—¿Qué rincones de Jerez le atraen especialmente?

—Los alrededores de la Catedral y San Mateo, la morería (San  Salvador, Benavente, la cuesta del Espíritu Santo, que es uno de los grandes rincones desconocidos...) En general, todo el casco antiguo.

—¿Y qué fiesta de Jerez es su predilecta?

—Sin lugar a dudas, la Semana Santa, aunque la Feria y la Navidad tampoco le andan muy a la zaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios