Comercio

Dieciséis historias detrás de un mostrador

TABANCO EL PASAJE.  Está considerado el más antiguo de la ciudad, ya que fue inaugurado por su primer dueño, José González Navarro, el 16 de diciembre de 1925. 'El Pasaje' había sido antes, a principios del siglo XX, tienda de comestibles y luego sede de una peña donde se reunían los camareros jerezanos. A principios de los años veinte pasó a convertirse en el tabanco ‘La Fortuna’ de Domingo Jiménez, hasta cambiar de nombre, en 1925, adoptando el actual de 'El Pasaje', debido a que el local posee dos entradas al mismo: la principal, por la calle Santa María número 8, y la posterior, por calle Mesones 7.

LA ROSA DE ORO. Referente de la pastelería jerezana y andaluza. Su local más emblemático está situado desde 1928 en la calle Consistorio, donde su primer propietario, Vicente Acedo, emprendió los primeros pasos junto a su mujer Carmela y la inspiración para unos de los dulces más conocidos de Jerez junto al tocino de cielo. No es hasta 1976 que Domingo Jiménez Gómez y su esposa Cori deciden tomar el relevo y empezar su aventura conservando toda la esencia y el nombre de su anterior propietario. Actualmente Cori cuenta con la ayuda de sus hijos en la empresa y son ya tres generaciones de pasteleros al frente de esta pastelería. "La Rosa de Oro es un buen ejemplo de empresa que sabe evolucionar con los nuevos tiempos, adaptándose a las nuevas tendencias de mercado y creando una simbiosis perfecta entre tradición, innovación y servicio", afirma Daniel Jiménez, uno de los propietarios.

LA MODERNA.  Regentado actualmente por los hermanos Pacheco: Atilano, Alfonso y Fernando, el bar La Moderna fue reinaugurado por su abuelo, Manuel Pacheco Garrido, en 1938. Sin duda este bar es referencia para jerezanos y visitantes y lleva a gala contar con público de todas las edades y condición social. En 2001 una obra dejó al descubierto la antigua muralla, un valor añadido al establecimiento y en 2009 recibió el Premio Ciudad de Jerez a la Promoción.

PERFUMERÍA MAFALDA. El negocio fue creado por Enrique Serrano Gallardo y sus hermanas, Encarnación y Mercedes, "visionarios del mundo del perfume y los deseos de los jerezanos, ofreciendo lo mejor y más actual al estupendo cliente", asegura Kurt Kuwilsky Serrano.

En sus principios fabricaron polvos faciales, barras de labios, esmaltes de uñas, pastas de dientes para atender las necesidades de aquella época. Con el espíritu de seguir siendo referente del comercio del centro de Jerez, se hizo una remodelación de fábrica y tienda, incorporando las nuevas normativas europeas. "Seguimos ofreciendo nuestros consejos e incorporamos constantemente lo más nuevo e interesante para nuestros clientes, que nos son fieles por nuestra dedicación y buen hacer".

BAR JUANITO. Se abrió en 1943 en la Plaza de la Yerba. Lo puso en marcha Juan Rodríguez 'Juanito'. Era un bar pequeño con una barrita y la cocina en el hueco de una escalerita interior. El lugar para guisar eran dos anafes, porque no había espacio para mucho más. En 1982 cambió de ubicación a la calle Pescadería Vieja. Poco a poco se amplió el espacio, y al tener una mayor cocina, se amplió también la carta de tapas, convirtiéndose en uno de los pioneros de la tapa de Jerez.

Evolucionó con los tiempos llegando a conseguir el 1º Premio Nacional de Tapas. Faustino, hijo de 'Juanito', y sucesor en el negocio, ha sabido dar el toque especial que tiene Bar Juanito con su gran sonrisa y su sentido del humor con los que ha promocionado su negocio y la marca Jerez con su vino por bandera. "La última crisis fue dura, pero parece que ya pasó gracias a sus clientes, que vuelven a buscarnos", afirman sus hijas Rocío y Cristina, que desde hace dos años se han unido a Faustino y a su esposa Carmen y gestionan el negocio.

CONFITERÍA NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. Inició su andadura en la plaza Plateros en 1948 de la mano de Miguel López García. Siempre ha sido conocida por la tienda de chucherías de la plaza Plateros. Ha mantenido su ubicación y "nos hemos adaptado siempre a lo que nos ha ido demandando nuestra clientela. Ha sido complicado sobrevivir, como todo el mundo con mucho esfuerzo y dedicando muchas horas de trabajo".

ABRINES MÚSICA. Esta empresa jerezana que ha ido pasando de padres a hijos inició su actividad en 1948 como Abrines Radio. La tienda fue fundada por Federico Abrines López y "fue la primera en mostrar en su escaparate un televisor en funcionamiento con emisiones de la radiotelevisión portuguesa, pues en esa época solamente en Madrid y Barcelona existía cobertura local para televisión", destaca Federico Abrines Fernández, su actual propietario, junto a su hijo Federico Abrines Fontán.

Con el paso de los años, el negocio fue progresando de forma destacable lo cual propició el traslado a otra nueva ubicación en calle Lancería. Allí se centra en la venta de una amplia gama de instrumentos musicales, cambiando la denominación comercial por Abrines Música y equipándolo con las más modernas instalaciones y con las nuevas tecnologías de comercio on line. "Abrines Música se puede considerar como una de las mejores tiendas musicales de Andalucía. Caminamos hacia el futuro con paso firme, siendo un establecimiento moderno y renovado, pero manteniendo la calidad de atención personalizada a los clientes".

ULLOA ÓPTICO. Lleva casi 100 años de experiencia en el sector de la óptica y la audiología. "Nos siguen inspirando el mismo espíritu que llevó a Castor Ulloa a la fundación de Ulloa Óptico en 1919: ofrecer a los clientes los productos más actuales y más innovadores tecnológicamente hablando en óptica y optometría".

En Jerez se abrió en octubre de 1951. Desde sus comienzos se encuentra en calle Lancería, aunque se han agrandado sus instalaciones para ofrecer más servicios a sus clientes. "Siempre hemos apostado por la excelencia en el servicio".

DONALD. La tienda se fundó en 1962 de la mano del matrimonio formado por José Antonio Gómez Verdugo y Carmen Íñigo Álvarez, y recogió el testigo su hijo Bernardo Gómez Íñigo. La tienda de ropa de bebé e infantil sigue en su ubicación original de la calle Santa María, esquina con calle Honda. Bernardo recuerda ahora cómo ayudaba a sus padres al volver del colegio, porque el establecimiento estaba lleno, con tres filas de clientes esperando en el mostrador.

CONFECCIONES SÁNCHEZ. La historia de este pequeño negocio familiar comienza en mayo de 1963, es decir, hace ya 55 años. Su precursor fue José Sánchez Fernández, por aquella época un joven de 29 años, casado con Aurora Elvira Sánchez. José Sánchez había nacido en Vélez-Málaga y recorrió muchos pueblos de Andalucía como ditero, hasta que el matrimonio se fue a vivir a Cádiz, donde ya había establecido un negocio de dita con algunos de sus hermanos. Estando allí tuvo conocimiento de que había un comercio en Jerez, en la calle Corredera nº 19, que se traspasaba. Se trataba de ‘caramelos Mauri’. Se establece en ese local y funda ‘Confecciones Sánchez’, “aunque en realidad más que prendas confeccionadas lo que ofrecía a sus clientes eran telas”, cuenta José María Sánchez Elvira, el actual propietario, junto con su hermana Alicia.

En pocos años se centra en la confección y con el tiempo se va adaptando a los cambios sociales y comerciales. En 1989 realiza una importante reforma en el local, dándole también apertura por la plaza Esteve. En el contexto de los años 90, con la llegada de las grandes superficies, enfoca su actividad y se especializa en prendas de vestir para señora y caballero, "ofreciendo artículos de calidad con precios asequibles, llegando con ellos a tallas especiales que tan difíciles son de encontrar".

Los actuales propietarios afirman que si hay algo que no ha cambiado a lo largo de los años ha sido "el trato allegado hacia el cliente, desde los comienzos en que se daban cuentas hasta la actualidad, lo que nos hace tener una clientela fiel. Nuestra vocación es seguir abriendo las puertas del negocio cada día con una sonrisa".

MODAS AURORA. Abrió el negocio Aurora Soler Galindo, la abuela de la actual propietaria, María Luisa Beato. Era entonces un almacén de comestibles, frutería y pastelería. Su madre, María Luisa Montero Soler, se hizo cargo de la tienda y poco a poco fue cambiando de gremio totalmente, hasta convertirse en mercería y posteriormente se introdujo la ropa de calle y de fiesta y nació Modas Aurora.

En un principio estuvo en una barriada, Eduardo Delage, luego en La Coronación, en la avenida Amontillado. Junto con ésta última, llegaron a tener tres tiendas más, dos en Corredera y otra en Princi Jerez. "Fuimos incorporando novias, complementos, todo lo que nos ha ido demandando el público. Ahora hago mis propias colecciones con mis diseños y confeccionamos en nuestro taller que tenemos en la misma tienda, calle Corredera 38, donde continuamos haciendo lo que más nos gusta para cumplir los sueños de nuestros clientes", afirma María Luisa.

JOYERÍA FRANCO POZO. Francisco Franco Pozo abrió la joyería en 1964 en la plaza de la Yerba y desde hace ya unos años son sus hijos y ahora algún nieto quienes están al frente del negocio. "Intentamos ofrecer lo que el público demanda en la actualidad, prestando mucha atención al diseño y a la moda y haciendo también lo posible para ofrecer precios competitivos y contrarrestar estos momentos de crisis", explican.

"En los últimos tiempos se han producido bastantes cambios en el estilo de vida, muchos de ellos en gran medida por efectos de la crisis y eso ha afectado negativamente a la venta de artículos de joyería. Sin embargo los gastos han ido aumentando con lo cual se hace cada vez más difícil equilibrar ingresos y gastos y mantener un mínimo de rentabilidad. Es una etapa complicada aunque tenemos fe en el futuro".

En tono más positivo, los propietarios afirman que "hoy en Jerez vemos que existe una afluencia de turistas que, aunque no influya en gran medida sobre nuestras ventas, aporta su granito de arena. Sería bueno que todos tomáramos conciencia de esto y cuidáramos y colaboráramos en lo posible para consolidar y aumentar el turismo en un futuro".

AGENCIA HELVETIA. El 18 de febrero de 1966 se inauguraban en Jerez las oficinas de la Cia Aseguradora Previsión Española (ahora Helvetia), en la calle Gravina, siendo el primer delegado Juan Benjumea. El testigo lo tomó Enrique Ysasi hasta su jubilación en 2005. Actualmente la agencia, en la calle Porvera, sigue muy vinculada al centro. Al frente de la misma están María Teresa Benjumea y Alberto Rozadillas, "siguiendo con la misma ilusión y vocación de servicio al público que la de aquel lejano 18 de febrero de 1966".

JUSTO CONFECCIONES. En 1968 una saga de comerciantes y emprendedores pone en marcha un comercio de "toda la vida", Justo Confecciones, aunque su origen se remonta a los años 40, cuando un jovencito Justo Pérez Casas trabaja con su tío en una tienda con un nombre curioso, 'La Innovación'.

Además de artículos de confecciones, su producto estrella eran las gabardinas. Desde 1968 y su posterior traslado a la calle Unión 3, "hemos proporcionado a tres generaciones de jerezanos y jerezanas confecciones de alta calidad de las marcas líderes con fabricación nacional y a unos precios acordes con la economía de sus clientes". La famosa ‘guayabera’ nunca ha faltado en sus repisas.

BOLSOS PATRI & MISCELÁNEA.  En 1968 Francisco Domínguez Corrales inicia su andadura en la calle Evora número 15 con su primer establecimiento con el bolso como protagonista. En su tienda fue incorporando artículos de marroquinería y equipajes, que fueron teniendo más representación en posteriores ubicaciones en el número 25 y 18. Francisco ha sido un pionero y con esfuerzo y tesón fue dando forma a una empresa que se destacó por el diseño y la calidad.

Con el relevo del equipo de la segunda generación la empresa ha ido evolucionando en el mundo de los complementos, "con reconocidas firmas del sector, la incorporación de ropa, calzado, complementos de moda" y la creación de 'Miscelánea' marca propia de diseños en piel que también da nombre a su segunda tienda. No han pasado por alto la presencia en las redes sociales e internet que ha ayudado a visualizar este proyecto, según comentan sus propietarios. En la actualidad Bolsos Patri & Miscelánea que celebra su 50 aniversario se ubica en la plaza del Arenal. Miscelánea, situada en la calle Larga, ha cumplido sus dos primeros años.

PANADERÍA-PASTELERÍA LA MILAGROSA. Esta panadería-pastelería está situada en la calle Campana nº 32 y existe como panadería aproximadamente desde el año 1862. Francisco Fernández Sierra, padre de Silvia, la actual propietaria, se hizo cargo de ella en 1973 como negocio familiar. "Nosotros somos ocho hermanos y todos hemos aprendido el oficio desde chiquititos y aun seguimos todos trabajando en ello".

Cuando su padre se retira de los negocios en 1995, Silvia se queda al frente y "empiezo a hacer poco a poco algo de repostería y más adelante me atrevo con la pastelería. Además abro un punto de venta en la zona de Chapín y más tarde en calle Doña Blanca, aunque aquí ya llevábamos muchos años trabajando pero dentro de lo que era Simago".

Silvia comenta que en los últimos años "nos está costando mantenernos a flote, entre la crisis que nos afecta a todos y encima la lucha que existe en nuestro sector, como ya todos sabemos, con el pan precocido. Hoy cualquiera pone un hornito y 20 cajas de pan precocido y pone un cartelito en grande: panadería y ya es panadero. Eso nos desanima muchísimo, pero aquí seguimos con ilusión porque nos gusta y amamos nuestro oficio".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios